Discomático — 18 mayo, 2018 at 7:17

Luke Winslow King – Blue Mesa (Bloodshot-Promola!)

Que el apolíneo vocalista y guitarrista de Cadillac, Michigan, iba cediendo en la fidelidad a la promiscuidad musical que caracteriza a su ciudad de acogida, Nueva Orleans, para adentrarse cada vez más profundamente en los senderos del blues era algo que ya profetizaba su disco anterior, el aclamado I’m Glad Trouble Don’t Last Always (2016). Puede que ese desvío sea por el protagonismo cada vez más notable que alcanza su guitarrista, esa fiera de las seis cuerdas de origen italiano llamado Roberto Luti, o, simplemente, por el derecho que tienen todos los artistas a escoger su camino. Y si se hace con la elegancia, la clase y la categoría de Luke pues bienvenida sea esa libertad de elección. Canciones sedosas, cantadas con el cercano tono vocal de Winslow y punteadas por los excelentes solos de Luti, que recuerdan al Clapton de los setenta y a la (bendita) pereza somnolienta de J.J. Cale por su estructura y su modo de conjugar blues y rock. Contagioso cuando se desboca, «Born to Roam», «Thought I Heard You», «Leghorn Women», fino estilista en medios tiempos ricos en detalles, «You Got Mine», «Chicken Diner», y seduciendo en los temas lentos, «Breakdown the Walls», «After the Rain» o esa delicia final titulada «Farewell Blues», queda claro que va camino de convertirse en una estrella dentro del género. Y yo, pues que quieren que les diga, disfruto más con tipos como él, que sienten lo que hacen y ponen el corazón en ello, que con reciclajes insípidos a los que no hace falta citar.

 

MANEL CELEIRO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: