Encuentros

Aurora & The Betrayers, la innovación como medio de vida

Decir en la actualidad que Aurora & The Betrayers es una banda de soul, o una perteneciente a esa -por otro lado prolija y rica- escena, es ser cuanto menos inexacto, por no decir directamente que se está errado del todo. Si bien sus orígenes están claramente anclados a ese tipo de referencias ligadas al género, sus consiguientes pasos, iniciados con Vudú y terminados de asentar por su actual trabajo Tune Out the Noise , han expandido el perfil del grupo de manera evidente. El próximo viernes 23 de marzo estarán presentándolo en La Riviera (Madrid). Consulta resto de fechas al final de la entrevista.

Abiertas a día de hoy sus composiciones a fuertes y sugerentes guitarras o a ambientaciones mucho más envolventes, por las que pasea abiertamente el rock, la psicodelia o tratamientos más contemporáneos, el trío madrileño se sitúa en un terreno totalmente personal y alejado de fáciles catalogaciones. Siempre comandados por la fascinante, y ésta sí todavía negra, voz de Aurora García, es ella misma quien responde a nuestras preguntas…

Vuestro nuevo disco Tune Out the Noise supone una vuelta de tuerca más a vuestro sonido, alejado al de los inicios e inmerso en una evolución respecto al tratamiento de guitarras, el tipo de ambientaciones, la complejidad de estructuras… ¿Veis este trabajo dentro de un desarrollo gradual o como una ruptura?

Para nosotros la evolución ha sido bastante natural desde dentro. Puede que desde fuera se vea de otra manera. Es cierto que ya en el segundo álbum, Vudú, se podía ver que queríamos evolucionar y buscar otros sonidos además de incorporar otras referencias, y en este último disco el cambio es mucho más evidente. En cierto modo si hay algo de ruptura con respecto al primer álbum, porque queríamos desarrollar nuestras composiciones hacia muchos otros lugares y vernos desde muchos otros prismas. La investigación es parte de nosotros y en cada álbum estamos más seguros y más convencidos de la personalidad que van adquiriendo nuestras canciones.

Lo que desde luego ahora sí que me cuesta del todo es otorgaros la etiqueta de grupo soul, aunque siempre se os cuelgue. Teniendo clara, supongo, la base del género como impulso iniciático, ¿os sentís ahora alejados de tal categoría del todo?

No renegamos de una de nuestras mayores influencias, pero siendo realistas esa etiqueta vino con el primer álbum y la banda ha cambiado mucho desde entonces. Estamos muy lejos de esa definición. Ahora tenemos muchas etiquetas y ninguna. Nos sentimos mucho más cómodos haciendo algo más especial como lo que hacemos ahora y quien espere ver una banda de soul, se va a asustar, (risas). La banda tiene soul, rock, pop, momentos más sinfónicos, progresivos, psicodélicos… Básicamente esa etiqueta no es justa, por todo el trabajo de investigación que hay detrás de nuestras canciones.

No sé si sería osado llamar conceptual a este nuevo disco, pero sí que desde luego parece dominar un espíritu oscuro global marcado por el fracaso y el complicado, pero persistente, intento de mirar más allá de él…

Bueno, en parte si. Las composiciones por lo general son nuestras experiencias y nuestra manera de entender la música y nuestras vidas en la actualidad, teniendo en cuenta la experiencia acumulada. Es bonito vivir de la música, vivirlo juntos y compartirlo con el público es nuestra razón de vivir. No obstante, la realidad en la música a veces apesta. Está llena, como todo en la vida, de estereotipos y guías que si no adquieres, te comes una mierda. Es básicamente el hilo conductor de nuestras canciones y letras en este disco. Estamos tan cansados y frustrados como motivados de querer pasar por encima de esas barreras. Confiamos en lo que hacemos y creemos que lo que hacemos es bueno, como todos los artistas, obviamente.

Sois un grupo que por lo general no rehúye mostrar su expresión íntima y personal en los textos, ¿entiendes la escritura como una capacidad para abrirse y mostrarse y hasta qué punto eso te supone un desgaste emocional?

No tenemos problemas a la hora de mostrar lo que hay. La música es nuestra vida y no podemos separarla de lo que somos como individuos. Lo que escribo en las letras, al igual que las composiciones en si, son un reflejo de lo que queremos contar. Una simple rueda armónica te puede suponer un desgaste de energía muy grande porque necesitas escuchar en tu cabeza algo en particular. Te genera obsesión incluso.

Respecto a las letras no me preocupa mostrar cómo concibo nuestro mundo. Son terapia, un modo de expresión que me desahoga. Somos inconformistas y hay muchas cosas que nos molestan, por eso por lo general el contenido de las canciones tiene un mensaje profundo.

El disco cuenta con un número relativamente reducido de temas, ocho, ¿tuvisteis claro que queríais trabajar con un núcleo pequeño y sacarle todo el jugo o ha habido muchos más previamente y han quedado apartados?

Queríamos un disco donde todas las canciones nos gustaran por igual y estuvimos todos de acuerdo en el resultado. No queríamos meter paja. Es muy difícil hacer un disco de diez o más canciones buenas. Cada una de ellas es diferente de la anterior y lleva un tratamiento diferente. Creemos que hemos hecho lo correcto.

Un nombre que recurrentemente se me aparece al escuchar el álbum es el de Jack White, ¿ha sido de alguna manera un poco el referente principal del trabajo o no deja de ser una influencia más al nivel de otras tantas?

Es un gran referente para nosotros. En Estados Unidos es uno de los grandes, un tipo así en España no se habría comido una mierda (risas). Es arriesgado, original y creativo hasta decir basta. Un tipo muy especial. Una referencia entre muchísimas otras, claro, pero al fin y al cabo, referente porque hace lo que le da la gana y lo hace muy bien.

“Spiders” es una canción que tanto en lo musical como en su letra parece un homenaje a Bowie, ¿es vuestro particular adiós al genio o también una forma de reseñar su importancia en la influencia a la hora de construir este disco?

Es una especie de agradecimiento. Las grandes cosas en la vida las han cambiado los intrépidos que en algún momento fueron incomprendidos o les tacharon de locos o excéntricos. Ese tío tenía la capacidad de coger la tendencia del momento y transformarla. Y lo transformaba en algo único e inconfundible. Gracias a artistas así, muchos creemos en que se puede innovar y puedes ser en cada momento lo que quieras ser. Mientras la música de Bowie esté en el aire, habrá esperanza. Ese es el resumen.

Contáis con tres músicos de renombre a modo de colaboración, (Carlos Raya, Tarque y Maeso), y todos ellos aparecen en “Don’t Waste More Time”, ¿por qué esa decisión de sacarles jugo a todos ellos a la vez en un único tema?

Bueno, ¿por qué no? (risas) Todos nos conocemos y nos admiramos mutuamente. Fue una decisión sin darle demasiadas vueltas. Ha sido una especie de experimento en conjunto. Una canción curiosa con elementos nuevos para todos nosotros y con la colaboración de tres grandes. No lo pensamos demasiado. Sólo se lo ofrecimos y no dudaron en colaborar con nosotros. Ha sido genial tenerles en este disco.

Cinco años de vida de la banda y tres discos. Ese alto ritmo de publicaciones, ¿habla de un grupo que ahora mismo se encuentra en continua evolución y os veis en la necesidad de fotografiar esos momentos?

Ni siquiera son cinco años… Ha pasado todo tan rápido y hemos sufrido tantos cambios que a veces ni te da tiempo a mirar atrás y darte cuenta de todo lo que has hecho. Los inicios nunca son fáciles. Han sido años muy intensos y prolíficos que recordamos con mucho cariño, aunque ahora es cuando empezamos a sentirnos realmente cómodos con lo que hacemos. Cuando la cosa empieza a marchar y te empiezas a sentir más seguro es cuando puedes parar y admirar tu obra con más madurez.

Queda patente en vuestra propuesta que la idea del revivalismo que mantienen muchas formaciones respecto a los sonidos negros no es vuestra apuesta, pero , ¿es algo que en los demás os gusta, o siempre buscáis referentes que innoven o tracen su propio camino?

Nos gusta de todo. Por supuesto que escuchamos a bandas de todo tipo y de todas las épocas. Artistas actuales, de hace 100 o 50 años y de muchísimos estilos. Nosotros también hacemos, hemos hecho o haremos estilo en algún momento. Cada uno escoge su camino y no todos nosotros en la banda pensamos exactamente igual, obviamente. Lo que siempre es interesante, y en eso estamos de acuerdo, es en tener algún elemento diferenciador, de personalidad que de al proyecto algo de carácter. El problema de los revivals es que hay que hacerlos muy bien, (risas). Yo le tengo mucho respeto, porque ya se ha hecho esa música hace mucho y en muchos casos, inmejorablemente.

¿Y habéis llegado a sopesar la idea de que el hecho de que cada disco haya supuesto un nuevo paso evolutivo en la banda pueda condicionar de alguna manera futuras entregas, supeditándolas a seguir ofreciendo otro nuevo avance en ese desarrollo?

Bueno… es mejor no pensar en eso, sino… no hubiéramos cambiado tanto. Si fuera así, en el quinto disco acabamos haciendo música futurista (risas). No creo que haya que tener miedo a eso. ¿Quién sabe que pasará después de este disco y su correspondiente gira, o qué discos descubriremos o qué discos nos inspirarán a la hora de componer? Puede que la banda se establezca o puede que no. No sabemos.

Cuando observamos la transformación obvia que ha habido en la representación musical del grupo, ¿hablamos también de un cambio, o aprendizaje, en el propio modo de entender la música, y su forma de afrontarla, en cada uno de los miembros de la banda?

Todas esas cosas pasan. Cambiamos nosotros, han cambiado miembros, hemos escuchado más música, hemos aprendido de nosotros mismos y de los demás, hemos madurado y hemos intentado enmendar errores. Para todos nosotros ha sido y está siendo un reto constante y eso nos pone. Cuando uno aprende más es cuando más cosas experimenta y todos coincidimos en que después de tantos años en la música, los Betrayers es el proyecto más enriquecedor y complejo al que nos hemos enfrentado.

Gira 2018: http://www.auroraandthebetrayers.com/on-tour/

Texto: Kepa Arbizu

Fotos: Kela Coto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter