Discomático — 1 julio, 2017 at 8:39

Nick Cave & The Bad Seeds – Lovely Creatures (Music As Usual)

Puedes decir lo que quieras sobre los principios del nacionalsocialismo pero al menos es una doctrina, decía Walter en El Gran Lebowsky, y de los recopilatorios puede decirse que siempre faltan cosas, pero desde luego pueden ser un mapa estupendo para conocer un territorio. Más aún si hablamos del territorio Bad Seed, especialmente vasto y lleno de recovecos, rincones, esquinas, valles, cielos despejados o amenazantes y picos de belleza nivel Stendhal.

Este Lovely Creatures: The Best of Nick Cave & The Bad Seeds es un mapa desplegable que ofrece una opción a cuatro planos que va de From Her to Eternity a Push the Sky Away. Es decir, no incluye su último trabajo, porque estaba pensado para ver la luz antes del árbol esqueleto pero las circunstancias personales de Nick Cave cambiaron el calendario. Amén de esos tres planos que no dejan de ser una visión panorámica para hacerse una idea de la dimensión de la banda, tenemos un DVD caótico y jugoso que incluye actuaciones en directo y fragmentos de entrevistas. A través de este documento audiovisual, que por cierto contiene no pocos momentos grabados desde el público cámara en mano —es de suponer que se trata de un guiño irónico dedicado a quienes graban durante los conciertos— podemos recorrer las diferentes formaciones y propuestas de las Malas Semillas, desde el ruidismo inicial a la calma lúcida, pasando por una madurez intensa, la formación mejor imposible (2001 con Ellis, Harvey, Blixa, Wydler,  Casey, Sclavunos y Savage acompañando a Cave), y momentos estelares de su última, o más bien penúltima, metamorfosis, bordando «Jubilee Street» con sección de cuerda y coro infantil.

También a través de las breves declaraciones y actitudes en las entrevistas es posible rastrear los diferentes momentos de este viaje, Cave recitando «Your Funeral… My Trial», Cave diciendo que su héroe es Blixa Bargeld, Cave comentando que el proceso creativo se compone de una larga agonía, una breve epifanía y muchas horas de trabajo, el  modo en que podemos verles desarrollar en el estudio «Higgs Bossom Blues», con Nick mandando suave pero firme desde el piano. Resumiendo, este es un mapa minucioso (buen libreto a cargo de Kirk Lake, y fotos impagables) con Mick Harvey aportando y supervisando, en el que pueden echarse a faltar curvas pero deja la sensación de haber recorrido el viaje que va del cardado a la leyenda viva y coleando. Lo suyo luego es disfrutar de cada paso.

 

JORGE ALONSO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: