Papel — 18 abril, 2018 at 9:04

Alice Cooper, Bienvenidos a su pesadilla – Sergio Martos (66rpm)

Reproducimos una nueva reseña del libro de Sergio Martos “Bienvenidos a su pesadilla” en esta versión ampliada por Xavi Llop, compañero de escuadra y también entusiasta seguidor de Mr Coop.No busquen una explicación lógica porque no la hay. Alice Cooper, el ideólogo del shock rock que reinó -sobre todo en Norteamérica- a principios de los setenta, el mismo que se reinventó a lo grande en la segunda mitad de los ochenta, el personaje cuya amplitud sigue sin mostrar signos de agotamiento sobre los escenarios a día de hoy, no había sido analizado hasta ahora con una biografía a la altura de su trascendencia. Ni siquiera en inglés, mucho menos en castellano.

Efectivamente, ese mismo mercado anglosajón tan saturado de tomos dedicados a algunos iconos de la música popular, apenas ha prestado atención a una trayectoria tan interesante, fluctuante y longeva como la de nuestra querida Alicia. Es cierto que el propio Coop publicó su autobiografía hace unos años, y que existen otras referencias con historias narradas por algún compañero temporal, pero esto no significa que se haya rascado más allá de la superficie, ni mucho menos abordado una perspectiva global y exhaustiva de toda la longitud y amplitud de la carrera del hombre una vez conocido como Vincent Furnier. Ni siquiera el potente documental Super Duper Alice Cooper (2014), realizado con todo lujo de medios, se salva de algunas omisiones imperdonables a la hora de profundizar en el tema.

Ante este panorama, hace ya unos ocho años que Sergio Martos se embarcó en la ardua pero reconfortante tarea de llenar ese vacío existente, investigando por su cuenta y riesgo la vida y milagros de su mayor ídolo. Los habituales de esta Ruta ya conocen cómo las gasta Mr. Martos, así que omitiré incidir en su reputación como cronista aventajado y apasionado de estos tiempos de rock and roll que todavía vivimos. Sí es mi obligación citar, en cambio, que Sergio es toda una autoridad a nivel internacional cuando de Alice Cooper se trata, incluso más de lo que puedan pensar. Bastará con señalar que servidor ha visto con sus propios ojos el trato preferencial que se le dispensa en el backstage de los conciertos de Coop, incluyendo el recibimiento personalizado del vocalista y el evidente cariño que le profesan miembros de su banda original, como Michael Bruce y Dennis Dunaway sin ir más lejos. ¿Hace falta añadir algo más para acreditar su posición observador privilegiado?

El primer fruto literario de su intenso trabajo de investigación fue Por un billón de dólares (2013, 66rpm), un volumen dedicado al Alice Cooper Group; es decir, la banda liderada por Alice que se disolvió en 1974. A partir de ahí, cuando se inicia la trayectoria de Alice Cooper en solitario con el imprescindible Welcome to my Nightmare (1975), es cuando retoma el relato el autor con este nuevo libro, el flamante Bienvenidos a su pesadilla.

Quienes hayan leído la primera parte de la historia ya saben que, para llegar al fondo de las cuestiones, Sergio acude directamente a las fuentes que pueden contar lo sucedido en primera persona. A ello añade su conocimiento y capacidad de análisis de la obra musical, por supuesto, y en ningún caso un copia-pega de información no contrastada, de ésa que navega a la deriva y en abundancia por Internet. En este sentido, este segundo libro mantiene los estándares de credibilidad en lo más alto, pero desde un enfoque distinto al de su predecesor.

¿Por qué no repetir la fórmula de historia oral, enlazando declaraciones, que tan bien había funcionado en Por un billón de dólares? Pues, según revela el autor, porque la actitud de los entrevistados sobre este periodo temporal era muy distinta, mucho más complaciente. En otros términos, era necesario tomar el mando para construir el relato y encajarlo después con las respuestas de las entrevistas, y no a la inversa.

Otra variante significativa es el mayor número de protagonistas involucrados en los discos gestados por Alice desde 1975. No en vano, los giros estilísticos y la evolución del personaje han sido una constante del periodo abarcado aquí, incluyendo los cambios en la banda de apoyo y en las tareas de producción. Y ahí está otro de los puntos fuertes del libro, en la habilidad para desgranar los entresijos de cada etapa, por supuesto acudiendo, como siempre, a los principales actores para compactar después toda la información relevante.

Por último, también cabe destacar que Sergio desvela jugosas anécdotas propias, como por ejemplo una delirante excursión nocturna perpetrada junto al batería Eric Singer en una zona barcelonesa de dudosa reputación. Esta proximidad, propiciada en gran parte por su seguimiento activo y constante de las giras, fue imposible en la era Alice Cooper Group por una cuestión de edad. Ahora, aporta al texto final un plus evidente. Pero ojo, porque la cercanía no implica pérdida de sentido crítico, como comprobarán cuando lean el libro y vean cómo los discos menos inspirados son puestos sin titubear en el lugar que les corresponde.

Déjenme decirles también que la trepidante lectura de Bienvenidos a su pesadilla va a permitirles algún momento de respiro. Y no me refiero sólo al material fotográfico recopilado para la ocasión (que incluye imágenes cedidas por algunos de los protagonistas, por cierto). Estoy pensando en las opiniones de otros músicos, concretamente Patterson Hood, Chuck Prophet, Jim Wilson, Michael Monroe y Jon Iturbe -además de la del escritor Phil Demetrion- intercaladas en el texto bajo el subtítulo de Entreacto. Estas aportaciones, aparte de complementar la visión de Sergio Martos, reivindican a Coop como artista influyente, un aspecto no siempre suficientemente ponderado sobre él.

En definitiva, la mejor y más fiable biografía sobre Alice Cooper ya es una realidad completa gracias a la publicación de esta continuación de Por un billón de dólares. Y aunque cueste creerlo, la firma alguien que tenemos muy cerca y que escribe en castellano. Como muy bien dijo Manuel Beteta en su reseña de la versión papel de esta revista: “…que se busquen los anglosajones allí un Martos. Si es que existe”.

Texto: Xavier Llop

Foto: Bob Fenn

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: