Encuentros — 12 mayo, 2016 at 12:14

Sr. Chinarro, “la edad solo importa estéticamente”

Sr Chinarro baja

Antonio Luque está de enhorabuena: estrena etapa en El Segell del Primavera con disco nuevo bajo el brazo, está de lleno en la gira de presentación, y ha escrito un libro (o varios), ha tenido un hijo, y quién sabe si ha plantado un árbol. Aún y así, hay gente a la que cuesta llegar con tan sólo palabras, y Antonio, con su barba canosa, su semblante serio, y siempre de aquí para allá con su música, se muestra más productivo con sus canciones que con sus palabras. Está tan acostumbrado al doble sentido en las letras de sus canciones, que parece haber levantado un muro entre su particular forma de ver el mundo y su apreciación de las cosas, con la forma de expresarlas.

Entre mareo y mareo, idas y venidas, y más de un intento fallido, por fin consigo cruzar unas palabras con él sobre su último disco, pero que saben sólo a eso: a escuetas palabras. En cualquier caso, le deseamos suerte en esta nueva aventura que comienza con El Progreso, su 17º elepé producido por J. de Los Planetas y con la maravillosa participación de Soleá Morente.

El Progreso es tu 21ª grabación. ¿Eres muy creativo, o hay que ser muy productivo para sobrevivir en el mundo de la música? ¿Te da miedo que llegue el momento en que sientas que ya lo has dicho todo?

No creo ni que exista un todo. Si existiera no creo que pudiera decirse. Y si se pudiera no me gustaría ser yo quien lo lograra. Destripar misterios es feo.

Empezaste Sr. Chinarro grabando en New Jersey, y ahora editas con El Segell del Primavera… ¿esto no es hacer las cosas en orden inverso?

No entiendo de órdenes, y menos de este que hablas. Empecé en un pueblo andaluz de extrarradio y acabo en Cataluña. Quizá esto te parezca más normal.

Sobre el disco, Efectos Especialeshabla sobre la autenticidad, desprenderse del envoltorio e ir en busca de la esencia; los hechos por encima de la palabrería. ¿De dónde surge la idea? ¿De la edad, tal vez?

No. Siempre me ha parecido que hay truco, sobre todo en las esencias y en las éticas. La edad solo importa estéticamente.

La Ciudad Provisionalparece un homenaje con doble filo a Sevilla.¿Es provisional porque no te gusta quedarte mucho tiempo seguido?

Todas las ciudades son provisionales. Desde pequeño las ruinas de Itálica son mi lugar favorito de Sevilla. Solo la vocación provisional de las fiestas indica la existencia de algo duradero en nuestra civilización. La letra trata sobre esa paradoja, más o menos.

La Fiebre del Oro, sin embargo, parece algo más que un homenaje a Morricone. ¿De qué trata? Por frases como del lado de las piedras que no sirven para nada, parece que hables sobre la especulación mobiliaria. 

Así es. Del oro, en general. No me gusta explicar las letras. Si quisiera hacerlas más comprensibles las haría. O lo intentaría, al menos. La mayoría de nuestras ambiciones es del todo absurda.

¿Qué castigo no se levanta Antonio Luque?

Nadie se libra aquí de la educación judeocristiana. Es un sufrimiento permanente.

Sr Chinarro baja2

Fase Lunáticaes una de mis favoritas, pero tampoco sé de qué trata. ¿Me lo cuentas?

No, lo siento. ¿Si te gusta así, para qué cambiar tu relación con ella?

El Progreso, con Soleá Morente y coescrita con J., ¿cómo surgió? A raíz de lo que leí en una entrevista tuya pasada en El País, por la letra, ¿significa que has hecho las paces con el amor y el sexo?

No sé lo que dije para El País. Esa canción y otras del disco sugieren que la primera guerra que debe terminar es la de los sexos. No se puede pretender construir un país en paz donde un gran porcentaje de los hogares vive en guerra (o con solitarios). Por no hablar de las comunidades de vecinos.

Walden: ¿te ves viviendo como Thoreau, o sólo si te acompañan?

Incluso a solas, sí.

Aviador Dro, Ilegalesdespués Sonic Youth, The Cure… ¿Qué queda de ellos en tu música, y cuáles son tus influencias actuales?

Ojalá que mucho. Sigo escuchando nuevos grupos, que me recuerdan que hay una historia. Me gustan Cloud Nothings, Dirty Beaches, Ariel Pink… Muchísimos. Y en los nuevos escucho también a los de hace veinte años. Nada cambia demasiado, pero está bien seguir adelante.

¿De cuál de todos estos discos te sientes más orgulloso? ¿Cuál es la niña de tus ojos?

Cobre cuanto antes. El mensaje principal no caduca. Hay algo en nuestro país que es inmutable.

¿Te costó más escribir Exitus, o terminar de leer Moby Dick?

Por el estilo. Escribir una novela fue una locura. Me da miedo volver a intentarlo.

Marchito Azar Verdiblanco (Ed. Libros del K.O.) me recuerda a Fiebre en las gradas (Ed. Anagrama) de Nick Hornby. ¿Cómo es tu relación actual con el fútbol?

Me han dicho esto varias veces. No he leído a Hornby. A ver si me acuerdo. Me gusta escucharlo en la radio. No puedo ir al Benito Villamarín. Lo que hagan los demás equipos me trae sin cuidado.

Antonio Luque es músico, escritor y padre. ¿Cuál de las tres facetas es la más complicada?

Padre, porque es difícil recibir y asimilar tantas lecciones como recibo de mi hijo.

Siempre me gusta terminar con la recomendación de un disco y un libro por parte del artista.

Me parece estupendo. Pues Walden y El Progreso, sin ir más lejos.

 

Texto: Borja Figuerola

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: