Artículos — 8 diciembre, 2017 at 11:49

De sonidos americanos…y esas cosas

 

Interesantísima tanda de discos que miran de una manera u otra a las músicas de raíces norteamericanas la que nos acaba de llegar. ELIJAH OCEAN publica su cuarto disco, esta vez homónimo, a través de New Wheel. Producido por Henry Hirsch (Lenny Kravitz, Mick Jagger) y grabado en analógico, dentro de una iglesia del siglo XIX, Gram Parsons, Neil Young y Graham Nash son los tres nombres básicos para entender la música de este neoyorquino con pasión por todo lo que se cocía en Laurel Canyon. Diferente es la propuesta de CORY SEZNEC, que tira más hacia el blues en Backroad Carnival (Captain Puch Records). En este segundo trabajo poco queda del country que apuntaban algunos temas de su debut y en cambio adquiere mucha presencia el soul y sonidos cercanos a Nueva Orleans. De fantástico debe calificarse Out of the Ashes (Tritone Media) de MATT URMY. Revistas especializadas como Nashville Scene han definido el álbum como “el más fascinante aparecido en Nashville en la última década”. Producido por Cowboy Jack Clement antes de su muerte, en 2013, el disco explica su historia desde su título. Las diez canciones fueron grabadas en el estudio de Clement pero desaparecieron cuando este se incendió, aunque afortunadamente pudieron recuperarse más tarde, para ahora editarse. Que Clement le dijera al chaval que le recordaba a Kris Kristofferson puede dar una pista de por dónde va la cosa.

BEN BOSTICK también opta por el disco homónimo publicado por Simple Fantasy Music tras haber editado hace un par de años My Country. El de Los Ángeles se marca un disco eminentemente country-folk pero que coquetea sin mucho rubor con el rock fronterizo o el outlaw. Mucha clase. Veinte años han pasado desde que PAUL THORN debutara con un álbum que ahora conmemora con el directo Hammer and Nail Live. Grabado en directo en el crucero Sixth Man’s Cayamo, el pasado febrero, el disco muestra a la Paul Thorn Band interpretando aquel debut de manera íntegra mostrándose como una auténtica apisonadora de southern rock y country rock. Work (Brooklyn Basement Records) es el decimotercer trabajo de RON POPE ¡en diez años! Habitual en bandas sonoras de series de televisión, y carne de redes sociales, Pope se mueve a medio camino entre la música de Tom Petty, Buddy Holly, Bruce Springsteen y Little Feat, con algo de soul y blues clásico. Música de bar, de esa para ser regada con una buena cerveza que no descubre nada pero que nos encanta.

El tercer disco del canadiense MATT PATERSHUK, Same as I Ever Hade Been (Black Hen Music) vuelve a ser producido por Steve Dawson, repitiendo la experiencia de su trabajo anterior. Country-folk amable, eso sí, mucho menos oscuro que su predecesor. No sé si es esa voz, su cadencia, sus letras o su particular forma de encarar los temas acústicos, pero el disco engancha. Como lo hace The Native (State Fair Records) de VANDOLIERS. Definidos por la revista Rolling Stone como el encuentro entre la angustia de Kurt Cobain y la música country y cajun, sus canciones suenan como una versión bastarda de Old 97’s y suponen un broche inmejorable a esta buenísima cosecha ¿Muerto el americana? Háztelo mirar.

 

EDUARDO IZQUIERDO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: