Encuentros — 26 septiembre, 2017 at 10:18

Howlin’ Dogs: El aullido del blues

El debut homónimo de los gerundenses fue un soplo de aire fresco al panorama blues estatal. Sobre todo porque Howlin’ Dogs tocaban el género por sus palos más vetustos y tradicionales. Eso sí, lo hicieron con gusto y con clase y fue uno de los discos del pasado año. Parece que no quieren que decaigan sus aullidos y por eso están de vuelta con otro disco con similares coordenadas, pero al mismo tiempo, también con algunos cambios significativos. Nos pusimos en contacto con Enric Teruel y con su gran cantante, Smoking Bambino.

Se nota que vais por libre. De entrada ha pasado poco más de un año desde vuestro ilusionante debut hasta este “Howlin’ Dogs II”. ¿Muchas ideas acumuladas?

Sí, teníamos material para trabajar, y las buenas vibraciones con el primer disco han hecho que nos decidiéramos a no hacer pausa y seguir trabajando para este “Howlin’Dogs II”. El proceso, quizás, que más nos ilusiona es el de la composición, la grabación, como se desarrolla una idea y coge forma. Nos encanta trabajar en el estudio.

Aunque seguís con temas tradicionales, work songs y canciones carcelarias, creo que ha habido bastante evolución en vuestra forma de enfrentaros a las canciones de este nuevo disco…

Supongo que en este disco hemos contado con más medios. Hemos aprendido muchas cosas durante este último año y además somos gente inquieta, nos gusta tener una visión muy abierta de la música y del proyecto en concreto. Y se nota en las nuevas canciones. Seremos eternos aprendices, porque es la manera de ser siempre diferente.

¿Hasta qué punto os basáis en las letras y las historias de John y Alan Lomax y hasta qué punto hacéis prevalecer vuestras idead y adaptaciones más libres de estas historias?

Las letras de las canciones son prácticamente iguales a las transcripciones que hicieron Alan y John Lomax. La grandeza de estos textos es que utilizan un lenguaje tan sencillo como efectivo, ya que, después de 150 años de existir, aún continúan teniendo vigencia en la sociedad actual y, muy probablemente, la sigan teniendo a lo largo del tiempo. En el plano musical, básicamente tiramos de imaginación. Desde la letra y el contexto concreto de cada grabación (escrito por los Lomax en sus anotaciones) nos montamos una película mental y la música surge como surgiría una banda sonora para un largometraje.

De nuevo os habéis currado una edición limitada a 100 ejemplares en una caja de madera de pino y con preciosas fotografías. ¿Cómo se pueden conseguir y por qué este cuidado tan especial a la hora de empaquetar vuestras canciones?

Se podrán conseguir a mediados de Octubre a través de nuestra web: www.thehowlindogs.com y en todos nuestros conciertos. Cabe decir que hemos construido, una a una, todas las cajas con nuestras manos y la gran ayuda de Anna Santolaria que ha sido clave a la hora de dibujar el esquema de la caja. Nos gusta cuidar la presentación tanto como la música. Es otro proceso creativo y, como en la música, pretendemos ser originales y no ponernos límites. Y además refleja el cariño y esfuerzo que ponemos en nuestro proyecto.

Tu banjo, Enric, sigue muy protagonista en temas como ‘Another Man Done Gone’ o ‘Two White Horses’. También hay otros momentos cercanos al country-blues como el precioso lento ‘Possum was an Evil Thing’. ¿No sois exclusivamente una banda de blues, no?

No somos exclusivamente una banda de blues. El blues es la raíz de la que partimos, pero por el camino tenemos los oídos bien abiertos a todas nuestras inquietudes. Desde la psicodelia, al country, el rock o la música alternativa. Hay un poco de todo en nuestras canciones, o al menos, así lo pretendemos. Por supuesto. Esa es la intención desde el principio, abrir nuevos caminos y no poner barreras a todo lo que se nos ocurra.

Esta vez habéis contado también con ayuda de coros femeninos y de algunos instrumentos de viento. ¿Dónde están los límites para vuestro sonido?

Ha sido un placer contar con la colaboración de Marta Pérez, Montse Ferrermoner y Tona Gafarot en los coros. Y también con Marina Planellas, Nil Falguerona y Eduard Masferrer en los vientos. Sin olvidarme de mi querido Póquer el perro que ladra en el disco y que lamentablemente no podrá ver su estreno por que nos dejó este verano. No queremos que haya límites, nos dejamos llevar y la imaginación juega un papel importante en todo esto, si hay algo que queremos hacer y podemos, lo hacemos o al menos lo probamos.

Supongo que igual te lo han comentado en alguna ocasión, Bambino. Tu voz, cálida y oscura a un tiempo, en temas como ‘Early in the Morning’ o en la final ‘Quittin’ Time’ me recuerda bastante a la de Mark Lanegan. ¿Te gusta su música y su manera de cantar?

Sí, lo descubrí en el disco “Whisky For The Holy Ghost”, y más tarde con Screaming Trees y después con otros discos en solitario. No pienso en él cuando canto, pero supongo que a veces nos debemos mover por los mismos paisajes oscuros.

Ahora lo habitual. ¿Cómo se presentan las actuaciones para presentar este nuevo disco y dónde nos podemos informar de las mismas o conseguir vuestros cuidados discos?

Por el momento hay dos fechas cerradas el 26 de Octubre en la sala Sidecar de Barcelona y el 10 de Noviembre en el YEAH! Indie Club de Girona. Se incorporarán más dentro de poco. Toda la información sobre los conciertos y los discos la encontraréis en nuestra web: www.thehowlindogs.com

Txema: Txema Mañeru

Foto: Gemma Martz

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: