Vivos

The Last Vegas, Rocksound (Barcelona)

p8820167chad-guitar

Los de Chicago son el claro ejemplo de banda que teniéndolo todo para triunfar, imagen, sonido, canciones, la dosis justa de comercialidad, se quedó a medio camino. Parecían dispuestos a dar el salto entre la publicación de Whatewer Gets You Off (2009) y Bad Decisions (2011) con el apadrinamiento de Nikki Sixx y la gira como teloneros de Motley Crüe pero al final se han han visto relegados a la escena de los pequeños clubes. Empezaron siendo macarras callejeros emparentados con el punk para evolucionar hasta un hard rock peleón de características sleazys y querencia por los estribillos pegajosos.

En una desapacible noche de martes unas ochenta personas les esperaban en Rocksound. Pero pronto dimos cuenta de que el ambiente se caldearía al comprobar el asalto al tenderete de merchandising antes de que diera inicio el concierto, o sea, audiencia reducida pero agradecida y fan. El quinteto subió algo frío al escenario, son de ese tipo de combos que van ganando músculo con el paso de los minutos, el público empezó a reaccionar y los músicos a desentumecerse, la entrega y la actitud estaban fuera de toda duda, Chad Cherry cantaba con furia y actuaba, bien secundado por el resto de componentes, como si estuviera delante de una multitud.

p8820116last

Basaron el set en su última producción y temas como «White Lies», «Love me Bad», «It Ain’t Easy», «Lucky 13» o «Along for the Ride» restallaron como latigazos ante la unánime y entusiasta aprobación del personal. Tanto que hasta el vocalista se vio obligado a decir que más que un martes parecía una jodida noche de sábado. Sí, hay mucho de L.A. Guns, Motley Crüe y Poison en sus canciones, reinas del lápiz de labios y los pelos cardados, pero a un servidor le conquistan de verdad cuando suenan a unos primerizos Aerosmith, cuando conexionan con Hanoi Rocks y New York Dolls (influencias ineludibles del estilo) o cuando dan rienda suelta a su vena más punk que los emparenta con los D Generation de Jesse Malin. Otra banda, por cierto, que se ha quedado a medias tintas cuando parecía aspirar a las grandes ligas.

No, The Last Vegas no salvaran el rock & roll (eso solo The Dictators lo saben), como muchas otras bandas que pasan por las salas pequeñas, pero ofrecen conciertos muy profesionales, entusiastas y que, en ocasiones, en bastantes ocasiones me atrevería a afirmar, dan mucho más que los de grandes nombres en recintos mayores o festivales. Todo y así no salgo de mi asombro de que en una ciudad como Barcelona y toda su área metropolitana este tipo de bandas no consigan vender más tickets. El eterno misterio de siempre, pero les puedo asegurar una cosa, los que estuvimos lo pasamos fetén.

Manel Celeiro

Fotos: José Antonio Serrano Sabaté

One Comment

  1. ¡Madre mía! ¡Solo 80 asistentes! Que pena. No lo entiendo ya que son un grupazo.
    Miedo tengo, ya que hoy os veo en Gasteiz. Si en todo un Barcelona tan poco público, es probable que aquí estemos dos y el tambor. Y eso que la entrada vale solo 16€

Responder a apunto Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter