Discomático — 21 Diciembre, 2016 at 20:20

Stolen Rhodes – Bend with the Wind (Autoeditado)

Tras pasar décadas en barbecho el rock sureño atraviesa en estos momentos un repunte tanto a nivel creativo como de nuevas bandas que abanderan el género. No hace falta más que escuchar el reciente directo de unos veteranos como The Outlaws en el que suenan como si hubieran rejuvenecido treinta años o hacer un listado con bandas jóvenes que merecen atención para comprobar esa buena salud de la que goza. Esta formación de Filadelfia viene precedida por su afiliación a esa etiqueta y por haber abierto para antiguos y recientes santos y señas de la cuestión sureña como Lynyrd Skynyrd, Molly Hatchet, Gov’t Mule o Blackberry Smoke pero basta una primera escucha para descartarlo.

Sí, es indudable que poseen ciertos estigmas y algunos dejes comunes al estilo pero rápidamente nos daremos cuenta que esa etiqueta se les queda corta. Su línea argumental va más próxima al rock clásico norteamericano que a otra cosa. En este, su segundo álbum tras Falling off the Edge (2011), apuntan maneras y facturan un muy buen trabajo gracias a la gran labor de su cabeza visible, Matt Pillion. Un tipo capaz de tocar varios instrumentos y de cantar con el estilo y la raza de los grandes vocalistas. Otras de sus características diferenciales es que citan como referentes a bandas contemporáneas como Pearl Jam o a iconos tipo Bruce Springsteen del que, por cierto, incluyen una vibrante revisión de su «Rosalita (Come out Tonight)» así como el uso del saxo. Poco común en formaciones afines al sureño.

Muestran varias caras en este compacto, sean minutos de rotunda exhibición guitarrera y aires de hard rock que quizás soplan más hacia costa británicas que yanquis, «Sunshine Prophet» y la balada  «Save Me» remiten más a la campiña inglesa que a las praderas yanquis o «Nowhere Fast» que parece un descarte de Bad Company,  temas más cercanos a senderos confederados, «Good Time Charlie», «Devil for Above», otros que se acercan a los noventa, «Preachermen», y un par de pequeñas perlitas acústicas de inequívoco sabor bluesy, «Makin’ Money» y «So Long».

Stolen Rhodes son una banda condenada, salvo sorpresa casi improbable, a permanecer en las catacumbas del rock. Furgonetas, pequeños garitos y más sombras que luces pero este Bend with the Wind garantiza conciertos donde el espíritu del rock más ortodoxo se encarnará cada noche para seguir la liturgia iniciada hace ya más de cinco décadas. Lo podremos comprobar en breve en la gira que protagonizarán por escenarios locales.

Manel Celeiro

Foto portada: Mark Weiss

Gira Stolen Rhodes

18 de enero Ourense, Café Cultural Auriense

19 de enero Cangas, Salason

20  de enero A Coruña, Mardi Gras

21 de enero León, Gran Café

22 de enero Aldea Mayor de San Martín, El Zagal

24 de enero Estepona, Louie Louie

25 de enero Sevilla, Sala X

26 de enero Valencia, El Loco Club

27 de enero Barcelona, Rocksound

28 de enero Castellón de la Plana, Veneno Stereo

29 de enero Torredembarra, La Traviesa

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: