Vivos — 3 octubre, 2016 at 17:49

IV Back to School: Los Brazos, The Kleejoss Band, Uncle Sal y Blind Seekers (Ibiza)

 

20160923_ibiza_bts16__0459El festival ibicenco Back to School, que se celebra cada año en Sant Jordi de Ses Salines, ha dado un salto de calidad incuestionable en su cuarta edición. Lo que empezó en 2013 con grupos locales, un equipo de sonido modesto, un escenario sin apenas iluminación y exigua promoción, ha devenido poco a poco en algo mucho más serio, con bandas de ámbito nacional y unas condiciones técnicas a la altura de un gran evento. Sin duda una buena noticia para los sufridos amantes del rock en Ibiza, pero vayamos a lo que interesa.

Con la amenaza de tormenta muy presente, de hecho había estado lloviendo esa misma mañana, la velada de rock empezó puntual a las ocho de la tarde con el trío ibicenco de reciente formación Blind Seekers. Un conjunto que cuenta con tres músicos curtidos en mil batallas y que basó su repertorio en versiones de hard rock, funky y blues de artistas tan dispares como Frank Zappa, Pink Floyd o ZZ Top. No obstante, también hubo espacio para algunos temas de cosecha propia. ‘Funk 1.0’y ‘Too Much to Handle’, ambas compuestas por Ferran Nogués (vocalista y bajista de Blind Seekers) que no desentonaron en absoluto en comparación con el resto. El trío, que completan Antonio Mascaró (guitarra) y Jordi Juan (batería) se despidió del escenario con una revisión del clásico de Kiss ‘Deuce’. Esperemos que tengan continuidad en los próximos años ya que la propuesta del grupo es tan refrescante como auténtica.

20160923_ibiza_bts16__0540         

Tras el buen gusto de boca que dejaron los Seekers llegó el turno de Uncle Sal. Una formación ibicenca que lleva desde 2010 practicando un rock sureño que parece hecho en America. Liderados por el siempre entregado Soulman Sal (voz y guitarra) y secundados por Rock n’ Roll Banker (guitarra), Francis Fastfingers (bajo) y Artimus Gabe (batería); la banda arrancó con ‘Hard Life’, uno de sus nuevos temas para a continuación dar buena cuenta de ‘NYC Blues’,  tal vez uno de los cortes más celebrados y potentes de su primer y único álbum hasta la fecha titulado “Little Cabin Music”. La fiesta continuó con ‘Mississipi State Line’ mientras la muchedumbre iba llenando más y más la plaza de Sant Jordi atraída por la propuesta pantanosa del grupo. La mezcla entre temas nuevos como ‘Precious One’ y temas del álbum como ‘Lazy Magnolia Blues’ siguió siendo la tónica del show y hay que decir que en el ecuador del concierto el ambiente ya era fenomenal y el sonido bastante bueno.

Con ‘R’n’R Brothers’, corte que curiosamente menciona a The Kleejoss Band entre otros miembros de la ‘hermandad’, fueron despidiéndose para finalmente echar el cierre con el rock n’ roll de ‘Down the Line’. Fue en definitiva, otro buen show de rock sureño, otra buena muesca en el revólver de Uncle Sal, y el público lo agradeció dedicándoles una sonora ovación.

No transcurrirían muchos minutos entre que Soulman y compañía abandonaran el escenario y The Kleejoss Band hicieran sonar sus primeros acordes. Quizás esto sea una muestra de lo claro que tienen los maños su sonido, de lo muy profesionales que son,  y es que la banda zaragozana lleva ya un buen número de conciertos a sus espaldas y eso se aprecia desde la primera nota. En la banda militan actualmente Luis Klesier (voz y guitarra), el nuevo fichaje Coco Kin (guitarra) ocupando el lugar de Jorge ‘Reverendo’ Gascón, Guillermo Mata (bajo) y Joss Mayoral (batería).

Abrieron fuego con ‘Ballad of the Working Class Man’ de su anterior álbum ‘Villa Modesta’ y en seguida se pudieron ver las caras de aprobación en muchos de los presentes. “Suenan bien ¿eh?” “Son buenos ¿no?” se comentaba. Su sonido les emparenta con el rock tradicional americano, recuerda a formaciones clásicas como The Black Crowes, Free y artistas como John Mellencamp, Rod Stewart o Tom Petty. Lo cual no puede ser más que sinónimo de sencillez, tradición, calidad y buen gusto. El estilo festivo de las composiciones era exactamente lo que pedía la noche y temas como ‘Plasticland’, con sus preciosistas arreglos de guitarra y la potente ‘The Wire Walkers’, que perfectamente podrían haber firmado los hermanos Robinson, siguieron caldeando un ambiente cada vez más rockero. La celebración continuó con ‘J.Barbus & Mr.Catfish’, un auténtico trallazo hard rockero que cedió el testigo a ‘Bang bang’ y con esta última otra vez la esencia de las barbas más célebres de Texas sobrevoló  la zona.

Sin embargo lo mejor de su actuación estaba por llegar; ‘River Sound Unleashed’, corte que también da título al su último disco, desató sobre los presentes una auténtica tormenta musical en forma de balada. Alrededor de ocho minutos en los cuales la gran voz de Luis klesier y los solos ‘estilo Gilmore’ llevaron al respetable a nuevas dimensiones. ‘Ode to the Naiads’ fue otro de los grandes momentos, un sencillo perfecto que sonaría más en las radios si el negocio de la música no estuviera tan podrido. Lamentablemente el show de los maños iba a acabar precipitadamente y de mala manera debido a un fallo que no sabría muy bien a quien atribuir. El caso es que The Kleejoss se encontraban a mitad de ‘Villa Modesta’ cuando aparecieron unos percusionistas a pie de calle, en realidad estaban en el programa, que les obligaron a cortar de raíz su actuación sin tan siquiera poder despedirse. Honestamente, tener que dar por finalizado un concierto de esta manera me parece una canallada. Ninguna banda merece algo así y mucho menos una tan buena como The Kleejoss Band.

A muchos de los presentes esto nos dejó un sabor agridulce, aunque la sensación no tardaría en desvanecerse cuando Los Brazos entraron en escena unos 20 minutos después. Para entonces la tormenta ya no andaba muy lejos y más de uno se fue a ponerse a resguardo ante la inminente tromba de agua que se avecinaba. Sin embargo, la mayoría no prestamos mucha atención a las nubes negras cargadas de lluvia y electricidad que se aproximaban  de espaldas al público. Lo verdaderamente interesante era lo que acontecía en el escenario.

Volviendo a lo puramente musical hay que decir que Los Brazos son un gran grupo, unos instrumentistas de gran nivel que mezclan sin ningún pudor rock, blues, boogie y un sinfín de estilos al más puro estilo americano. No lo tenían nada fácil después del recital de The Kleejos pero justificaron con creces que les correspondiera el honor de cerrar el festival.

 

 

Los bilbaínos presentaban ‘Gas’ por primera vez ante el público ibicenco, si bien ya nos habían visitado el año pasado cuando el disco no estaba aún en el mercado y eso se notó en el volumen de canciones que interpretaron del mismo. La magnífica ‘Fearless Woman’ fue la encargada de abrir el concierto y convencer al personal de que valía la pena desafiar a los elementos. Desde el principio se les vio muy animados y con ganas de comerse el escenario y esa sensación persistió en cortes como la adictiva ‘What Should I’ve’ o ‘Randall’, esta última también de su  LP más reciente.

Los lentos acordes de ‘Tales’ llenaron la plaza y sus bellos siete minutos pasaron en un suspiro para devenir en la tralla de ‘Have Mercy’, sin prisioneros como diría el malogrado Jaco Pastorius. He de decir que de la banda me sorprendieron muy gratamente William Gutiérrez y su perfecto dominio de la Telecaster y Txemi Gándara, un bajista de sonido claro, contundente y muy enérgico. Ambos apoyados en todo momento por la sólida ejecución de Alberto Chamorro tras los parches.

20160923_ibiza_bts16__2427

Los Brazos siguieron combinando con acierto temas de sus dos últimos álbumes hasta llegar a la parte final del evento con la rockera ‘Boggie’ y la inmortal  ‘Free Bird’ de los míticos Lynyrd Skynyrd. Durante esta última, la tan temida lluvia hizo acto de presencia y provocó una situación curiosa. Los técnicos empezaron a desmontar antes de que la banda terminara y el caos se apoderó de del lugar. Tampoco Los Brazos tuvieron la despedida que merecía su gran concierto y no pudieron completar el repertorio que tenían previsto, pero esta vez la sensación fue diferente. El público se dispersó rápidamente en todas direcciones en busca de refugio y se dio por finalizada oficialmente la cuarta edición del festival Back to School. Un certamen al alza por otra parte, que esperemos que nos depare en futuras ediciones al menos tanta buena música como en esta. Aunque no será nada sencillo en absoluto.

Al ser Ibiza un lugar en el cual a veces el nombre del rock se usa de forma errónea, donde a menudo hay más postureo que verdadero amor por este estilo, se agradecen enormemente  iniciativas tan auténticas como esta.  Por otra parte la combinación de bandas de fuera con bandas locales es una fórmula ganadora y el apostar por ‘hombres’ en vez de por ‘nombres’ es otro acierto. En resumiedas cuentas ¡larga vida al Back to School!

Texto: Christian Roig

Fotos: Andrés Iglesias – Uncle Sal (2), The Kleejooss Band y Los Brazos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: