Artículos — 7 junio, 2018 at 9:58

Andoain Rock Jaialdia 2018, 11ª edición

Boss Hog – Foto: Angel Zayas

Era difícil que la Edición Nº 11 del Andoaingo Rock Jaialdia alcanzara los nombres míticos de la edición del X Aniversario. El pasado año, este festival gratuito y en la calle, que está ya considerado unánimemente por la parroquia rockera como el calentamiento previo al Azkena, reunió a The Bevis Frond, Ebbot Lundberg o The Limiñanas en un cartel de ensueño. Este año la cita, de la que te puedes informar mejor en www.bloodymary.biz o en www.andoaingorockjaialdia.wordpress.com, trae como principales reclamos a los Boss Hog de Cristina Martínez y Jon Spencer, The Coal Porters, con Sid Griffin al frente, los australianos The Kill Devil Hills o a nuestro vecino The Legendary Tigerman, ahora en formato de trío. Una vez más vuelve a ser difícil saber quiénes son los cabezas de cartel y eso siempre es bueno. La cuota de mujeres, a la vez de nombres locales, suma a Tulsa o a una sorprendente Birkit, para no dejar sola a Cristina Boss Hog. En esta ocasión la cita será el sábado 16 de junio, como siempre, en la Plaza Nafarroa de Andoain. Comenzamos repaso a los artistas por nuestro gran vecino.

 THE LEGENDARY TIGERMAN

¡Ojo a la transformación de nuestro vecino The Legendary Tigerman al formato trío! Sigue inmerso en su swamp blues retorcido con destellos de garage-rock y rock’n’roll años 50. Lo petó con su cuarto disco. Un Femina en el que le acompañaban voces femeninas de la variedad y la calidad de Lisa Kekaula (The Bellrays), Asia Argento, María de Medeiros, Peaches, Rita Redshoes, Becky Lee o Cibelle. Ahora el sexto se titula Misfit (Sony Music) y creo que es su mejor disco hasta la fecha. Atrás quedan las versiones de Bo Diddley o Hasil Adkins, de su debut en solitario para Munster. En su nuevo disco todos los temas son propios. Bueno en el segundo compacto de regalo, Misfit Ballads, finaliza con un magistral «Tango ‘Till They’re Sore» de Tom Waits, que siempre ha sido mi tema predilecto de su excelso Rain Dogs. Pero es que antes comienza arrollador con un «Motorcycle Boy» marca de la casa que también gustará a los fans de la Jon Spencer Blues Explosion. El oscuro swamp-blues se cuela por un «Fix of Rock’n’Roll» en el que ya empieza a soplar en primer plano su saxo barítono Joäo Cabrita. Tenemos también inquietante blues telúrico con el definitorio título «The Saddest Girl on Earth». Utiliza la electrónica con elegancia y buen gusto en temas como «Sleeping Alone». Se acerca a sus adorados The Cramps en la sexy e inquietante «Holy Muse». Ese saxo y algunos mágicos ambientes me hacen acordarme de otros grandes como Gallon Drunk. También sabe arañar su SG Gibson cuando hace falta y en directo casi fornica con ella. En Misfit Ballads, además de la versión de Waits, tenemos una crepuscular y preciosa «A Girl Called Home» que puede gustar a seguidores de Atom Rhumba, Beasts Of Bourbon o incluso Chris Isaak. Melodías como la de «Far as Stars» te acercan al cielo y la Gibson vuelve a liarla en la triste preciosidad titulada «Lonesome Sweetheart». ¡Puede ser la bomba de la presente edición en vivo con este material!

 

BOSS HOG

No suelen ser demasiado buenos la mayoría de estos regresos tras muchos años en el dique seco. Lógicamente siempre hay excepciones y Boss Hog ha sido una de ellas. Se despidieron discográficamente en el 2000 con un atractivo y agresivo Whiteout. Pero es que han vuelto más agresivos, punks y sucios 17 años después con un Brood X (Bronze Rat Records), que para muchos estuvo entre lo mejor del pasado año. Cristina Martínez y Jon Spencer están perfectamente respaldados por Jurgensen, Queens y los importantes teclados de Finn. Su blues apocalíptico y su noise punk agresivo ha vuelto a Nueva York y es para celebrarlo. Comienzan con un «Billy» realmente “On Fire” acompañado por las guitarras de Spencer. En «Ground» pelean a dúo el matrimonio y gana la voz de Cristina y la chirriante guitarra de su marido. En «Rodeo Chica» se aprecia la rabia de Jon al cantar y mola conversación entre ambos a lo Nancy Sinatra pero con guitarras marca Spencer y arengas “Venga Chica” a lo Sonic Trash y su «Hey Chica». Más gritos macarras para el directo en «Elevator» y tormenta siniestra en una jodida «Sunday Rutine». Eso justo antes de acabar con un buen y sexy blues lento titulado «17» y cargado de morbo y apasionantes guitarras. Quien haya visto en directo a la Jon Spencer Blues Explosion o Heavy Trash ya sabrá que lo de Boss Hog es también mayúsculo. Baste decir para ello que en muchísimos momentos Cristina eclipsa por completo a un absoluto animal de escenario como es su esposo Jon Spencer.

The Coal Porters – Foto: Dena Flows

THE COAL PORTERS

Casualmente tenemos aquí uno de esos casos de regresos no del todo logrados. No es que la vuelta de The Long Ryders haya sido un bluff, pero sí que nos dejó algo tibios. Sobre todo porque lo comparamos con una banda de su época y sus características como son The Dream Syndicate que sí que se están saliendo en su regreso tanto en directo como en disco. Este caso sí que es equiparable con los Boss Hog. Para Sid Griffin The Coal Porters es su banda principal y No. 6 es su disco favorito entre toda su extensa discografía. Buena producción del docto en la materia John Wood que ha trabajado con Fairport Convention, Nick Drake, Squeeze o Beth Orton. Junto a músicos de primer nivel entre los que destaca la violinista Kerenza Peacock (Paul Weller, Adele). Inicio formidable con «The Day the Last Ramone Died». Gran conjunción vocal, la mandolina de Griffin, el banjo de Fitzgerald, el violín de Kerenza o la acústica de 12 cuerdas del fundador escocés, Neil Robert Herd para un tema mágico aún. Con el banjo al frente, «The Blind Bartender» es un estupendo y emotivo lento con trompeta fronteriza. Trepidantes instrumentales dirigidos por el violín como «Chopping the Garlic» con composición de Kerenza al igual que la preciosidad «Play a Tune» que ella misma canta. Herd firma la preciosa melodía de «The Old Style Prison Break» y las voces vuelven a destilar magia. Aromas antiguos y clásicos pero con canciones compuestas mirando la actualidad. ¡En directo seguro que lo bordan!

The Kill Devil Hills

THE KILL DEVIL HILLS

Los australianos nos embelesaron hace ya más de una década con Heathen Songs y su country western con vestigios de Townes Van Zandt o Hank Williams, combinado con el rock australiano de Nick Cave, Died Pretty o Beasts Of Boubon. Ganaron premios  en la categoría Blues / Roots o en Country Music. Su directo de hace un lustro, Past And Future Ghosts es una gozada total pero es que su cuarto y último disco de estudio, In On Under Near Water, es su mejor disco hasta la fecha y fue uno de los mejores del 2016 para The Guardian. No me extraña nada con esa intensidad abrumadora a lo Bad Seeds (& Nick Cave) del arranque con «The Nets». Tampoco con ese órgano abrasador y esa oscuridad en plan góspel blanco de «Hydra». Lento hippy con las cuerdas a lo The Dirty Three en «Good Times» y lento desnudo con el magistral bajo de Ryan Duz en «Yakamoz». Suena también sexy y soul como Barry White pero vía The Afghan Whigs en «Lion in the Pillar» antes de regresar al rollo The Dirty Three en una «Kid» con los mejores punteos del disco. Final emocionante y calmado, pero lleno de garra, para un «The Long Goodbye» de nuevo con voces soul y cuerdas. Cuando han girado entre nosotros siempre han sonado todavía más intensos y poderosos.

Tulsa – Foto: Alfredo Arias

TULSA

Quizás sea la música vasca más camaleónica que haya existido nunca. Comenzó con punk y surf en Electrobikinis. Nos enamoró con su debut de folk-rock americano, pero en castellano, Solo Me Has Rozado. Tras Espera La Pálida se mudó a Nueva York y luego reapareció con un La Calma Chica lleno de electrónica y sintetizadores. Se ha atrevido también a realizar alguna banda sonora y su último disco se titula Centauros. Lo mejor será ir a su actuación sin ningún tipo de prejuicios y esperar que salga por donde quiera. Decimos esto porque Centauros es su disco más pop pero también el más libérrimo. Lo ha compuesto con absoluta libertad, por primera vez al teclado y suena de maravilla con la experta producción del prestigioso Charlie Bautista que repite con ella. El tema homónimo es una apertura magnífica con estribillo pegadizo, pero luego llega «Bilbao» con sus teclados y su ritmo sintético. Sigue con su «Canción» y no se baja nunca de su «Atalaya» vital hasta acabar con la canción del mismo título, «Atalaya». Será mejor verla más de cerca por si acaso porque es capaz de cualquier cosa.

Birkit

BIRKIT

Aunque Emen es su debut en solitario no suena como si lo fuera. No en vano Birkite Alonso militó la pasada década en Eorann con pop-rock psicodélico combinado con post-rock y arrebatos noise. Luego formó Red Carmine y se dirigieron hacia terrenos shoegaze. Pero Birkit antes estudió guitarra clásica y se nota su pericia en sus crudas Fender y Grestch. En la actualidad combina indie folk-rock con chispazos noise y hardcore. La primera referencia que nos viene a escucharla es Ainara LeGardon, aunque también podemos hablar de PJ Harvey, Come o Sharon Van Etten. Eso sí la única versión que mete en su disco es el «Lovesong» de The Cure. Sorprende con la utilización de su piano Nord Electro en temas como «Barrutik, Barrurantz». Escucha con atención su crepuscular final titulado «(Ez) Pain Artean» y te acordarás hasta del Le Noise de Neil Young. ¡Interesante es poco! ¡Ostias, al final este Andoaingo Rock Jaialdia XI parece que tampoco pinta nada mal!

 

Texto: Txema Mañeru

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: