Breves — 25 octubre, 2017 at 17:26

5 razones para ir a ver a Royal Blood

Royal Blood presentarán su nuevo disco “How Did We Get So Dark” en el  BIME (Bilbao) (27 de octubre), en el WiZink Center de Madrid (29 de octubre) y en el Sant Jordi Club de Barcelona. Proponemos 5 razones para no perderse estos conciertos.

SON EL POWER DUO DEL MOMENTO

A la vuelta del nuevo siglo y gracias a la brutal irrupción de White Stripes el formato power dúo tomó una relevancia decisiva. Auspiciados por la filosofía del menos en más, Black Keys, Two Gallants, The Kills, Japandroids o Jeff The Brotherhood han honorado y redefinido el formato apelando a la energía cruda y a la reinvención de unos esquemas que parecían agotados, pero si hay hoy en día una pareja a tener en cuenta esos son Mike Kerr y Ben Thatcher. Sangre Real y fresca para reafirmar que los dúos parten la pana.

MIKE KERR ES UN BAJISTA DE OTRO PLANETA

La figura del bajo suele pasar bastante desapercibida a los ojos de la gran masa. Tan sólo unos pocos genios de las cuatro cuerdas han sido capaces de liderar sus proyectos, crear un estilo propio e imponer su personalidad. El sagrado Lemmy Kilmister, Gene Simmons, Les Claypool o Tom Araya forman parte de un olimpo al que Mike Kerr llama a la puerta. Es cierto que aún le falta recorrido para compararse a todos ellos, pero… ¿se os ocurre algún otro bajista de hoy en día capaz de hacer lo que él hace?

BEN THATCHER ES UN ILUMINADO

Ben toca la batería desde que tiene uso de razón. El día que decidió con seis años sacar su instrumento del hueco de la escalera e instalarla en el comedor, algunos de sus vecinos empezaron a mirarle de reojo. Y así fue creciendo, entre el odio de sus vecinos y los discos de Nirvana, Foo Fighters, el Blood Sugar Sex Magik de los Peppers o las joyas discográficas de Queens Of The Stone Age. Hasta ahí todo normal, pero también se declara fan de su cuñado Stew Smith, batería del grupo de rock cristiano Delirious… ¿Por qué será que los cuñados suelen ser una pésima influencia?

POR LOS BAT JUGUETES DE MIKE KERR

Si no concebimos a Lemmy sin su Rickenbacker o a Gene Simmons sin su bajo en forma de hacha, Kerr no sería él mismo sin su Gretsch y todo el arsenal de pedales, amplis, pre amplis, gabinetes, micros y sintetizadores que le permiten ser el puto amo del bajo actual. Es espectacular verle en acción y comprobar el partido que le saca a toda esa amalgama tecnológica usada con maestría.

SON LO MÁS GRANDE QUE HA DADO INGLATERRA DESEDE ARCTIC MONKEYS

Matt Helders, batería de Arctic Monkeys, llevaba una enigmática camiseta en el Glastombury 2013. RB. Royal Blood. ¿Era un ataque a la monarquía? No. Era el anuncio que un nuevo artefacto sonoro había nacido para acompañarles en la cima y expandir la grandeza de la música británica por el mundo. Y así fue. Cuatro años después estamos aquí, reverenciando ese blues-garage-rock que tanta vida nos da. Porque no lo duden, señores, Royal Blood son grandes y si no van a verles en un futuro nunca podrán decir con orgullo: ¡Yo estuve allí!

Texto: Rubén García Torras

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: