Breves — 30 octubre, 2017 at 10:01

The Darkness: confirmando su regreso a la luz

 

Nunca hemos sido unos grandes apasionados de The Darkness, pero sí que tienen su punto atractivo y divertido. La verdad es que tuvieron su buen momento cuando debutaron en 2003 con “Permission To Land” y arrasaron en las listas de medio mundo. No había para tanto, pero estuvieron en el sitio justo y en el momento adecuado. Luego les desbordó el éxito y los problemas con las drogas de Justin más un forzado segundo disco les llevaron a la separación y al ostracismo. Ya redimidos, y suponemos que limpios, regresaron con “Hot Cakes”. Luego nueva cumbre hace un par de años con un “Last Of Our Kind” con más hard-rock setentero que de nuevo les llevó hacia arriba en las listas.

Ahora lo confirman de nuevo en un entretenido y muy variado “Pinewood Smile” (Cooking Vinyl / Popstock!) que les confirma en forma y los trae de gira de nuevo (toda la información en www.noiseontour.com). Siguen los hermanos Hawkins al frente y su fiel bajista, Poullain. Además se confirma definitivamente el hijo de Roger Taylor (de sus idolatrados Queen) en el importante puesto de batería.

Sus coordenadas musicales no han cambiado en absoluto, ni falta que les hace, porque sigue teniendo su gracia esa combinación entre el más potente hard rock de los años 70 así como el rollo glam de esa misma época. También siguen siendo los Queen de esos años su influencia más reconocible, aunque caben otras tan buenas o mejores como David Bowie, Led Zeppelin o los T-Rex.

La otra buena noticia de este nuevo disco es que trae un montón de singles potenciales de gran variedad y que darán mucho juego en sus inminentes actuaciones. Es el caso del arranque con “All The Pretty Girls”. Riffs, potencia, melodía, voz, estribillo y hasta espectaculares y concisos punteos. ¿Qué más se puede pedir? “Solid Gold” es puro oro sobre todo por los divertidos falsetos de Justin hasta en el estupendo estribillo de glam-pop. Saltan sin complejos al lado opuesto, marca de la casa ya en The Darkness, con “Southern Trains”, hard-rock fulminante y deudor de los mejores Queen en los 70, y con un estribillo con garra.

Tenemos más bombas en esta onda como es el caso del tema que abre la cara B, “Japanese Prisoner of Love” con unas guitarras que quitan el hip y unos coros en su punto justo de cocción. Más glam con “Happiness” y sorpresa final con una “Stampede of Love” que atraviesa por varias fases. Comienzo de balada, evolución a sonidos campestres con voces entre Eagles y Poco y revolcón final de nuevo con rock duro 70’s. Sus actuaciones siempre han sido convincentes y entregadas. Creo que con sus temas más clásicos, que son ya unos cuantos en ambas etapas, y las jugosas canciones de su nuevo disco, pueden facturar unos conciertos realmente divertidos aunque no descubran, en absoluto, la sopa de ajo. Te dejamos con las fechas y lugares.

03 Nov 2017 Barcelona Razzmatazz 2
04 Nov 2017 Madrid But
05 Nov 2017 Bilbao Kafe Antzokia.

 

Texto: Txema Mañeru

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: