Encuentros — 6 marzo, 2017 at 9:30

Magic Eight Ball, en la búsqueda continua de nuevos retos. Fecha única en Barcelona.

Tras el memorable concierto de Donnie Vie (Enuff Z’Nuff) junto a su fiel escudero Baz Francis en Rocksound a finales de 2015, éste último nos dejó a todos con las ganas de una nueva visita en formato eléctrico. Pues bien, será el 17 de Marzo cuando Magic Eight Ball, la banda liderada por Francis, el genio británico de las melodías y los sonidos grunge-power-pop, se presente nuevamente en Rocksound con su excelente nuevo trabajo Richest Men in The Graveyard bajo el brazo. Con tres imprescindibles discos, Magic Eight Ball rescatan los sonidos más noventeros de bandas como Smashing Pumpkins, Manic Street Preachers, Redd Kross, Jellyfish o incluso Nirvana y nos demuestran a la vez que todavía es posible componer canciones demoledoras con mayúsculas. El trio ha cosechado excelentes críticas en UK por su destreza a la hora de combinar fabulosas melodías con afiladas y potentes guitarras. Será la única visita de Baz Francis y su banda a la península en el marco de una fecha exclusiva. ¡No se lo pierdan!

Me gustaría saber en qué andas liado últimamente Baz, háblanos por favor de tu visita a nuestro país, de tu gira ‘intercontinental’ y de tus planes para tu inminente trabajo en solitario así como del futuro de la banda.

En estos momentos me encuentro grabando mi primer álbum en solitario con Lewis John en Gales y preparando la correspondiente gira del disco para este verano. Mi filosofía, tanto musical como en lo vital consiste en la búsqueda de nuevos retos continuamente, intentando no perder el interés por mis proyectos y para ello me gusta ampliar al máximo los límites de mis capacidades. El nuevo álbum en solitario y el último de la banda, Richest Men In The Graveyard, los compuse durante un espacio de tiempo bastante corto y el proceso ha supuesto para mí el mayor reto al que me he enfrentado en mi carrera. Me encantan los dos primeros discos de la banda, pero ahora estoy moviéndome por nuevos terrenos que me ponen a prueba y al mismo tiempo me hacen sentir motivado y satisfecho.  Mi gira en solitario va a pasar por Macedonia y por primera vez por África, por El Cairo concretamente, lo que significa que habré llevado mi música por 4 continentes en los últimos dos años, lo cual, unido a mi nuevo material para 2017 me sitúa en un punto muy excitante de mi trayectoria.

Por lo que a Magic Eight Ball respecta, tenemos también algunas fechas previstas y estamos muy felices de tocar por primera vez en España como banda el próximo mes de marzo. Mi mujer y la madrina de mi boda son españolas, y Barcelona es una de mis ciudades favoritas así que para ser honesto tocar en el Rocksound es casi como jugar en casa. Cuando termine el verano me mudo a US, así que veremos cuál será el próximo paso para M8B, como ves, la banda es para mí un concepto que está continuamente en proceso de evolución en mi cabeza.

¿Tendremos un nuevo álbum de Magic Eight Ball tras la publicación de tu disco en solitario?

En realidad no. Mis planes pasan por empezar a trabajar en mi segundo disco en solitario a finales de este año, así que un nuevo trabajo de la banda deberá esperar quizás un par de años más. Es muy importante para mí continuar con la dualidad de proyectos, solo y con banda, pero quiero estar seguro de que el material que componga para la banda sea apropiado para M8B. Hemos sido siempre una banda de rock de directo y ese formato ha encajado perfectamente en los diferentes estilos y géneros por los que nos hemos movido. Los próximos discos que tengo en mente requieren diferentes tratamientos y aunque no podríamos definir a M8B simplemente como una banda de rock creo que ahora que hemos llegado a una década de historia merecemos que todo fluya de manera natural hacia nuestro próximo destino, incluso hacia lugares donde no hemos estado anteriormente.

Si te parece, vamos a viajar un poco en el tiempo… ¿Cómo fueron tus primeros pasos y cuales fueron tus referentes en tus inicios musicales?

En este 2017 se cumplen 20 años de mis inicios en la música, componiendo, grabando y actuando en directo. Will Gray de Atlantic Fire y yo montamos una banda llamada Mansion Harlots a finales de los noventa y para 1998 teníamos ya nuestra primera demo y nuestros primeros bolos. Mi banda favorita era y continúa siendo Manic Street Preachers mientras que la de Will era y sigue siendo en la actualidad Radiohead, así que ya puedes hacerte una idea del sonido de nuestra banda por aquellos días. Nirvana, Everclear y Foo Fighters eran otras de nuestras influencias en común. Me inicié con la guitarra a los 14 y para cuando formé con Will los Mansion Harlots ambos teníamos 17 años.  Al asistir a la boda de Will el pasado diciembre junto a la casa donde solíamos ensayar me sentí muy agradecido y a la vez privilegiado por haber vivido parte de mis recuerdos favoritos de adolescencia descubriendo la música junto a Will. Por cierto, me gustaría pediros que escuchéis a Atlantic Fire, estoy seguro de que no os decepcionarán en absoluto.

Magic Eight Ball celebráis durante este año el décimo aniversario de vuestras primeras grabaciones. Imagino que no ha sido precisamente un camino de rosas, teniendo en cuenta el estado de la ‘industria musical’ en estos últimos años. ¿Cómo te sientes al respecto?

Pues la verdad, me siento muy orgulloso… Y viejo! (risas) Mansion Harlots ocupó un periodo corto pero muy intenso en mi vida, nuestra música entonces no estaba expuesta en la red, donde todo movimiento es diseccionado, y hoy en día lo único que conservamos son las grabaciones en audio, así que eso juega a favor de los recuerdos y te permite distanciarte en la crítica desde un punto externo, sin embargo  Magic Eight Ball fue una banda diseñada para funcionar a largo plazo, y deliberadamente cada vez que tocábamos o publicábamos un nuevo álbum nos poníamos en primera línea de fuego, música para amar/odiar. Por otra parte, debo reconocer que esta sobreexposición actual se convierte en un juego muy arriesgado cuando estás tan involucrado emocionalmente en tu música.

Como único miembro constante de la banda desde el día uno, he sufrido los altibajos con más intensidad que ningún otro componente y me reconforta pensar que he capeado la tormenta por el placer de dedicarme a aquello que amo. Hemos superado todas las situaciones adversas por las que puede atravesar una banda en la actualidad y eso nos ha fortalecido y precisamente nos ha llevado entre otras cosas a celebrar nuestro décimo aniversario en Barcelona, como podrás comprender, personalmente supone para mí todo un éxito.

Me gustaría que nos hicieras una pequeña reseña de tus tres álbumes hasta la fecha con Magic Eight Ball y un pequeño balance de la trayectoria de la banda.

Nuestro primer álbum Sorry We’re Late But We’re Worth The Wait consiste en el mejor material de mis primeros días para la banda que un día llegaría a ser M8B, sumado a todo lo que surgió durante el proceso de llevar a la banda desde el local de ensayo a los escenarios. El grueso de los temas que parecen en los singles y EP’s de esa época son las primeras demos sobre las canciones que aparecieron en nuestro primer disco, y el entrar al estudio a grabar esos temas supuso para mí ascender un peldaño más a nivel creativo, mientras que trabajar con el co-productor del disco, Dave Draper, me ofreció la posibilidad de mejorar mis habilidades como músico durante las sesiones. En el disco podéis encontrar un equilibrio entre esas nuevas habilidades en el estudio junto con los viejos temas.  Siempre pensé en mi primer disco como una declaración de intenciones y eso mismo me llevó una eternidad, con el fin de conseguir plasmar lo que tenía en mi interior, pero como índica el título, ¡la espera valió la pena! Musicalmente es luminoso y atrevido, y en él se refleja mi pasión por Manic Street Preachers y el lado más pop del rock n’ roll.

Para nuestro segundo disco Last Of The Old Romantics todo funcionó de manera más ágil ya que me guardaba en la manga media docena de canciones anteriores al primer LP. Mi confianza como compositor había crecido también para entonces y tener a Rick Mayall (al que seguro conoceréis por su papel del anarquista ‘Rick’ en The Young Ones) como invitado participando en el disco ha sido uno de los mayores honores a lo largo de mi vida. Las melodías no son tan obvias en este disco, lo cual no es ni mejor ni peor, también contiene más dosis de humor y mucho atrevimiento en las letras, dejando más el alma al descubierto.

Richest Men In The Graveyard apareció 18 meses más tarde y en ese punto ya tenía escrita la mayor parte del disco, tras empezar desde cero esta vez y escarbar a lo largo de ese último año previo a su grabación, quise abarcar un sonido más duro en la línea de Smashing Pumpkins, Veruca Salt o los Manics, y mientras que el anterior álbum se centraba más en temas amorosos, esta vez la temática de las composiciones giraba en torno a la mortalidad. Podríamos decir que nuestro segundo y tercer disco son en una cierta manera, conceptuales, realmente me gustan nuestros tres discos por igual aunque por distintas razones.

Sinceramente, en mi opinión forman una de las trilogías más sólidas de los últimos años, sin fisuras y sin llegar a sonar repetitivos, en constante evolución. Muchos de nosotros te descubrimos durante el tour en solitario de Donnie Vie, vocalista y alma de la banda de Chicago Enuff Z’Nuff que nos visitó en 2015 gracias a la labor como promotor improvisado de Manuel Fernández, bajista de la excelente banda local Schizophrenic Spacers. ¿Que supuso ese tour para ti? ¿Mantienes el contacto con Donnie?

La gira de The White Album fue accidentada, Donnie se fracturó un pie y tuvimos varias incidencias a lo largo del tour Europeo, pero una vez que tuvimos todo bajo control, nos llevó 4 conciertos coger las vibraciones y el sonido en el escenario, puedo afirmar con satisfacción que nuestra mejor noche fue la de Barcelona. Todos los astros se alinearon: complicidad sobre las tablas, una audiencia brutal y ¡clavamos ‘Now Ya Know’ e ‘Imagine’! (risas).  De hecho el setlist de esa noche fue exclusivo, incluso tuve ocasión de estrenar uno de mis nuevos temas en solitario. Sergio Guirado realizó unas excelentes fotos esa noche en Rocksound que acabaron siendo utilizadas para la portada de nuestro EP ‘V8 Live in Europe 2015’ y del ‘Best Of’ de Donnie. Donnie es uno de mis mejores amigos, y ¡un grano en mi culo también! (risas), pero es mi familia y lo defenderé hasta el día de mi muerte, porque te puedo asegurar que el cabronazo ¡me sobrevivirá! (risas) Está componiendo de nuevo y tiene muy buena pinta, así que aquellos que duden de él, mejor que vayan con cuidado… (risas)

¿Qué artistas escuchas últimamente y qué nos puedes explicar sobre el panorama actual de la música en tu país? ¿Algún guilty pleasure?

Actualmente escucho exclusivamente Parliament, Funkadelic y demás proyectos de George Clinton. Es la música más excitante para mis oídos últimamente. Y tengo que admitir que Parliament son mis favoritos de todos ellos sin duda.
En realidad no tengo ningún ‘guilty pleasure’, si me gusta algo, nunca me siento culpable por ello. Y en lo referente a la música británica actual, no tengo ningún inconveniente con ninguno de los artistas que reinan en UK actualmente, pero igualmente tengo que confesar que no escucho demasiada música británica últimamente. Me parece que el éxito de gente como Adelle o Ed Sheeran solo puede ser algo bueno para los músicos en Reino Unido, sin embargo aunque desconozco bastante sus trabajos les respeto como artistas y les deseo lo mejor.

¿Alguna experiencia ‘Spinal Tap’ que puedas contarnos?

Si, ¡por supuesto! Aquí va una… Hace unos años Magic Eight Ball tenía un concierto local y justo antes de empezar el bolo, mi micro inalámbrico comenzó a reproducir frecuencias y sonidos en mi ampli, retransmitiendo las preguntas y respuestas de un Quiz Show que tenía lugar en el local de al lado. No es que fuese precisamente una transmisión de las fuerzas aéreas, pero no pude evitar reírme y automáticamente ¡me sentí como en la película!

Por último, ¿Por qué crees que deberíamos acudir a un concierto de Magic Eight Ball?

Vivimos en una época de giras de reunión y nostalgia, y desde luego estoy muy orgulloso del pasado de Magic Eight Ball pero también lo estoy del presente de la banda, estamos en muy buena forma y muy motivados, y teniendo en cuenta que nadie es eterno, si os gustan nuestros discos sería mejor que nos vierais ahora en directo y no esperar a que seamos tan solo un recuerdo. Nunca se sabe, quizás, ¡hasta podríamos gustarte! (risas).

Miguel Tovar

Fotos: Angel Dean Brown

 Única fecha en España:

Runa + Magic Eight Ball

Rocksound Bar

Almogàvers 116 (Barcelona)

Viernes, 17 de marzo 2017

21.30h

Entradas solo en taquilla: 10€

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: