Encuentros — 17 enero, 2018 at 18:11

The Wheels – Canterbury está en el Mediterráneo

 

“The Year of the Monkey” llega como una anomalía para quienes, como leerán en la entrevista, vivimos con esa imagen amarillista y sesgada que de las Baleares nos llega a través de los medios de desinformación. Que en la patria del balconing cuatro chavales que sí o no llegan al cuarto de siglo de edad perpetren un disco de tal exactitud sorprende, porque –a ver- uno a estas alturas se pensaba que cosas así, grabaciones tan perfectas, sólo podían ocurrir en el Canterbury de hace medio siglo.

¿Pero estos chavales? ¿The Wheels? ¿Qué se creen que hacen, registrando un disco así de rotundo en pleno 2017? ¿Con qué derecho? ¿Con qué background? Nada mejor que le aparten a uno de su ignorancia, y más que sea gente joven, gente que está subiendo a base de tesón y trabajo y santa obcecación, quien lo haga, porque “The Year of the Monkey” y, por extensión, las sonoridades sofisticadas de The Wheels, entroncan con una tradición mallorquina. La de una isla paradisíaca en el Mediterráneo con corrientes de aire inspiradoras, con silencios profundos como algunos de sus acantilados y con aromas de salitre y terruño que insuflan vida. La Mallorca de Daevid Allen, David Wyatt y Kevin Ayers fundando Soft Machine. La Mallorca de Vicent Caldentey colocándose con Brian Jones.

Con este disco y con su mera existencia The Wheels vuelven a demostrar que parte de Canterbury, del Londres psicodélico y de la California ácida siguen palpitando en el corazón secreto de unas islas cuyos misterios sólo los desvelan amaneceres o atardeceres de colores imposibles. Se los presento: Rick Sena a la guitarra, Andrés Alcover al bajo y voz, Tomi Solbas a la batería y voz y Guille Borrás a la voz principal y guitarra, con quien charlamos a continuación.

 

Lleváis desde los 14 años tocando juntos. ¿La vuestra es una afinidad musical que os unió, o crecisteis juntos y la música viene en el pack? 

Crecimos juntos en un pueblo de Mallorca en el que la verdad había poco que hacer, nos unió nuestro interés por la música y empezamos a ensayar en un antiguo teatro abandonado que resultó ser inspirador, aquello se convirtió en un colectivo de artistas. Ahí grabamos nuestras primeras canciones que pronto sacaremos en una edición muy especial en cassette  gracias al sello “Ataque records”

Tengo una curiosidad tremenda por saber qué escuchabais entonces para acabar haciendo lo que hacéis ahora. Entiendo que hay una huella de los Beatles, ¿pero qué más tipos componían vuestro universo musical adolescente?

The Beatles quizá fueron los primeros, pero pronto incorporamos a la lista innumerables grupos, sobre todo de los sesenta, quizá uno a destacar sea Kevin Ayers que nos cautivó y que, además vivió en Mallorca, por lo que tenía un valor especial para nosotros. The Kinks, Pink Floyd, Led Zeppelin o The Doors sonaban constantemente en nuestros primeros días como grupo.

July, Love, Soft Machine, los primeros Yes, Kaleidoscope UK,… son algunos de los nombres que me vienen a la cabeza cuando escucho vuestro nuevo disco, “The Year of the Monkey”. ¿Qué otras influencias me estoy perdiendo? ¿Tuvo pegada el Pop británico de los 90 en vuestras ecuschas?

Nuestras influencias son muy extensas y no sólo en música sino también la pintura o el cine nos marcaron. En cuanto al Britpop tuvimos nuestra época y nos gustaba Blur especialmente, pero el momento actual nos parecen igualmente interesantes artistas como Conan Mokasin, Infinite Bisous, Mac Demarco, Lemon Twigs o los brasileños O terno que nos encantan.

¿Podríais explicarme un poco cómo ha sido vuestra trayectoria a nivel de conciertos, grabaciones, etcétera?

Con nuestro primer disco “Born to fly” conseguimos “salir de la isla” cosa que para muchos grupos de Mallorca supone un reto o, como mínimo, una primera “barrera” a franquear. Las radios a nivel nacional y otros medios se hicieron eco de nuestro trabajo haciendo muy buenas críticas y eso nos ayudó a tener una agenda de conciertos bastante ajetreada, pero ha sido con “The Year of the monkey” cuando estamos consiguiendo dar el siguiente salto: el trabajo que hemos grabado con Paco Loco en su estudio, en el Puerto de Santa María, nos permite tocar en festivales como Primavera Sound, FIB, Ebrovisión o hacer una gira por México e Inglaterra y por todo el territorio nacional. En ello estamos, de hecho.

Cuando alguien piensa en Mallorca, piensa en mamading, Magaluf, guiris vomitando como la niña del Exorcista o dándose hostias como panes. Pero luego estáis vosotros, con vuestra sofisticación e indudable gusto. ¿Qué recomendaríais de lo que se cuece realmente en Ses Illes, a nivel musical?

No creo que eso sea lo único que viene a la mente cuando piensas en Mallorca, y de ser así significaría que desconoces profundamente la isla. Mallorca es un absoluto paraíso, especialmente inspirador es el norte de la isla. Puedes encontrar pueblecitos absolutamente mágicos cómo Deià, lugar de peregrinación y residencia de artistas de la talla de Robert Graves, el pintor Mati Klarwein o donde Kevin Ayers, Daevid Allen y Robert Wyat fundaron Soft Machine. Esa es una “herencia” preciosa que nosotros tenemos muy en cuenta. Actualmente hay grupos muy interesantes y empieza a haber una escena otra vez gracias a Pink Tiramisu o a iniciativas como la del centro cultural Casa Planas, por citar sólo dos iniciativas, pero ese caldo de cultivo tardará todavía un tiempo en dar sus frutos..

Habladme, si os apetece, un poco de otros proyectos en los que andéis metidos.

Tomi y yo también formamos parte del grupo Lili’s House junto a Lia Gibert. En estos momentos estamos grabando el que será nuestro primer largo. También hemos tenido oportunidad de grabar algunas bandas sonoras para películas y documentales. Todos los miembros de The Wheels tenemos “proyectos paralelos” también Rick y Andrés están constantemente trabajando y pensando en música, grabando, etc.

Me consta que acabáis de volver de Reino Unido, donde habéis actuado en el prestigioso Crossfire de los New Untouchables. ¿Qué más proyectos tenéis en futuro? Imagino (en vista del nivelasso de este país) que tendréis las antenas puestas hacia afuera.

La experiencia en Londres fue muy grata y de hecho en Diciembre volveremos para hacer tres conciertos más. Gran Bretaña siempre ha sido un “objetivo”, por estilo o influencias siempre nos hemos visto tocando ahí: es un mercado que nos interesa y en el que poco a poco intentaremos colarnos. En cuanto a 2018 ya hay ideas de cruzar el charco y hacer nuestro primer tour en Estados Unidos.

 

Texto: Alberto Valle

Foto: Kate Belim

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: