Vivos — 10 julio, 2017 at 9:41

Ani DiFranco, Parc del Fórum- Cruïlla Festival (Barcelona)

Ani DiFranco, a pesar de lo quizá poco adecuado de su propuesta para un festival, dio uno de los mejores conciertos de la reciente acabada edición del Cruïlla Festival. Y digo lo de poco adecuado casi amparándome en sus pocas, pero existentes, muestras de desencanto cuando el público alzaba la voz para hablar demasiado o en su cara de asombro cuando el sonido de Two Door Cinema Club, presentes en el escenario vecino se comió el final de sus bises. Era una buena hora para ella, de cara a que el público aprovechara su música para irse adentrando en un festival que empezaba y eso lo consiguió sobradamente.

 

Con una primera parte de show magnífica que, prácticamente en orden cronológico, fue desgranando alguno de sus grandes éxitos para demostrar que su propuesta sigue siendo igual de fiable que siempre y que verla tocar una guitarra acústica (ataviada con púas en todos sus dedos de la mano derecha) sigue siendo un espectáculo. Magnífica de voz, de actitud y bien compenetrada con un contrabajista sobrio y un batería enorme (en todos los sentidos), DiFranco se fue contagiando del runrún que iban creando los recién llegados que simplemente se incorporaban al concierto para esperar al siguiente. Intentó mantener el tipo, y lo consiguió, pero a la hora bajó irremediablemente la guardia –nada grave teniendo en cuenta que se alargó hasta la hora y media -, lastrada también por una formación, con corista y guitarrista eléctrico, menos impactante que la de arranque y en la que su acústica brillaba menos. A pesar de eso siguió manteniendo un nivel más que notable. Aparentemente cómoda, excepto en las citadas situaciones puntuales, desgranó sus habituales speeches sobre homosexualidad, feminismo o los refugiados, para los que acabó mostrando un cartel, y dejó unas ganas irresistibles de volver a verla en sala. Grande Ani.

 

Eduardo Izquierdo

Foto: Cruïlla Oficial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: