Discomático — 15 noviembre, 2017 at 10:46

The Smiths: “The Queen is Dead” Box set (Warner Music)

 

La reina está muerta de nuevo, pero no por un motivo, si no por tres. Tres ediciones especiales entran en nuestros hogares, y qué manera de hacerlo. THE SMITHS han vuelto, aunque sea para recordarnos que hace treinta años se separaban y dejaban un vacío en el pop británico casi irrecuperable. Con el paso del tiempo, The Queen Is Dead ha sido proclamado por la crítica y el público como el mejor disco de la carrera de The Smiths, e incluso como uno de los mejores discos de pop/rock de la historia. Warner, y esta vez con el consentimiento de Morrissey y su elección de fotografías interiores, nos deleita con edición de cinco vinilos, triple cd o doble cd. Sin entrar en detalles de cuál de las tres ediciones es mejor o peor, yo por la dudas he acabado comprando las tres y vamos detrás de alguna edición más, de algún país lejano. Para mí la edición de lujo o super lujo, altamente imprescindible para melómanos, está en la caja de vinilos, con un embalaje de cartón solemne.

Hemos cambiado el color verde original por el negro, que nos habla de muerte, tristeza y un sinfín de adjetivos que evocan al romanticismo, y por qué no decirlo, una caja negra viste mucho más que una verde. Si nos tienen que cambiar el color de fondo, pues no pasa nada. Con un Alain Delon en la portada, que nos sigue hipnotizando. En el interior de la caja encontramos el remasterizado, dos discos más con demos de canciones del álbum y caras b de los singles que se lanzaron durante la época, y un doble disco en directo con trece canciones en Boston, en agosto de 1986.Esta reedición nos recuerda lo importante que fue esta banda en su momento, y aunque para mí no es el disco favorito (siempre me quedaré con su álbum de debut o Meat is Murder como estandartes), sí que fue mi primer disco de vinilo de la colección, comprado con los ahorros de un chaval de quince años, en la tienda del barrio badalonense de Llefià. Ese que tengo roto, que aún forma parte de mi colección privada, junto a diecisiete hermanitos de padres de edición diferente y de madres de distinto formato. Claro está, uno está loco pero no tiene discos repetidos. Todos difieren entre si por país, año y formato de edición, o incluso por un color de vinilo distinto.

Y es que es un disco tan redondo que cualquier persona con algo de sensibilidad musical, una vez pone el primer corte que da título al disco, cae en las redes armoniosas y melódicas de Morrissey y Johnny Marr. The Queen is Dead es un disco de pop, con unas estructuras rock que no pasan desapercibidas. Un disco con un título que ya nos dice que no todo era bueno y bonito en la Inglaterra de los ochenta. Para el que todavía no lo sabe, título que sustituyó por razones obvias al inicialmente pensado por Morrissey “Margaret on the Guillotine”. Rough Trade desestimó poner en marcha la maquinaria de un disco con un mensaje tan explícito. Alguien quizás pensó que un ‘la reina está muerta’ era menos ofensivo que un ‘Margaret en la guillotina’. En fin, no hay más preguntas, señoría.

Es el disco por el que pasarán treinta años más y seguirá siendo la joya que es. Es ese disco que se vende solo, que entra el solito del tirón, como esa rica cerveza, ese buen whiskey, o ese vino que nos da pereza sacar porque no durará lo suficiente en la mesa. Pero ojo, como decía ese anuncio también de los ochenta, busque, compare, y si encuentra algo mejor, cómprelo. Y es que como digo yo, teniendo a Morrissey y su carrera en solitario, quien necesita a The Smiths.

Texto: Luis Le Nuit

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: