Encuentros — 11 enero, 2017 at 12:33

Ulysses, una ecléctica odisea

Fue James Joyce, y no el clásico Homero, quien inspiró a este cuarteto del sur de Inglaterra a la hora de elegir nombre. Su afán creativo hace justicia a esa decisión.Desde la localidad inglesa de Bath, cuatro chicos viven a golpetazo de rock and roll en su más amplio espectro. Bajo el propósito de hacer buena música se han revisado la historia de rock hasta el mínimo detalle. Han decidido huir de clichés y fronteras musicales y poner en práctica cualquier ritmo capaz de acompañar a una buena canción.

Son Ulysses valientes que mezclan riffs pesados con arpegios acústicos y que, contra todo pronóstico, incluyen temas con sonidos caribeños. En su corpus hay ya tres álbumes que dibujan una trayectoria musical que va desde el glam-rock hasta el rock pesado de los setenta y que hace imprevisible cualquier futuro sonido. Son músicos excelentes y divertidos.

Vienen de visita con sus instrumentos el próximo mes de enero: 15  Cangas, Pontevedra; 16 León; 17 Aldeamayor de San Martín, Valladolid; 18 Madrid; 19 Valencia; 20 Barcelona; y 21 Hondarribia.

Lo primero que me sorprende es el nombre, un nombre clásico para una banda moderna. ¿De dónde viene?

Tuvimos uno de esos momentos ‘’necesitamos-un-nombre-ahora-mismo’’. Cerca de nosotros, en una estantería, había una copia del libro de James Joyce. Nos encajaba a la perfección el nombre a muchos niveles, el dolor de conseguir algo artístico en contra de los deseos de las ‘’autoridades’’, el pensamiento interno…

Tras el nombre vinieron las portadas, contextos extraños y surrealistas…

En la anterior a Kill You Again inventamos una película para James Bond con Roger Moore. Everybody’s Strange era una fotografía borrosa que mi bella esposa nos trajo. El último Law and Order está basado en un concepto que tenía, una mezcla de ley y orden de la naturaleza y los problemas del mundo actual. Nuestro amigo Tim Daddio fue el responsable de plasmarlo y quedamos muy contentos con el resultado.

Cuatro chicos de Bath haciendo música que parece proceder de incontables influencias… ¿Cómo se trabajan todas estas ideas?

Yo escribo las canciones y entre todos las terminamos. Tanto Jules, el bajista, como yo, tocamos la batería y por tanto la sección rítmica es la primera fase. Entonces traemos al resto de la banda, Shane y Denny, y las tocamos con ellos. El mundo musical de Ulysses es muy amplio y variado, no somos AC/DC.

Hay una evolución en vuestro sonido a través de los tres álbumes. ¿Nos puedes hablar de ello?

Everybody’s Strange tiene un toque más glam, de alguna manera se nos encasilló en el estilo y no nos importó, incluso nos resultó divertido. Kill You Again se grabó durante una época de tocar mucho en directo y se hicieron muchas demos en distintas épocas, muchos cambios de letras y sobre todo muchas pistas de acompañamiento. Law and Order se gestó con tiempo y mucho trabajo previo, lo que supuso tener una idea muy clara de cómo queríamos que sonara el producto final. Mi intención era la de hacer un disco de rock más sólido que los anteriores.

¿Hay alguna razón o intención en el hecho de que la banda vaya desde el glam-rock hasta un rock más clásico?

No exactamente, creo que hemos pasado de ser más una banda de estudio a una banda de directo aplastante. La idea de Law and Order era capturar algo de esa energía. También nos queríamos alejar un poco de los chiclés del glam, como las palmas, los heys… aunque sin irnos del todo. El siguiente será aún más distinto.

Hablando de diferencias, hay un tema que me ha parecido muy distinto, «Song that Has to Be Sung», tan distinta que hasta canta una chica.

La canción nace de una idea que tenía para guitarra acústica. Pensaba hacer un tema acústico a dúo con Rosalie y convertirla en un rock al estilo de Led Zeppelin IV mezclado con Fleetwood Mac y así resultó exactamente. La hemos tocado en directo y la hemos hecho exactamente como en el disco.

Además, «Yellow Sunshine #1» y «#2». Esta segunda en ritmos caribeños. ¿Exploras esos sonidos también?

Aquí hay dos ideas. Una fue hacer un disco donde todos los temas se llamaran «Yellow Sunshine» pero fuesen diferentes. Pero solo nos dio para dos canciones. La otra era tocar blues y jazz, funk y músicas del mundo, pero solo nos dio para una canción.

Y para terminar el disco revisáis a Black Sabbath en «How Long».

Me encantan Black Sabbath. Quería hacer una línea pesada al estilo de Monster Magnet, también me encanta Led Zepellin IV, como he dicho. Tenía una increíble para el final, así que hicimos dos.

Mario X

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: