Encuentros — 29 marzo, 2016 at 10:27

YPM, reviviendo a Kraftwerk

21Tras este curioso nombre se esconden Florenci Salesas, Ignacio Lois y Ramón Faura, o lo que es lo mismo, miembros de Macho, Yak42, Le Petit Ramon, Motorcombo y Le Petit Ramon. El próximo viernes 1 de abril se reúnen en la Sala Rocksound de Barcelona a las 22:30 h., dentro del Ciclo Cara Acaraperro para reproducir íntegro el popular Radioactivity de Kraftwerk, una sorpresa dado su bagaje previo. Hablamos con Ramón.

 

Primero ¿cómo decidís hacer un disco de Kraftwerk?

Siempre nos han encantado. A mí personalmente, siendo guitarrista y viniendo del rock’n roll y el garage, nunca me había parecido posible hacerlo, pero últimamente he empezado a liarme con sintes y cajas de ritmos y me he animado. En gran parte por contar con la sabiduria de Florenci Salesas, un histórico de la electrónica en serio, y Nacho Lois, una bestia parda en todos los instrumentos que toca.

 

Es algo bastante alejado a lo que hacéis habitualmente ¿no?

Hasta ahora sí, la verdad. Pero tal como está el patio, la verdad es que es una honda que cada vez me atrae más. Para escucharla, desde siempre, pero para tocarla, ahora, también. Con un sinte puedes ser muy punk. Pienso en los primeros Cabaret Voltaire. Y a mí, que me encanta la psicodelia, veo que el rollo lisérgico también es algo alcanzable des de las máquinas.

 

¿Por qué ese disco de  Kraftwerk y no otro?

Porqué es una obra maestra. Una maravilla. Es extraño. Es pionero, de 1975. Y al mismo tiempo sin ser excesivamente abstracto como otros discos alemanes de la época, tampoco es tan “pop” como el Tran Europe. Es un buen punto medio. El Sgt Peppers de los setenta.

 

¿Cómo se forma la banda para hacerlo?

Entre amigos que les apetezca meterse en una locura como esta. Buscar los sonidos, contar 64 compases antes de tocar una nota (risas). Es como un ejercicio con el que aprendes mucho. Nos hemos juntado tres fans de este disco.

 

¿Habrás sorpresas en el concierto?

Espero que sí… partimos de una réplica fiel, como aprendizaje pero evidentemente tendremos que plantear alternativas en muchos momentos. Por los instrumentos, por ser tres, por ser en directo. Probablemente haremos algún tema de otro disco… Estamos en ello.

 

¿Qué os ha parecido la experiencia de preparar un disco ajeno?

Brutal. A mí, personalmente, que soy muy visceral, muy de saltarme la estructura cuando toco en directo, ceñirme “a la partitura” está siendo un ejercicio espectacuar. Entras en un estado como hipnótico. Muy psicodélico… Como un científico de la Nasa pasado de peyote…

 

¿Vais a repetir el concierto en otros lugares o es algo único?

La verdad es que estaría bien. Nos lo estamos pasando en grande preparándolo. Y la verdad, ya que te pegas el currazo, quizá mola sacarle más partido, perfeccionar, añadir más por tu parte… interiorizarlo más para poder darle más la vuelta.

 

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: