Encuentros — 16 mayo, 2016 at 11:18

Joserra Rodrigo, pasión no es una palabra ordinaria.

10175007_10203275709684569_9143504939908530500_n

En la prensa especializada solemos dar voz a los músicos, a los promotores, a los productores. Es de ellos de quienes los melómanos quieren saber cosas. En escasas ocasiones se da la palabra a los fans. Uno de los puntales claves del maravilloso mundo de la música. Joserra es uno de ellos, uno de los nuestros. Predicando la fe en el rock desde mil púlpitos diferentes. Su blog, rockanrodriland.blogspot.com, es una de las bitácoras de obligada visita para muchos en busca de esa ilusión por la vida. Pero esa pasión le ha llevado a dar el salto y pasar a la acción. Desde hace tiempo está metido en la organización de diversos eventos culturales relacionados con la música. El último la recreación de la magia de la despedida de The Band en un pequeño, y precioso, pueblo de Burgos a la que esta Ruta presta su apoyo. Escuchemos sus palabras.

Preséntate un poco hombre. ¿Cómo te definirías ante aquellos que no te conocen? ¿Tan importante es la música en tú vida?

Un apasionado de las canciones buenas de rock & roll, de soul, el country, el gospel, el folk, el blues, el fado o el flamenco, etc., me da igual la etiqueta: todo aquello que pueda emocionar derivado de esa increíble tradición que nació en la vieja América y que luego se transformó en cultura popular con Elvis y, años más tarde, en la joven Gran Bretaña de los sesenta, gracias a unos niñatos de Liverpool y, para rematarlo, se le dotó de cerebro y contenido en Nueva York por culpa de un minesotarra al que adoro.

Aparte, un enamorado de compartir dicha pasión con el resto de la gente que esté dispuesta a disfrutarlo, bien mediante mi blog, con mis compañeros del Exile Magazine, en las redes, la radio o donde haga falta.

Y, decirte, que sin música no podría vivir, el porcentaje de tiempo en que pienso en canciones, discos, artistas, conciertos, tanto de día como soñando, es, en mi caso, para hacérselo mirar.

Lo dicho. Llevas un blog con muchos seguidores, has hecho radio, mantienes una intensa actividad en redes y andas detrás de un montón de proyectos: das charlas, organizas conciertos,  te metes en promover ediciones de discos y así podríamos seguir… ¿de dónde sacas el tiempo, la ilusión, las ganas?

A lo inevitable no se le pueden poner barreras aunque va haciendo su mella con la edad tomarse la música como una ópera wagneriana. Compartir la experiencia personal musical tiene muchas formas de interpretarse en mi caso pero te las resumo en, de nuevo, una terapia inevitable y un refugio contra la tormenta. Me siento en casa hablando de música.

Con ella sigo siendo aquel chaval que temblaba escuchando Hard Rain y que ha descubierto, gracias a él, tantas cosas, incluso una filosofía de vida, unas creencias, una forma de ser, querer y respetar.

Las ganas se renuevan conociendo a muchos y  generosos amigos en el camino, sean músicos, aficionados o periodistas a los que se les eriza la piel por lo mismo que a mí. No hay como compartir ese feeling!

Passion is no ordinary Word es una de tus citas favoritas. Imagino que viene de la canción de del mismo título de Graham Parker. Obviamente puede reflejar toda una filosofía de vida…

Claro que si, se la tome prestada al gran Graham, ya que es de mis poetas de la Fender favoritos y porque expresa muy bien lo que siento cuando veo las formas tan trilladas de transmitir el gusto por los discos y las canciones.

Falta pasión, sobra trámite, frialdad y postureo y a mí me gusta ver parte de la persona que escribe en su descripción de las canciones, su experiencia vital, que aunque sea única e intransferible, hace querer sacar de la balda ese disco o ir a la tienda a comprarlo. También me gusta la exageración porque si cuando escuchas, por ejemplo It´s Too late To Stop Now de Van The Man no te parece el mejor directo de la historia, apaga y vámonos… (Aunque sé que hay otros igual de buenos)

Y, por supuesto, es una filosofía de vida y de paso te comento en primicia que dicha frase traducida será el titulo de un libro que tengo ya acabado sobre rock y pasión.

La pasión no es palabra cualquiera y eso en música si se omite da mucho el cante. Los Ramones lo daban todo en dos minutos, aquello no estaba calculado, aquello brotaba porque había pasión.

Bueno, vamos al turrón. ¿Cómo nace la idea y el proyecto El último Vals en Frías? En el 2013 ya llevaste allí el Rust Fest. Ese evento anual de fans del gran Neil Young.

La idea de un tributo al concierto más bellamente pasado a celuloide por Martin Scorsese es algo que concebí como un sueño y en forma de carta a los reyes magos.

Es cierto, que tras la gran acogida del IV Rust Fest sobre Neil Young por parte de los ciudadanos de la pequeña y bellísima ciudad medieval burgalesa de Frías -la más pequeña de España- en la que tengo lazos familiares y veraneo desde niño y de la que me siento tanto como de Bilbao, el tema estaba en el aire y han pasado tres años desde entonces porque estas cosas tan amateur requieren mucho esfuerzo y espaciarlas en el tiempo.

El hecho de no ser una edición sino algo nuevo me ilusionaba muchísimo porque no me gustan nada los clubs de fans en general y las normas y reglas o quizás, quería hacerlo a mi manera, también es verdad, como decía Sinatra.

Quería que esta vez que Rick, Levon y Richard nos sonrieran desde el cielo ese primer fin de semana de julio porque vean que ahí no sólo hay un tributo hacia ellos, que lo tienen bien merecido, sino que se demuestre que hay bandas en este país y en otros, caso Danny & The Champions, que tienen canciones que combinadas con las de los artistas de la década de oro del Vals, es decir los setenta, tienen un nivel altísimo de compromiso con esa herencia, sin ser copycats, es decir generando nuevas canciones para el canon.

Y no poner barreras, cada cual estoy seguro que sabrá hacer su tributo al Vals de la manera más emocionante porque son todas bandas que aparte de muy buenas son amigas. Dato fundamental si quieres hacer algo que funcione.

Y Frías es un lugar muy acogedor y muy Big Pink, el tipo de media montaña, el paisaje, el Ebro todavía no muy ancho que baja ligero,  ese sentimiento country que tiene, esos enclaves, ese castillo roquero, esa gente tan amable…en fin que me emociono con sólo pensar cómo encaja todo.

Imagino que la colaboración del consistorio y de los habitantes del pueblo es fundamental…

Clave y más con la nueva Corporación tras las últimas elecciones, más abierta y colaboradora, también porque vieron que el Rust Fest funcionó a la hora de juntar a todo el pueblo para trabajar por ello. Te cuento una anécdota, el gran Edi Clavo de Gabinete que fue al Rust Fest, me dijo que nunca había tocado y estado en un sitio tan bello y mira que Gabinete Caligari ha tocado en sitios increíbles. Con decirte que tocaron en el cuartel que hice la mili te digo todo… (Risas)

La Asociación de Amas de Casa Luna prepara un backstage con viandas que para sí quisieran Sus Satánicas Majestades. Es un pueblo bello, en la lista de los Pueblos Más Bonitos de España y con gente generosa., abierta, alegre y roquera.

Y por supuesto La Asociación de Amigos de Frías, que organiza desde hace muchas décadas actividades culturales de nivel y que es veterana y asume la organización del evento con equipos de trabajo de voluntarios ejemplares.

Y la respuesta del personal estupenda. Parece que ya están los alojamientos al completo o cerca de completarse y la venta de abonos va a un ritmo estupendo…

El gran problema es el alojamiento y oferta hostelera- imagina en un lugar  que tiene 265 habitantes- Como lo hemos lanzado desde otoño,  ahora existen sólo dos alternativas: el Albergue de Quintana Martin Galíndez a 7 km y una zona de acampada municipal dotada de vestuarios y baños en el campo de fútbol, aparte de un parking para auto caravanas. Son buenas alternativas. Es pleno verano y el día es largo.

El que quiera cama y hostal podrá intentarlo en los siguientes pueblos relativamente cercanos Trespaderne, Oña, Medina de Pomar, Villarcayo,  ya que las casas rurales del Valle de Tobalina donde está enclavada Frías,  están ya todas ocupadas. Pero yo no me lo perdería…

En cuanto a la venta de bonos: llevamos 400  vendidos en un mes de venta anticipada a un precio que considero muy bueno 25 €, por dos días de conciertos (9 bandas)  en el Patio Armas del Castillo. Un enclave de ensueño por su acústica e historia. El limite son 700, por lo que esperamos llegar a esa cifra para que el festival pueda tener todos los detalles que suponen que de maravilloso pase a ser excepcional y podamos alquilar unas lámparas de lágrimas como las del Winterland… (Risas) No hay entrada de día para fidelizar y contribuir a que la gente disfrute del Vals completo y de todas sus bandas.

El elenco de bandas es excelente. ¿Cuál fue el criterio para escogerlas?

Amistad con ellos, compartir pasión por el Vals  y que tengan su sentido con el espíritu de esa tradición del rock más clásico . Y sobre todo su generosidad. Fue importantísima la experiencia dos años consecutivos en Bilbao de un tributo a The Band en el ciclo Izar & Star realizado parte de los getxotarras y favoritos The Fakeband, algo difícil de describir con palabras y que en Frías se va a vivir, mejorado a la excelencia, con invitados del resto de bandas, el sábado 2 de julio. También mi amistad con Danny “Champ” Wilson ya que soy viejo fan desde su infravalorada banda con su hermano Julian, Gran Drive y adoro su directo y los discos de Danny & The Champions porque creo que podían haber estado en The Last Waltz por calidad y soul. Ellos harán su propio homenaje con algunas covers aunque su setlist ya es de infarto.

Las otras bandas por muchas razones: Bantastic Fand son unos tipos maravillosos con dos discos de lo mejor de nuestro rollo que se ha publicado y se vienen desde Cartagena, como los veteranos y magníficos La Gran Esperanza Blanca que vienen a hacer su folk americano en lengua cervantina desde Valencia.

Los de la tierra burgalesa y súper alegres Zimmerband, el pelotazo southern rock de los Still River con un minesotarra a las voces  y los más jóvenes como Frank, Copernicus Dream o los Walnut cuyo cantante es la reencarnación de Levon Helm.

Y casi todas se presentan con disco nuevo bajo el brazo. Otro atractivo más añadido, ¿no?

Es curioso pero casi todas salvo Fakeband, que dejarán seguramente la publicación de lo que será su tercer trabajo, que está por grabar,  para el 2017. Hasta los Champs sacarán disco nuevo antes del Vals de Frías. Las que no tienen nada publicado lo harán este año: Los Zimmerband con una sorpresa muy grata y los Walnut & Co. en un producción de mi sello imaginario Crazy Chester, en la que me quiero meter, porque les considero como si fueran mis hijos y son demasiado buenos para que todavía no tengan nada en el mercado (eran los antes llamados The Basement Tapes, con ese nombre queda todo dicho) En el festi tenemos que apoyarles y comprarles su merchandising a todos porque son de oro y lo merecen, ahorremos todos para de Frías llevarnos aparte de morcillas, todos sus discos.

Y como citabas antes la presencia como guinda del pastel de Danny & The Champions of the World. Los británicos encarnan como pocos hoy en día el espíritu de las bandas de rock de cuerpo entero. Con ese punto callejero necesario y ese aliento soul rompecorazones. Imagino que una gran alegría contar con ellos en el cartel…

Mira si me pellizcas y muy además muy fuerte todavía no me dolerá, no me lo creo, me parece un sueño y que le da todo el sentido. Se lo propuse a Danny, tomando una pinta porque fui con él al concierto de despedida de Graham con The Rumour en Londres y él es como yo, un entusiasta, un tipo alegre y melómano brutal.

He ido a cientos de conciertos en mi vida pero el que viví con ellos en Liérganes (Cantabría) en su última gira por aquí es de esos de la manita.

Si tenemos en cuenta que adoran a todos los artistas que participaron en el último vals, más el soul ( para mi ahora Danny es mi Otis, mi blue eyed soul hero), más su buen rollo, más su grandioso repertorio ( sus premios merecidos en UK y en el Ruta 66 a mejor disco del año)  y que, ahora, en mi opinión hacen el show que hacía Bruce con la E Street Band, de ese calibre emocional o Bob Seeger con la Bullet a mediados de los setenta, o Graham con los Rumour en Londres, pues…imagina la ilusión! Verles en ese entorno va a ser histórico, te lo garantizo. Les adoro.

Voy viendo que hay un gran número de actividades paralelas a las actuaciones centrales en el patio del castillo. Así que intuyo que se va a crear un ambiente único durante los tres días. Será como vivir dentro de El Último Vals y el mundo de The Band durante 72 horas…

Si en eso queremos que toda la música que se escuche en los bares, entre conciertos, etc… sea acorde con el Vals, es decir que puede sonar Van Morrison pero también Little Feet, los Buffalo, Byrds o Blitzen Trapper. Esa fina línea de la llamada americana de la que The Band siguen siendo los dioses.

También habrá una mesa redonda con gente ilustre como Luis Lapuente, Fernando Navarro, Miguel López, Mikel Muñoz, personas que tienen mucho que ver con ese tipo de acontecimiento y que considero amigos de verdad.

Y por supuesto, a todas horas, salvo las de los conciertos en el Castillo, habrá micros abiertos para que los músicos se relacionen entre si y se genere un ambiente para contar a nuestros nietos. Por eso digo, ya que no pudimos entrar en la Big Pink cuando grababan las Tapes o en el Winterland cuando tocaban, vamos a vivirlo a nuestra manera en un marco incomparable y adecuado para ese tipo de música.

He leído que se va a poner a la venta una edición especial de vino de rioja con etiqueta conmemorativa del evento…Vaya lujazo…

Pues sí, gracias a unos amigos riojanos, corazones de oro, que ya estuvieron en el IV Rust Fest: un crianza buenísimo especial con la etiqueta del cartel que ha quedado precioso, gracias al dibujo de César Llaguno y las letras del cartel que diseñó mi hijo Jon Rodrigo. Como ves todo en muy casero. Lo del vino es un recuerdo precioso, la pena es que se bebe muy fácil y a mí sólo me queda una de recuerdo del Rust Fest de Frías.

Se va a hacer una presentación oficial en Bilbao, en Power Records. ¿Qué nos puedes avanzar sobre ella?

El jueves 19 de mayo  hacemos la presentación del Vals de Frías en Bilbao, en el templo Power Records y se servirá el vino para probarlo sobre las 19:15 h. Habrá un acústico por parte de dos miembros de Copernicus Dreams y de otros dos de Walnut & Co. Se trata de explicar el programa y pasar un rato muy bueno.

También queremos hacer una presentación en Frías (Burgos)  el sábado 11 de junio, proyectando en plan cine de verano The Last Waltz para que todo el pueblo sepa lo que se va a homenajear.

En preparación también un vídeo precioso de imágenes de Frías muy antiguas y de The Band y Dylan incrustados en ellas por parte de otro corazón de oro llamado Héctor López Gamero con el que el impacto emocional está por garantizado porque no olvidemos que se trata de aunar las dos cosas, la localidad y la música de esos grandes y ver que hay armonía, que Frías es el Woodstock de este país. La gente mayor del pueblo se va a emocionar con las fotos.

 ¿Qué tienen en tú opinión The Band y en concreto ese último concierto en el Winterland de San Francisco para que su culto aumente en lugar de diluirse? Hace ya cuatro décadas de su celebración…

Aparte de reunir a la generación de músicos mejores de una época, la magia de la filmación del gran Scorsese y todos los problemas que ello acarreó pero que ha establecido el estándar del clasicismo en filmaciones de conciertos de rock, eso es insuperable.

El culto permanece porqué es magnética y reparadora y porqué los que participan son songwriters y músicos referentes que hasta que exista la humanidad influirán a bandas y se escucharan porque ellos encierran vida, inteligencia, riffs, líneas de viento, requiebros incombustibles.

Los cuarenta años de dicho acontecimiento se tenían que celebrar como fuera y el día de Acción de Gracias ahora ya va a ser aquí, en Frías, un poco adelantado,  el 1 y 2 de julio.

Por eso contamos con los Twobaskos para filmar un documental del Vals y tenemos una ilusión tremenda porque quede ese documento de doble homenaje: la película de la película y allí, en Frías.

¿Eres de esos que revisa la película un par de veces anualmente casi como una experiencia espiritual? He de confesarte que yo soy de los que lo hace… (Risas) Y de los que suele llevar una copia del doble CD siempre en el coche…

Sí, yo creo que la veo tres veces al año, (Risas), una en navidad. A mi hijo cuando se hizo algo mayor en lo primero que le puse y te digo que es educación básica verla. Ni se las ediciones que tengo desde la primera en vinilo triple que compre de crio y que la tengo impoluta porque la guarda como oro en paño.

Es como digo yo una peli POM ( fuckin´masterpiece queda mejor que hacer la traducción literal) a pesar de sus imperfecciones y de que faltaron gente como Fogerty o JJ Cale o Dan Penn o Swamp Dogg.

Por cierto, nuestro Vals se lo queremos dedicar a la memoria de Allen Toussaint sin cuyos arreglos de viento no hubiera podido ser tan rico y además, qué rabia, el día siguiente al que me prometió en Bilbao volver, se tuvo que morir.

Por cierto, el cd del Vals es lo único que Quique González salvó de su coche quemado, por algo será… (Risas).

¿Y Dylan qué? Creo que, como no podía ser de otra manera, también andará presente espiritualmente esos días por allí…

Dylan y los Hawks, luego The Band, es algo indisoluble y además el Abuelo cumple enseguida 75 primaveras por lo que también estará muy presente. Dylan y The Band, bufff. Dylan y The Band, demasiado para el alma, todo es uno. Dylan sigue siendo justo y necesario.

Para terminar. ¿Algo más que quieras añadir? ¿Alguna información que se nos haya pasado por alto? ¿Algo que no puedas resistir contarnos? (Risas)

Mira es increíble la pasión y colaboración, ilusión y empeño puestos por las personas que me han ayudado y que han creído en mi carta a los reyes. Gracias inmensas para todos ellos, incluido tú Manel, que siempre has creído en el Vals y al Ruta 66, tan referencial como el Vals.

También es curiosa la indiferencia de muchos a los que un festival tan casero les parece que no es digno de compartir por no estar dentro del circuito de macro conciertos o incluso micro conciertos con subvenciones por detrás y pasta de por medio, promotores, etc.

Esa gente que se las da de amar a The Band o el sonido Americana y  la música clásica del rock pero que tienen miedo de cosas hechas con soul desde un punto de vista casero, les lanzo mi mensaje: puede haber festivales increíbles este año por todo el territorio de este país, incluso de alguno de los participantes en el Vals a los que amo,  pero ninguno que desprenda tanto amor por las canciones y los artistas que tocan y en que se vaya a pasar mejor.

Pero lo principal para El vals de Frías es llamar a este número  947 35 80 11 o mandar un email a turismo@ciudaddefrias.com y hacerse por 25 € con un bono para el día 1 y 2 de julio  y así vivir una experiencia musical única en el ecosistema adecuado.

MC

Foto: El entrevistado con otro de su poetas de la Fender favoritos, Willie Nile.

Más información:

http://elultimovalsfrias.jimdo.com/

 

 

One Comment

  1. Manel Celeiro

    Marisa Lagarra, no hemos aceptado tu comentario a esta entrada ya que entras en descalificaciones personales y en calificativos que no podemos publicar..
    Si deseas expresar tu opinión sobre el festival en otras palabras estaremos encantados de poder hacerlo. Quedamos a la espera de ese nuevo comentario.
    Muchas gracias. Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: