Vivos — 9 marzo, 2016 at 13:35

Baroness, Apolo, Barcelona

Baroness-Survived-2015

Curioso comprobar como han evolucionado las bandas contemporáneas de metal, Kylesa, Red Fang, Mastodon, Torche o los que nos ocupan por citar algunos, mientras el público heavy se ha quedado parado. Con los dedos de las manos se podían contar los jevis presentes ayer en la sala Apolo. Los de Georgia salieron ante un público joven y muy alejado de la estética habitual del género.  Es obvio llegar a la conclusión que la inmensa mayoría de aficionados se quedan con las giras de Iron Maiden, AC / DC y otros nombres sagrados mientras observan escaso interés por esta nueva generación de artistas.

Mal hecho. Baroness tienen muchas cosas asociadas al clasicismo como esas melodías punteadas a dobles guitarras pero lo interesante es ver cómo van añadiendo otras influencias, rock progresivo, stoner, punk, sludge, hasta crear un estilo personal y perfectamente reconocible basando las canciones en riffs quebrados y potentes progresiones de acordes propensos a la épica. Comandados por un John Baizley algo renqueante de voz, lo que lastró un poco la carga melódica de sus líneas vocales, pero que ejerció perfectamente de maestro de ceremonias ofrecieron un concierto de una ejecución técnica impecable, con buena presencia en escena, centrando el set en su último trabajo, Purple, editado el pasado 2015.

Justificaron la buena acogida del público barcelonés y el excelente aspecto que presentaba la sala con intensas interpretaciones que alcanzaron su punto máximo de ebullición con las lecturas de «Try To Dissapear», «Eula», «Desperation Burns» o una coreada «Take My Bones Away» que sonó con el ímpetu de esas composiciones escritas para ser himnos.

Y un detalle con su público. El último disco, en edición de triple digipack, a 10 euros en el tenderete de merchandising. Obvia decir que al acabar el concierto no quedaba ni una sola copia lo que demuestra que ajustar el precio no es una mala táctica comercial. Aviso para navegantes. Y no me gustaría finalizar sin hacer una llamada a esa potencial audiencia metalera, o de otros muchos estilos, que permanece anclada en los clásicos, investigar nunca está de más. Siempre hay que mantener el radar funcionando y las orejas abiertas.

Manel Celeiro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: