Encuentros — 20 enero, 2017 at 12:23

Martin Harley & Daniel Kimbro, “la música moderna ha perdido algo de su honestidad y autenticidad”

El guitarrista galés Martin Harley empezó su carrera discográfica en 2003 con un disco homónimo en el que ya demostraba su maestría con la slide guitar. Tras cinco disco en solitario, en 2015 publicaba un directo junto al contrabajista Daniel Kimbro y ahora repiten con el disco en estudio Static in the Wires (Del Mundo Records). Charlamos con él.

 

¿Cómo nace este disco?

Es la continuación natural de Live at Southern Ground que Daniel y yo hicimos juntos en 2015. Desde entonces hemos hecho muchos conciertos y recorrido muchas salas juntos, cosa que nos ha hecho comprendernos el uno al otro como músicos. Este disco busca mantener la sensación de nuestro directo aunque le hayamos añadido baterías, guitarra eléctrica y algunos pianos, peor las canciones siguen siendo el foco principal de todo.

 

Tu que siempre has estado solo ¿cómo has llevado lo de trabajar con alguien?

Es genial tener una segunda opinión y un socio de confianza a la hora de lanzar ideas. Daniel es un músico más formal y eso mejora mis limitaciones técnicas. A mí me motiva más la composición y plasmar imágenes que el tema técnico y eso hace que formemos juntos una buena sociedad. A veces es bueno tener que argumentar tu punto de vista ante alguien porque te descubre cosas y acabas consiguiendo que el álbum tenga más de tu personalidad.

 

Es evidente que tus influencias vienen de Estados Unidos.

Sí, pero también las hay de otras partes del mundo. Daniel es de Tennessee y yo vengo de un área de Reino Unido que vivió de forma potente el renacer del blues en los años sesenta, así que diría que en Static in the Wires se mezcla lo norteamericano con el folk británico y el blues de los sesenta, sin olvidar algo de country.

 

Pues a mí me parece que sería fácil definiros como dúo de blues.

Sinceramente espero llegar a algo más, algo más amplio aunque está claro que nuestra forma de tocar y entender la música está arraigada en el blues. Si no lo sientes, no lo toques.

 

Oye, vosotros no sois ajenos a una corriente en la que incluyo a Pokey LaFarge, Woody Pines o Luke Winslow King en la que gente joven está mirando mucho hacia el pasado. Más allá de los cincuenta, incluso.

Quizá es porque sentimos que la música moderna ha perdido algo de su honestidad y autenticidad. Creo que la gente se cansa de la música impersonal sobreproducida. Cada 30 o 40 años los sonidos más arenosos y honestos resurgen y se ponen en la superficie durante un tiempo.

 

Para acabar tengo que preguntar a un británico que toca blues con un norteamericano qué tienen en común el Delta del Támesis y el del Mississippi.

Agua (risas). Agua, tío (risas).


Texto:Eduardo Izquierdo

Foto: Martin Holloway

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: