Artículos — 24 mayo, 2016 at 9:14

Asistimos al concierto de Paul McCartney en Seatle

con Kris Novoselic por MJ KIM

 

PAUL MCCARTNEY PRESENTÓ SU GIRA “ONE ON ONE” EN SEATTLE

Con Kris Novoselic tocando Helter Skelter. Foto: Foto: MJ KIM (MPL Communications)

 EL TOUR ATERRIZARÁ EL 2 DE JUNIO EN EL ESTADIO VICENTE CALDERÓN DE MADRID

 El domingo 17 de abril tuvo lugar en Seattle (U.S.A.) el tercer concierto de “One on one”, el nuevo tour de Paul McCartney; precedido por “Out there”, que comenzó en 2013 y finalizó en 2015, con noventa y un shows, recorriendo diecinueve países ante 2.7 millones de personas. La gira pasará por Estados Unidos, Canadá y Argentina antes de llegar a Europa. Nuestra colaboradora Beatriz de la Guardia nos lo cuenta de primera mano porque estuvo allí!!!

“The hot sound experience”

A las 16:30h ciento cincuenta personas accedían nerviosas al emblemático Key Arena para presenciar “The  hot sound experience”, por el que estuvieron dispuestas a pagar hasta 1.000 dólares. Shelley Lazar, directora de ticketing, explicaba en qué consistía dicho privilegio: “Coge tu acreditación, disfruta del cocktail, accede a la prueba de sonido, a la vuelta deléitate con una cena vegetariana (desde 1975 Paul ha declarado públicamente ser vegetariano e incluso creó con su primera esposa, Linda, su propia compañía de comida) y adquiere los obsequios que hemos preparado para ti”, un merchandising que incluye una bolsa de Paul McCartney, una manta, un póster, una púa, una entrada laminada y, por supuesto, un asiento asegurado entre las seis primeras filas.

Fans de todas las edades y países esperaban ansiosos cuando apareció Paul McCartney gritando “¡hola, gente entusiasta!” junto a su banda, comenzando un soundcheck coordinado por el ingeniero de sonido Paul Boothroyd, que se extendió durante casi una hora, más de lo que los conciertos de los Beatles solían durar allá por los años 60. “Es bueno dar la oportunidad a los técnicos de que prueben todos los instrumentos que vamos a tocar, guitarras acústicas y eléctricas, bajo, piano, mandolina, ukelele…, esa es una de las razones por las que nuestras pruebas de sonido son tan largas” afirma McCartney en una de sus recientes entrevistas.

Las canciones que tocaron (“Matchbox”, “Yakety Yak”, “Sing the changes”, “Drive my car”, “The one after 909”, “Miss Ann”, “Let ‘em in”, “It’s so easy”, “Midnight special”, “Ram on”, “Bluebird” y “Lady Madonna”) a excepción de la última, no sonaron después durante el concierto, convirtiéndose así en una especie de show privado, que estuvo animado en todo momento por su staff, insistiendo en dar palmas, algo que parece gustar a Sir Paul. A pesar de que se le comunicó a estos asistentes VIP que no habría autógrafos durante la prueba de sonido, dos jóvenes mostraron una pancarta que decía que se harían vegetarianos si conocían a Laboriel y a Paul ” Wix ” Wickens, por lo que fueron invitados a subir al escenario consiguiendo un autógrafo y un abrazo de ellos y de McCartney.

unnamed-1

El concierto

A las 20:00h, mientras los más de 17.000 asistentes tomaban asiento en el simbólico recinto (el mismo que recibió a Los Beatles en el 64 y el 66), se podía disfrutar del DJ Chris Holmes, telonero del Fab Four en toda la gira. El disc-jockey pincha en su mayoría rarezas y versiones de los cuatro de Liverpool, mientras se percibe parte de lo que será una impecable producción, con dos pantallas led giratorias que muestran imágenes de todas las épocas del artista.

A las 21:00h aparecía la banda formada por Paul “Wix” Wickens (teclados), Brian Ray (bajo, guitarra), Rusty Anderson (guitarra) y Abe Laboriel Jr (batería) con quienes lleva tocando más de diez años, y a continuación, Paul McCartney.

Un acorde… miles de gritos, es “A hard day’s night”, una de las canciones más representativas de los Beatles que abre esta gira y que, según la revista Rolling Stone, Sir Paul no tocaba desde hacía cincuenta y un años. En “Save us”, el segundo tema, McCartney se quita su chaqueta azul, quedándose con una camisa blanca, algo que se ha convertido en habitual sobre el escenario siendo el único cambio de vestuario que hace en toda la noche. Es entonces el turno de “Can’t buy me love”, interpretada con su archiconocido bajo Hofner y su movimiento característico de cabeza “no-no headbanging”, mientras se proyectan visuales vintage de los Beatles en una pantalla gigante (conociendo a la reina de Inglaterra o grabando Abbey Road, entre otros). Le siguen “Letting go” y “Temporary secretary” un experimento electrónico oscuro de 1983 descrito por la revista NME, en una lista de las canciones más grandes de todos los tiempos, como “no tan adelantada a su tiempo, como fuera del mismo por completo”, que llega cargado de luces verdes fluorescentes, sorprendiendo gratamente a los seguidores, demostrando que McCartney ha trabajado con diferentes géneros y estilos a lo largo de su extensa trayectoria. Después “Let me roll it” y la primera sorpresa de la noche, un pequeño homenaje a Jimmy Hendrix con un solo de guitarra de “Foxy lady” con anécdota incluida: “Presentamos SgtPepper’s lonely hearts club band un viernes y dos días después la tocó en un concierto”, cuenta en el escenario. Este primer set electrónico continuó con “I’ve got a feeling” y “My valentine”, una preciosa balada que dedicó a su actual mujer, Nancy, quien se encontraba entre el público. A continuación “Nineteen hundred and eighty-five”, “Here, there and everywhere” y la grandiosa “Maybe I’m amazed”, dedicada a su fallecida esposa Linda en el día en el que además era el aniversario de su muerte; un tema de su carrera en solitario que incluso fue alabado por el mismísimo John Lennon. Tras “We can work it out” llegó el turno de “In spite of all the danger”, la primera canción que grabó en su vida, en 1958 cuando los Beatles todavía no existían: “Éramos John, George y otros dos amigos. Nos costó cinco libras grabar el disco” afirma en escena. Después “You won’t see me” y “Love me do”, que no había tocado en solitario hasta esta gira y que dedicó al productor musical y “quinto Beatle” George Martin, recientemente fallecido. “And I love her” y “Blackbird” cerraron la primera parte del set junto a “Here today”, uno de los momentos más mágicos de la noche, con la que rindió tributo a John Lennon, mientras una plataforma le elevaba sobre el escenario; McCartney comentó emocionado que la letra viene marcada por la relación que tuvo con su compañero, quien había muerto dos años antes, creada como un diálogo imaginario entre los dos que nunca llegó a ocurrir.

unnamed-2

El público intergeneracional de Seattle se mostraba completamente conmocionado y asombrado ya que Paul McCartney, quien cumplirá 74 años el próximo 18 de junio, no mostraba en ningún momento signos de cansancio a pesar del continuo intercambio de instrumentos, piano, ukelele, bajo y guitarra entre las canciones. “La verdad es que estoy entusiasmado con lo que hago” dice Paul, “va diez pasos por delante de nosotros”, afirma Brian Ray, “nos contagia su energía” continúa Paul “Wix” Wickens en una reciente entrevista.

La segunda parte del show comenzó con “Queenie eye”, “New” y “The fool on the hill” seguida de “Lady Madonna” que interpretó desde el “magic piano”, hecho a medida y que apareció por primera vez en un escenario en la gira mundial de Paul McCartney de 1989, aunque su creación se remonta desde mucho más lejos; dibujado por el artista Dudley Edwards, Paul lo compró en 1965 y lo guardó en la avenida de Cavendish en el barrio de St. John’s Wood de Londres, en él escribió muchas canciones junto a su colega John Lennon. Después llegó el turno de “FourFiveSeconds” canción grabada en 2014 y publicada en 2015, en la que Paul McCartney colabora con la cantante Rihanna y el rapero Kanye West. Seguidamente sonó la representativa “Eleanor Rigby” que cuenta con la gran presencia de Abel Laboriel Jr. en el escenario haciendo los coros. Posteriormente se escucharon “Being for the benefit of Mr. Kite!” y “Something”, otro de los instantes más emotivos de la noche, dedicada a George Harrison e interpretada con el ukelele Gibson que le regaló el propio músico.

A pesar de que Paul se permite realizar momentos acústicos sin llegar a ser excéntrico, hay un cambio drástico de sonido de la mano de “Ob-la-di, ob-la da”, “Band on the run” y “Back in the U.S.S.R” con la que aprovechó para contar otra historia: “Fuimos los primeros en tocarla en la Plaza Roja de Moscú, un oficial de allí nos comentó que aprendieron a hablar inglés gracias a canciones de los Beatles como <<Hello, goodbye>>”, cuenta entre risas en escena mientras gesticula con la mano.

Durante el concierto, McCartney saluda a la audiencia y lee muchas de las pancartas que hay entre el público, al igual que hizo en las pruebas de sonido, aunque ha confesado en varias ocasiones que le distrae a la hora de recordar las letras de sus propias canciones. En Seattle una afortunada que mostró una de ellas subió al escenario y consiguió saludar a Sir Paul, quien gustosamente le firmó el brazo y que ella utilizaría posteriormente a modo de tatuaje. “Es algo que no planeas pero de pronto aparece alguien en el público que desea casarse y cree que soy un vicario. A veces pienso que estoy siendo un poco frívolo o incluso tonto porque se supone que soy músico, pero creo que esas situaciones locas son una buena manera de divertirse y noto que la reacción de la audiencia es siempre muy positiva” comenta el artista en una reciente entrevista. “Estás tocando y hay circunstancias en las que piensas << wow, esto es bizarro>>” añade Rusty Anderson.

unnamed

Uno de los momentos más conmovedores llegó con “Let it be” y “Hey Jude” que finalizaron esta segunda parte del set, no sin antes tocar la explosiva “Live and let die” acompañada por dispositivos de pirotecnia con efectos de fuego especiales.

Es entonces cuando Paul McCartney realiza su primer y único descanso del concierto y es que el ex Beatle no bebe ni un vaso de agua en las casi tres horas que dura el show.

El bis comienza con la famosa “Yesterday”, la canción con más emisiones de radio en todo el mundo y que ha obtenido el mayor número de versiones en la historia de la música. Le siguen “Hi, hi, hi”, “Birthday” y “Helter Skelter”, un clásico de The White Album con el que se presentó la sorpresa de la noche: Paul invita a la leyenda local Krist Novoselic, miembro de Nirvana, a subir al escenario y tocar el bajo junto a él. El concierto finaliza con “Golden Slumbers”, “Carry that weight” y “The end” con la fantástica frase And in the end, the love you take is equal to the love you make” (y al final, el amor que te llevas, es equivalente al amor que das).

En total un recital de 39 temas, 25 de ellos de los Beatles, lo que demuestra la sintonía y comunicación personal que quiere establecer con su público en todo momento, en ese de tú a tú, el concepto de “One on one”. “Fantaseo con que estoy hablando con una sola persona del público y que es alguien que me conoce bien, por lo que no me importa si hago el tonto o me equivoco, de ahí el título de la gira. Me di cuenta de que tenía esta relación uno a uno con cada miembro de la audiencia, así que empecé a construir el espectáculo en torno a esa idea. Después vino el setlist, me imaginé que yo era uno más entre el público y pensé en lo que querría escuchar, por lo que primero elegí mis canciones favoritas y después aquellas que no se han escuchado en mucho tiempo o que nunca se han tocado en directo, para los más expertos”, comenta Sir Paul.

Resulta increíble el ambiente tan íntimo que crea Paul McCartney en el concierto, a pesar de estar presentándolo delante de miles de fans de una forma tan enérgica. El público encuentra su viaje personal entre lágrimas, risas, gritos, bailes y cantos.

Asimismo, esta nueva producción compuesta por las últimas tecnologías de audio y vídeo, grandes pantallas, luces (diseñadas por LeRoy Bennett y dirigidas por Wally Lees), láseres y efectos especiales, asegura una experiencia inolvidable desde cualquier lugar del recinto, ya sea outdoor o indoor.

Una vez más se demuestra que Paul McCartney es un artista que define el pasado, pero que también está dispuesto a formar parte del futuro.

“One on one” en España

 La gira “One one one” se presentará ante casi 50.000 personas, bajo el lema “Let’s make history!” (¡vamos a hacer historia!), el jueves 2 de junio a las 20:30h en el Estadio Vicente Calderón de Madrid, siendo el único show del artista en España.

Organizado por Live Nation, Planet Events y Universal Music y patrocinado por los aniversarios de 40 Principales y El País, se trata de una cita ineludible y es que el ex Beatle no visita nuestro país desde hace doce años.

Las entradas se pueden adquirir en Ticketmaster, El Corte Inglés y Livenation.es, a un precio medio de 85 euros.

Se trata de una oportunidad única de disfrutar en vivo del que es considerado por el libro Guinness de los Records como el compositor más exitoso de la historia, que ha vendido más de 100 millones de álbumes en todo el mundo y que ha dado más de 2.000 conciertos, en un show que trascenderá en la memoria de la música en vivo con canciones que forman parte de la banda sonora de nuestras vidas.

Pure McCartney

Por otro lado, el artista publicará el 10 de junio el álbum “Pure McCartney” (Universal Music), compuesto por un repertorio de 67 temas elegidos por él mismo. Existirán tres formatos diferentes: 2 CDs, 4 CDs y 4 LPs. Es un nuevo recopilatorio de su trabajo en solitario, con Wings y Fireman.

 “A mi equipo y a mí se nos ocurrió la idea de reunir una colección de mis grabaciones con nada más en mente que tener algo divertido que escuchar. ¿Quizás para ser disfrutadas en un largo viaje en coche, para una noche en casa o en una fiesta con amigos? Así que nos reunimos y nos salieron estas playlists tan distintas de varios periodos de mi larga y sinuosa carrera”, dice McCartney sobre este proyecto.

Set list @ Key Arena, Seattle (U.S.A.), 17/04/2016

Soundcheck:

 -Matchbox.

-Yakety Yak (The Coasters).

-Sing the changes.

-Drive my car (The Beatles).

-The one after 909 (The Beatles).

-Miss Ann.

-Let ‘em In (Wings).

-It’s so easy.

-Midnight special.

-Ram on.

-Bluebird.

-Lady Madonna (The Beatles).

 

Concierto:

 – A hard day’s night (The Beatles).

-Save us.

-Can’t buy me love (The Beatles).

-Letting go (Wings).

-Temporary secretary.

-Let me roll it (Wings) + Foxy Lady outro.

-I’ve got a feeling (The Beatles).

-My valentine.

-Nineteen hundred and eighty-five (Wings).

-Here, there and everywhere (The Beatles).

-Maybe I’m amazed.

-We can work it out (The Beatles).

-In spite of all the danger (The Quarrymen).

-You won’t see me (The Beatles).

-Love me do (The Beatles).

-And I love her (The Beatles).

-Blackbird (The Beatles).

-Here today.

-Queenie eye.

-New.

-The fool on the hill (The Beatles).

-Lady Madonna (The Beatles).

-FourFiveSeconds (Rihanna, Kanye West y Paul McCartney).

-Eleanor Rigby (The Beatles).

-Being for the benefit of Mr. Kite! (The Beatles).

-Something (The Beatles).

-Ob-la-di, Ob-la-da (The Beatles).

-Band on the run (Wings).

-Back in the U.S.S.R. (The Beatles),

-Let it be (The Beatles).

-Live and let die (Wings).

-Hey Jude (The Beatles).

 

Bis:

-Yesterday (The Beatles).

-Hi, hi, hi (Wings).

-Birthday (The Beatles).

-Helter Skelter (The Beatles) + Krist Novoselic.

-Golden slumbers (The Beatles).

-Carry that weight (The Beatles).

-The end (The Beatles).

 

Texto: Beatriz de La Guardia

Fotos: MJ KIM (MPL Communications)

 

One Comment

  1. Vicente López González

    Será todo un acontecimiento

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: