Vivos — 13 marzo, 2017 at 8:55

Novedades Carminha – Dabadaba (San Sebastián)

 

El mayor logro de los gallegos Novedades Carminha -además de haber puesto a Vigo y A Coruña a corear las mismas canciones- es haber sido capaces de sobrevivir a sus primeros coletazos de éxito underground, reinventarse y lograr conectar con una notable masa de fans sin renunciar a su espíritu gamberro y deslenguado. En sus setlist sigue habiendo hueco para “Demolición” de Los Saicos y Jaques Dutronc, pero el teclado y la incorporación de un segundo guitarra les ha dado otro aire, menos previsible y más colorista. Por su parte, tiene bastante buena pinta el nuevo dúo donostiarra Oki Moki, de espíritu noventero y sesgo lo-fi. Se bastan con una guitarra, un bajo y una batería pregrabada. Firmaron 9 canciones de dos-tres minutos que beben de la filosofía Do It Yourself y que pueden recordar tanto a Superchunk como a grupos más actuales tipo Wavves o Best Coast.

 

La evolución de Novedades Carminha desde los tiempos punk de “No uso condón” es evidente. El garaje más o menos domesticado y el punk-pop conviven ahora en armonía con una serie de medios tiempos vacilones (“Ritmo en la sangre”, “Lento”, “De vuelta de todo”) que hablan con gracia de lo mismo de siempre: chicas, el moderneo de corta y pega, follar… Ir a un concierto de Novedades Carminha se parece mucho a quedar de fiesta con el tío más divertido de tu cuadrilla. Aunque te sabes sus chistes y sus giros humorísticos de pe a pa, te lo pasas bomba con él.

Se lo tienen tan creído que a su último disco le han llamado Campeones del mundo. Pero el éxito no se les ha subido a la cabeza: son unos gallitos que caen simpáticos, con su ropa casual y sus saltitos acompasados, y una actitud informal y natural con la que resulta difícil no empatizar. Aunque buena parte del público -la mayoría- se volcó con los temas nuevos, algunas canciones de Juventud infinita (2014) como “Fiesta Tropical”, “Caprichitos de Santiago” y, sobre todo, “Antigua pero moderna”, les enseñaron el camino. Se pueden facturar hits bajando de revoluciones, afinando las letras y jugando con un mayor sentido el ritmo. Molando. Próximos destinos: Austin y Mexico DF.

 

Texto: Jon Pagola

Fotos: Irene Mariscal

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: