Discomático — 25 octubre, 2017 at 7:10

Lindsey Buckingham & Christine McVie – S/T (Atlantic-Warner)

Treinta años después, se sigue resistiendo ese prometido álbum de la formación más conocida de Fleetwood Mac. El regreso de Christine McVie a la banda, tras casi dos décadas de ausencia, era la guinda que le faltaba al pastel, pero en el último momento Stevie Nicks se echó atrás a pesar de haber anunciado inicialmente su participación. En fin, nuestro gozo en un pozo, pero veamos la botella medio llena: aquí tenemos a cuatro de los cinco componentes que grabaron Rumours o Tusk, palabras mayores, y de momento solo podemos imaginar cómo hubiese mejorado el disco con la presencia de la añorada Stevie. Por suerte Christine McVie ha vuelto en una forma vocal y compositiva impresionante. Juntos, o por separado, Buckingham y McVie han firmado un puñado de canciones de buen nivel, sobre todo las tres que abren el álbum.

«Sleeping around the Corner» es un tema que ya había publicado Buckingham en su último disco en solitario, pero aquí aparece mejorado no solo en arreglos y sonido, sino también por la aportación vocal de Christine. «Feel about You» suena a clásico retro, recordando en cierta manera a lo que Cher hizo con el «Shoop Shoop Song» que popularizó Betty Everett en los sesenta. Para completar el mágico trío inicial, «In My World» es puro Fleetwood Mac, una pieza pop que nos devuelve al sonido marca de la casa de discos como Mirage o Tango in the Night. Puede que incluso con demasiadas referencias a sus clásicos («Everywhere», «Big love»), pero el remate de su estribillo imbatible hace que les perdonemos el autohomenaje. «Red Sun» contagia optimismo con su vitalista melodía, mientras que el fingerpicking de Buckingham en «Love Is Here to Stay» es lo mejor de una canción prácticamente acústica donde se echa en falta el colchón de la excelente sección rítmica que aún forman John McVie y Mike Fleetwood.

La segunda parte del disco solo ofrece puntuales destellos de brillantez en comparación con la primera: el piano de «Game of Pretend», la espléndida voz de Christine, las armonías vocales o la por momentos excitante aproximación al funk de «Too Far Gone». La parte final del disco, con «On with the Show» y «Carnival Begin», recuerda menos a sus clásicos y más a los álbumes de transición entre su etapa blues-rock y la revolución que supuso la llegada de Buckingham y Nicks. Unos discos entre los que hay alguno bastante reivindicable, pero no son aquellos por los que recordaremos siempre a Fleetwood Mac. Seguiremos soñando con un último álbum de la formación al completo.

FIDEL OLTRA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: