Encuentros — 4 junio, 2016 at 18:05

Mike Farris, el espíritu de la música

 

Mike Farris & the Roseland Rhythm Revue, Kafe Antzokia, Bilbao, 11/X/2010. Foto por Dena Flows

(Mike Farris & the Roseland Rhythm Revue, Kafe Antzokia, Bilbao, 11/X/2010. Foto por Dena Flows)

Lo decía un amigo a las puertas del Sant Jordi antes de ver la nueva ‘resurrección’ de Queen: “Ya mismo habrán pasado veinte años de muchas cosas”. Vaya que sí. Entre nostalgia y una mezcla de alegría y tristeza por los años que ya son parte del pasado, recuerdo que ya han corrido veintidós veranos desde que escuché por primera vez el refrescante debut de Screamin’ Cheetah Wheelies. Sigo retrocediendo y son catorce los veranos que han pasado desde que vi a Mike Farris por primera vez en vivo y pude conocerle en persona.

De ahí en adelante, el primer tour solista por España, el histórico concierto de los Wheelies en Azkena, la redención y posterior salvación/ protección divina, el cambio estilístico respecto al dolorosamente bello Goodnight Sun (su ya lejano disco debut solista), el reconocimiento a su talento en su país natal, más giras hispanas… Como suele decirse, “él ya no es el mismo, pero yo tampoco”.

Aunque una cosa sí es la misma, o un par: su talento para engendrar música excitante y el poder natural de su voz. Esas dos cosas siguen siendo marca registrada de la casa. Ya sea revisando gospel, blues, dixieland o funk al más viejo estilo. Mike Farris vuelve a España, trae consigo nuevo álbum bajo el brazo (Shine, un disco que gana con las escuchas) y viene acompañado por el ‘full equip’, es decir, la Roseland Rhythm Revue. Promete conciertos de más de dos horas con descanso incluido. Las citas prometen ser grandes, muy grandes. Apunten en las agendas: 3 de junio en Pamplona, 4 en Santiago de Compostela, 7 en Valencia, 8 en Murcia, 9 en Barcelona, 10 en Madrid y 11 en Bilbao. Bienvenido de nuevo, amigo.

 

Finalmente te has hecho con un Grammy. ¿Lo esperabas desde hacía tiempo? Recuerdo cuando hablamos de la gran respuesta que estaba obteniendo Salvation In Lights, el giro que había dado tu carrera, pero esto es otra cosa.

Lo del GRAMMY ha sido sorprendente. Me encuentro más ocupado que nunca y nos está abriendo muchas puertas. Es un reconocimiento increíble, aunque no la meta definitiva. Todavía tenemos mucho trabajo por hacer. Ganar ese premio me da luz verde para explorar otros sonidos más profundos, también la posibilidad de ir en una dirección más acústica dentro de los sonidos soul, algo parecido al material de Bill Withers. Nadie sabe qué va a suceder a ciencia cierta, pero es excitante gozar de esa libertad.

¿Haces de esto un trabajo a tiempo completo?

Sí. Me siento bendecido por el hecho de poder alimentar a mi familia a través de la música.

¿Cuántas cosas han cambiado para ti en los últimos diez años?

Muchísimas cosas. Perdimos a Rose (McGathy, manager y amiga de Mike -nda-) justo después de que Salvation In Lights se pusiese a la venta, tuve una operación de espalda, me limpié y rehabilité para estar sobrio (de nuevo), nuestro hijo Christian se graduó en la escuela superior y está ahora en la universidad, estoy girando más de lo que lo he hecho nunca… Vamos, me mantengo muy ocupado. Creo que lo más grande de todo es mantenerme limpio y sobrio, pues nos ha dado a mí y a mi familia mucha más cordura.

maxresdefault

Durante años fuiste un secreto para unos cuantos fans. Aunque sabíamos de sobra hasta donde podía llegar tu voz, tu aptitud para escribir grandes canciones… Todo era cuestión de tiempo y ya ha llegado. Estoy muy feliz por ti.

Gracias. La mejor parte de ganar el grammy era el sentimiento de que lo aceptaba en representación de toda esa gente que me ha apoyado en las subidas y las bajadas, en los mejores y en los peores momentos. Hablo de los que compraron un ticket, los que creyeron en mí cuando yo no lo hacía, los que ayudaron a que siguiera componiendo y haciendo discos. ¡Todos ganamos esa noche!

Hablando de Shine, da la sensación de que es un disco más funky, más en la tradición de los últimos años en New Orleans. ¿Era esta la idea original?

Siempre encaro un álbum con ciertas ideas y expectativas, pero también aceptando que el proyecto puede acabar siendo algo muy diferente a lo que tenía planeado originalmente. En eso Shine no es una excepción. Tenía ideas primarias de cómo debía desarrollarse el trabajo, pero creció con vida propia, desde el momento en el que aparecieron los músicos hasta el punto de la mezcla final. Es un proceso excitante.

Nos conocimos hace casi catorce años en Nashville. Entonces estabas preparando un álbum con los miembros de Double Trouble, la banda de Stevie Ray Vaughan, y Goodnight Sun tan siquiera estaba a la venta. Qué rápido marcha todo, ¿verdad?

Demasiado rápido a veces. Me hubiese encantado que el álbum con Double Trouble se hubiese materializado.

Precisamente este año marca el 20 aniversario de Magnolia. Este disco fue muy importante para muchos de nosotros. ¿Te gustaría hacer algo especial en conmemoración a su edición?

No tenía ni idea de que habían pasado ya 20 años. Quizás algún show en alguna parte. Hacer que las canciones sonasen mejor que en el disco sería la única cosa en la que estaría interesado.

¿Estás en contacto con el resto de miembros de los Wheelies? No sé si todavía lo hacen, pero hace cosa de seis años salieron a la carretera con el nombre de la banda. ¿Cual fue tu sentimiento acerca de ese asunto?

En primer lugar, se de Terry (Thomas) de tanto en tanto. Del resto de muchachos, no demasiado. Al principio intentamos mantener la amistad, pero resultó ser demasiado difícil. En cuanto a la banda con otro cantante, pensé que era una pérdida de tiempo.

¿Qué podemos esperar del inminente tour en España?

Traigo una gran banda, incluyendo a mis chicas, para intentar ofrecer un show en el que toda la audiencia aprecie la vida mejor de lo que lo hacía cuando entró. Esa es siempre la meta.

Texto: SERGIO MARTOS

Foto: http://denaflows.com/galerias-de-fotos-de-conciertos/m/mike-farris/

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: