Vivos — 10 abril, 2017 at 9:41

Granada Experience 2017: jornadas de música y reflexión

 

La última semana del pasado mes de marzo se celebró Granada Experience, bajo el amparo físico del Palacio de Congresos y Exposiciones y el de la promotora Musiserv en el ámbito organizativo. Sus pretensiones eran ambiciosas, en sus propias palabras “crear un marco de interacción global y transversal entre los diferentes sectores de las Artes Escénicas, tanto a nivel nacional como internacional”. Con los titubeos propios del primer paso, se puede concluir que los objetivos han sido cumplidos en una amplia mayoría.

 

Hubo masiva afluencia de medios el día de la presentación, en las que las instituciones (ayuntamiento, diputación, Junta de Andalucía) prometieron apoyos que todos deseamos se cristalicen en realidades, palabras que fueron conveniente regadas por cortesía de Cervezas Alambra y alimentadas con seis exclusivas tapas del chef Sergi Arola. Con la lamentable baja de Alfonso Santiago (Last Tour) que iba a abrir las ponencias, estas se celebraron con alta cuota de participación, siendo especialmente nutridas las del ámbito teatral, disciplina fuertemente arraigada en la ciudad. En lo tocante a los contenidos de esta revista cabe reseñar el espacio auspiciado por la cervecera antes aludida, en las que bandas emergentes daban a conocer sus propuestas, escenario en el que brillaron, entre otros, los locales D´Baldomeros.

La sección correspondiente a artistas consagrados la inauguró el ex Piratas Ivan Ferreiro, presentando su aclamado “Casa”; acompañado de una gran banda que cuidaba al máximo detalles y arreglos, el gallego se centró especialmente en los temas de este último lanzamiento, certificando el mayor lleno de público de esta serie. Santiago Auserón, en su sosias de Juan Perro, tuvo doble faena, por una parte una masterclass con el título de “El Ritmo Perdido” y 24 horas mas tardes un bolo a dos guitarras con la inestimable complicidad del elegante Joan Vinyals. Ambos nos embarcaron en un colorista paseo por calidas sonoridades meridionales, hábilmente salpimentado por el gracejo de Santiago frente al micrófono, que sorprendió a los que no les habíamos visto en directo desde los lejanos tiempos de Radio Futura, de los que recuperó la emblemática “La Estatua Del Jardín Botánico” a los bises.

Con las entradas vendidas varias semanas antes, el bardo irlandés Glen Hansard fue otro de los triunfadores del ciclo. Solo en el escenario, combinando guitarra eléctrica, piano y sobre todo acústica, el chico de Dublín, aún con la voz castigada por un inoportuno resfriado, se metió en el bolsillo a su muy entregado público, con una actuación espontánea que apeló a las raíces comunicativas y de comunión propias del folk. Enraizado en la vasta tradición de su país, convenció desde que arrancó con su primeriza “Love Don´t Leave Me Waiting”, saldó deudas estilísticas versionando a Van Morrison, del que sonó una preciosa “Into The Mistic” y cerró la noche cantando “Passing Through” con la sala puesta en pié en apoteosis comunicativa.

 

Texto: MANUEL BORRERO

Foto: Oscar Parada

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: