Encuentros — 6 junio, 2016 at 16:23

The Kenneth Brian Band, la soledad no te lleva lejos…

KENNETH BRIAN

Todavía reciente la noticia del aplazamiento de su gira europea para el próximo 2017 publicamos la entrevista completa que realizamos con Kenneth a raíz del lanzamiento de su más reciente disco, el E.P. Blackbird y del anuncio de la citada gira. La obra anterior, Welcome to Alabama, y la numerosa nómina de músicos de pedigrí que lo respaldaba ya dejaba claro que no era un cualquiera. Las canciones así lo demostraban en un álbum a caballo entre el rock de raíces y el sonido sureño que los llevo a girar sin descanso por su país natal acompañando a Lucinda Williams. Esperemos que esas fechas se reprogramen lo antes posible. Sera todo un lujo poder verlo por aquí.

Tu primer álbum, Welcome to Alabama tuvo éxito. ¿Esperabas una recepción tan entusiasta?

Nos sentimos muy orgullosos del álbum y teníamos la esperanza de que sería bien recibido, pero, definitivamente, ha llegado mucho más lejos de lo que jamás hubiéramos imaginado. Mucho en eso tiene que ver Lucinda Williams que nos ha ayudado mucho.

De Lucinda hablamos luego si te parece…En el aparecían numerosos invitados, Randall Bramblett, Jason Isbell, David Hood, Bonnie Bramlett y otros… ¿Cuál fue su influencia en el resultado final del disco?

Fue una gran experiencia trabajar con todos ellos. Jason se acercó a Decatur, lo pasamos bien y grabamos esa pista de manera fácil. Él es un gran escritor e intérprete. Estoy muy feliz por su éxito reciente, se merece cada pedacito de el. Siempre es un placer trabajar con Bonnie, una de las más grandes cantantes que han existido. Randall es un músico increíble. David Hood probablemente tuvo una mayor influencia en las canciones en que tocó. Empastó la sección rítmica a cal y canto. Todos ellos habían trabajado antes con nuestro productor, Johnny Sandlin,  antes y fuimos como una gran familia.

Era un disco muy fresco, que traía nuevos aires al rock sureño y la música de raíces. ¿De qué manera compones? ¿Te marcas límites o dejas que la inspiración fluya?

Cuando escribo, dejo que la canción vaya donde quiera. No me preocupo por tratar de encajarla en un género o estilo. Las canciones tienen vida propia y hay que dejarlas libres. Sea más rock n roll, blues o country. Crecí tocando country y luego me metí en el rock pero también estuve rodeado del blues hecho en el sur y soy asimismo un gran fan del jazz, especialmente del bebop. Que deja fluir sus acordes y estructura con completa libertad. Las canciones son como un retrato del momento, tienes que dejar salir de tu interior lo que ellas demanden.

La grabación os llevó a abrir para Lucinda Williams en su apretado calendario norteamericano. ¿Qué significó para ti ser elegido y que habéis aprendido del negocio musical en esas giras?

Supuso mucho que Lucinda nos pidiera que saliéramos a la carretera con ella. No fue a través de un sello discográfico o un acuerdo comercial, ella vino a vernos tocar en Hollywood, le gustamos y  dijo “os venís conmigo de gira”.  Ella cada noche encendía nuestra antorcha, le decía a la gente lo mucho que le gustaban nuestras canciones y que creía en nosotros.  Como compositor no se puede pedir un elogio más grande. Ella es, en mi opinión, uno de los mejores compositores y artistas que han pisado la tierra. Así que salíamos y lo dábamos todo cada noche y nos encontramos con una gran respuesta por parte de todos sus fans.

Bufff….hemos aprendido mucho sobre el negocio y la manera en que funcionan estas grandes giras. Compartir momentos con los técnicos y los pipas fue de lo mejor durante esos meses. Ver su profesionalidad, su dedicación y sus juergas ha sido una gran experiencia. Como cualquier otra cosa en la vida, trabajar en equipo es lo mejor. La soledad no te puede llevar muy lejos.

Tienes nuevo disco, el E.P. Blackbird. Ha pasado mucho tiempo entre una y otra grabación. ¿A qué es debido?

La principal razón es el largo tiempo que llevamos en la carretera. Las teníamos grabadas pero decidí volver a trabajar en ellas en beneficio de las canciones. Eso supuso más tiempo pero creo sinceramente que tomé la decisión correcta.

Lo habéis registrado en casa, en Decatour. ¿Por qué habéis decidido grabarlo allí?

Bueno, yo me críe en el norte de Florida, cerca de Gainesville, de donde venían muchas bandas de rock sureño en sus días de apogeo. Cuando vivía en Nashville siempre iba a Decatour con mi batería de entonces, Richard Deimer, para escapar de la ciudad. Me sentía más en casa. Mi amigo Travis Stephens se unió a la banda y ahí es donde todo esto empezó. Descubrí que uno de mis productores favoritos, Johnny Sandlin, que había trabajado con los Allman Brothers vivía en Decatur. Fui a verlo y terminamos charlando durante horas. Fue una conexión instantánea y profunda. Elegí hacer el álbum con Johnny allí mismo, en Decatur. Es un buen estudio y fuimos allí, junto a la granja, para ensayar y hacer al preproducción. Fue un ajuste perfecto. Su ingeniero Jeremy Stephens es uno de los mejores con los que he trabajado. De ahí han salido Welcome to Alabama y Blackbird. Y también Between Someday and Never de Travis y Rain on the Piano de Lillie Mae Rische. No se necesita un estudio de gran lujo para hacer buenos discos. La gente hace los discos, no las máquinas.

Es un poco diferente al anterior. Hay canciones muy rock y otras con sonido algo diferente como «Vultures»… ¿Abrirás nuevos horizontes musicales en un futuro?

En mi opinión es un poco más duro que Welcome To Alabama, más basado en las guitarras. No todas las canciones van en la msima dirección pero todo acaba por encajar. La que citas tomó su personalidad de los teclados de nuestro difunto amigo Ikey Owens (Mars Volta, Jack White) que aportaron nueva leña al fuego. Él estaba en la banda de Jack White con mi novia en ese momento, Lillie Mae Rische, nos reunimos en casa de Jack y enseguida congeniamos. Me ha influido mucho, tanto musicalmente como a nivel personal, y le echaré de menos. Pero estoy agradecido por todo el tiempo que pudimos pasar juntos. En cuanto a los nuevos horizontes pues estamos abiertos de espíritu y mente, veremos donde nos lleva, no hay barreras…

La pieza instrumental «Ponderosa Breakdown» me ha llamado la atención. Es muy stoner, suena como grabada en el desierto por bandas como Kyuss o Masters of Reality… ¿Qué piensas de ello? ¿Te gusta el género? ¿Has escuchado alguna banda del estilo?

La escribí cuando vivía en Texas. Y va sobre mantenerse sobrio así que la influencia del stoner debía estar fuera, mirando por la ventana (Risas). La melodía se me ocurrió a tramos en varios meses. No estoy muy familiarizado con ninguna de esas bandas pero quizás tiene ese aire libre y brillante del desierto. También en que nos gusta llegar y darle duro a los amplis con un sonido algo saturado…Pude ver de qué manera iba a plasmarla musicalmente. Definitivamente influenciado por Allman Brothers y Dickey Betts Great Southern. Y también por John Coltrane, a quien esos días escuchaba mucho.

¿Hay planes para un nuevo álbum completo?

Sí, de hecho ya está casi finalizado. Tenemos trece canciones grabadas en Hollywood con el productor David Bianco y creo, aunque suene a tópico, que es lo mejor que hemos hecho nunca. Lucinda y su mánager (Tom Overby) nos presentaron a David y todo fue rodado. Junto a Travis, mi compañero de fechorías desde el principio, tuvimos a la sección de ritmo de Lucinda (Butch Norton y David Sutton) en algunas de las canciones, también a Steve Ferrone (Tom Petty) y Brandon Owens. Tiene elementos de los dos, Welcome y Blackbird, pero también un toque distinto y con personalidad propia. Esperemos que ya esté editado cuando lleguemos a Europa.

A eso vamos para terminar… ¿Has estado antes en Europa?

Estuve de gira una vez, pero fue hace mucho, mucho tiempo. Me gustó, poder ver países nuevos y culturas diferentes, además las audiencias fueron increíbles. Me da la sensación de que hay una afición más profunda hacia la música en Europa, que profundizáis e investigáis hasta llegar al fondo de las canciones. Creo que más que en Norteamérica.

En cuanto a los conciertos pues no tengas duda de que nos vamos a dejar la piel cada una de las noches y poner todo nuestro corazón en la música. Eso te lo puedo garantizar. Estamos ansiosos por hacer las maletas y llevar nuestras canciones a Europa.

Manel Celeiro

Foto: Tamarind Free Jones

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: