Vivos — 16 octubre, 2017 at 19:45

The Country Side of Harmonica Sam – Rocksound (Barcelona)

Concebida como la versión campestre del prestigioso armonicista de blues sueco, de ahí el nombre del grupo, la banda convirtió Rocksound en un pequeño teatro de los años cincuenta. Elegantemente ataviados con sus mejores galas vaqueras el quinteto hizo las delicias del público asistente con una ejecución técnica impecable, un repertorio fiel a su filosofía y un sonido cristalino.

Nada de “americana” ni rock de raíces ni similares. Country tradicional puro y duro, sin ninguna concesión, que remitía a los albores del género. A emisoras de radio escuchadas tras el duro trabajo en la granja, a los míticos conciertos del Grand Ole Opry y a artistas como Hank Williams o Roy Acuff. Pureza interpretativa y una asimilación de los fundamentos del género inaudita para tratarse de músicos venidos de las frías tierras del norte.

Sobrios y elegantes desgranaron su cancionero propio con especial hincapié, como era de esperar, en los temas de su último trabajo, el magnífico A Drink After Midnight (El Toro Records, 2017). Canciones melancólicas, nada más triste que una balada country, piezas más animadas para vacilar en el honky tonk guiñándole un ojo a la chica de la mesa de al lado con Pete Andersson luciéndose al pedal steel, Johan Bandling sacándose de la manga precisos punteos y estupendas segundas voces y Harmónica Sam perfecto en su papel de guitarrista y demostrando un registro vocal de altura.

El puesto de merchandising tomado por asalto al final del concierto por una gran parte de la concurrencia da señal de que triunfaron por todo lo alto en su visita a la ciudad condal.

A. J. Williams

Foto: S. Beltran. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: