Vivos — 9 marzo, 2016 at 9:31

Los Vinagres & Sexy Zebras, Sidecar, Barcelona

vinagre por Lucas Averbuj

El pasado viernes 4 de marzo se dieron cita en la barcelonesa Sidecar los amantes del garage, el punk y el rock and roll más macarra. Atraídos por una propuesta difícilmente rechazable y precedidos de unos resultados excelentes a lo largo de todo este ciclo (patrocinado por Budweiser), los asistentes casi llenaron la sala expectantes ante lo que estaba a punto de suceder.

Abrieron fuego Los Vinagres y de inmediato la locura se hizo dueña de la sala. Este power trío de canarios afincado en Madrid destapó la lata de las esencias desde el minuto uno sin dejar resquicio para la concesión, confirmando tema a tema lo que servidor sospechaba, que la actitud desenfadada y el envidiable ímpetu de la banda son solo uno de sus fuertes, un galón con el que acometer cada corte y proyectarlo hacia el respetable sin aparente esfuerzo ni efectismos. Todo en ellos parece hecho a medida: su imagen – tres pelochos con camisas hawainas o de rayas y pitillos ultra a juego-, sus convulsiones y movimientos en escena (pura y auténtica complicidad), su pulsión rítmica, su incontenible descarga de riffs expansivos, su sentido del humor, sus… canciones. Todo parece hecho a medida, sí, pero lo genial es que no hay un plan maestro previo, en la reválida del directo queda patente que aquí lo único que hay es oficio, talento y pasión.

Más que aprendidas, las enseñanzas de Bo Diddley, Link Wray, Ramones, de la Hendrix Experience o los Nuggets se dirían superadas a la hora de comprobar la naturalidad con la que integran la impronta canaria en el discurso garagero. Así, lo latino se entrelaza con lo sajón pervirtiendo patrones rítmicos propios de la cumbia o del blues, o en sus textos, cargados de coñas y guiños locales a su tierra. En poco menos de una hora dispararon todas sus balas (“Aguardiente”, “Me enamoré de tu madre”, “Piñaso en la boca”, “Jose Vélez”, “Flamenco”…) y dejaron bien clarito que lo tienen todo para convertirse en la nueva sensación nacional y trascender más allá del underground.

Después le tocaba el turno a los madrileños Sexy Zebras, cuya carta de presentación ofrece por igual punk teenager de corte Epitah 90’s y hard rock, sazonados eso sí con groove negroide y funk. Una propuesta que mantiene las cotas de albedrío y cachondeo en directo pero que pierde en profundidad a la hora de sacudir los tímpanos más exigentes. Difícil tarea, sobre todo después del recital expedido por sus acompañantes.

Texto: Antonio Jesús Moreno

Ilustración: El Ciento

Foto: Lucas Averbuj

 

Vinagres

 

Texto por Antonio J. Moreno

 

Ilustración por el Ciento.

Fotos por Lucas Averbuj

 

2 Comments

  1. josé lorenzo

    Después de leer esta crónica pienso que el señor Moreno, Jesús Antonio, se ha cubierto de gloria pues me asaltan varias dudas:
    ¿Estuvo este señor en la sala el mismo día que actuaron “Los Vinagres y Sexy Zebras”?
    ¿Sabe de música, es decir, tiene estudios musicales?
    ¿Estuvo sereno y despierto durante el transcurso de los dos conciertos?
    Quizás no sepa que la sala se llenó, que se agotaron las entradas y que fue a causa del tirón de SZ, el grupo cabeza de cartel.
    Quizá sea un iluminado y sólo él vio y sintió lo que dice. La gran mayoría de los asistentes, por no decirle todos, estará de acuerdo conmigo en que “sólo él vio y sintió lo que dice”, incluso el grupo telonero, a quienes, por cierto, su crónica les ha encantado, A todos nos gusta que nos halaguen.
    Señor Moreno, puede usted ser todo lo subjetivo que quiera o le apetezca pero cuando escriba en una revista sea más profesional y ajústese más a la realidad; es lo que queremos los lectores, queremos información no deformación.
    Imagino que todos los asistentes a este concierto en la sala Sidecar, si han leído su crónica, se estárán preguntado, como yo: ¿Pero de qué concierto me estás hablando? ¿Dónde ha estado este tío?
    La realidad señor Moreno, es que la banda Sexy Zebras, elegida y contratada por la cerveza Budweiser para realizar su gira por varias ciudades españolas, está llenando las salas donde tocan. Que la marca de cerveza está supercontenta con la banda SZ por el éxito -incontestable- que obtienen en todos sus conciertos. Que el grupo Los Vinagres está supercontento de ser telonero de Sexy Zebras, pues muy pocos grupos que empiezan tienen la suerte de que les pongan tanto público para escucharles.
    ¿Usted se ha fijado en su artículo? Muy poco más injusto y descaradamente partidista puede ser ya.

  2. Agradezco y respeto tu opinión, Sr. Lorenzo, pero no la comparto en absoluto. El hecho de que una banda consiga llenar en cada una de las salas en las que toca no garantiza por ello que deba gustarnos a todos. Yo escribo sobre lo que escuché y vi, sí. Igual solo yo vi lo que narro, por eso mismo se trata de una opinión subjetiva. No escribo conforme a ningún otro criterio que mi propio gusto, le parezca a usted más o menos acertado. Sobre si estuve sereno o tengo estudios musicales no voy a entrar a valorar, ya que me toca usted un tema personal jeje y, mire por donde, ni viene al caso.
    Por otra parte, a parte de llenar salas y ser cabeza de cartel (cosa en la que discrepo ya que ambas bandas se presentan como iguales) espero por su parte algún argumento de enjundia musical, ya que parece estar muy puesto en la materia. No me gustaron Sexy Zebras, es todo, y lo digo con todo mi respeto hacia ellos y a sus numerosos fans.
    Por cierto, la sala estaba igualmente llena a la hora del “telonero”, ¿estaban todos allí para pillar sitio?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: