Encuentros — 1 marzo, 2016 at 16:45

Trepàt, perversión sonora con flujo 80’s

Fabián García baja

Los granadinos Trepàt acaban de publicar, con el sello Miel de Moscas, El Amor está en la Tierra, un segundo LP en el que redondean mucho más su propuesta para dotarla de una fuerte personalidad. Nos reunimos en Madrid con Juan Luis y Miriam para hablar sobre este álbum, sobre Trepàt y sobre Granada en un ambiente muy distendido que nos permitió conocer un poco mejor a la banda.

Contadnos un poco los inicios de Trepàt. ¿Habíais tenido algún proyecto anterior?

Juan Luis: La verdad es que no, ninguno de nosotros. Nos habíamos juntado con amigos para tocar y pasar el rato, claro, pero este es nuestro primer proyecto serio.

¿Y cómo surgió?

Miriam: Granada es una ciudad pequeña y, aún sin ser amigos, nos movíamos en los mismos círculos. Juan hacia canciones él solo hasta que se juntó con Patricia (bajo), que era su compañera de clase, y más tarde conmigo, que nos conocíamos del Erasmus. Básicamente fuimos reclutando miembros hasta completar la formación actual.

¿Cuáles son las mayores influencias de Trepàt? ¿Qué grupos os inspiran?

M: Si tuviésemos que decir unas influencias ‘comunes’ se me vienen a la cabeza nombres como Suuns, Suicide, Silver Apple,… También otros más electrónicos como Hot Chip, que nos parece un grupazo.

A mí al escucharlo me vinieron a la cabeza grupos como El Columpio Asesino o The Smiths, ¿me he acercado?

M: No es la primera vez que mencionan a El Columpio Asesino pero sí a The Smiths. A Juanlu le gusta mucho Morrissey, así que supongo que son cosas que llevamos dentro. Aún así creo que en este segundo disco se nota más la búsqueda de un estilo propio y todo lo que hemos aprendido desde que empezamos con el grupo.

Me ha resultado un disco bastante diferente, en sonido, en estructuras,… No parece el típico disco que se componga en casa con una guitarra. ¿Cuál es el proceso de composición que seguís?

JL: Cada canción se ha gestado a lo largo de mucho tiempo. Al principio se propone una estructura inicial con el esqueleto de la canción que en el local deconstruimos y vamos trabajando. Añadiendo o quitando instrumentos, minutos de canción,… En este disco en concreto hemos trabajado mano a mano con el productor: le mandábamos unas primeras maquetas y conforme íbamos avanzando aportaba su visión y opiniones, sobre todo de cara a la producción.

Tenéis canciones como ‘Playa’ o ‘Pasión y Visionario’ con un rollo muy ambiental, especialmente comparadas con otras. ¿Os complica esto las cosas a la hora de conformar los setlists?

JL: La verdad es que hemos diseñado un setlist que nos está convenciendo bastante. Intentamos que el concierto vaya subiendo de intensidad, en línea ascendente, y para eso nos vienen bien canciones como las que mencionas.

TREPATbaja

Berthe Trepàt es un personaje de una novela de Cortázar, así que intuyo que sois aficionados a la literatura. ¿Inspira la literatura vuestras letras? ¿Les dedicáis mucho esfuerzo?

JL: Sí, sin duda, y en este disco especialmente. Últimamente he leído El Almuerzo Desnudo de Burroughs, Trópico de Capricornio de Henry Miller,… Supongo que me sumerjo en esos ambientes y bueno…, las letras más que nada describen imágenes, personajes ficticios,…

M: Por su cumpleaños le regalamos una colección de Simon Reynolds, un tipo que ha escrito sobre post-punk y toda la ola británica desde los años 80 hasta hoy, y creo que le ha ayudado a definir la estética que queríamos para el disco.

¿Es un disco comprometido socialmente?

M: Mmm… Realmente no. Tiene una actitud que responde a las circunstancias en que vivimos, pero no creo que sea comprometido socialmente del modo en que eso se entiende.

JL: No tiene un mensaje político. Es un disco optimista que da pinceladas de amor, que es esencial para sobrevivir en esta vida (risas).

Después de vuestro primer EP hicisteis una campaña de crowdfunding para poder grabar vuestro primero disco y fue un éxito, ¿cómo una banda con un solo EP tiene el apoyo necesario para lograr eso?

JL: No sabemos por qué, pero desde el principio hemos tenido apoyo de gente muy diversa y de distintos sitios, teníamos bastantes seguidores. Por lo menos los suficientes para sacar adelante un crowdfunding de tres mil euros.

M: Siempre hemos sido positivos, pensamos que si no salía ya haríamos lo que fuese para intentar poner el resto.

De todas formas, ¿notáis que se os presta más atención después de este segundo disco?

M: Sí. Pero creo que sobre todo porque somos un grupo que ya va a cumplir 5 años. Al final los que persisten son los que van alcanzando sus metas. Creo que es natural. A Madrid, por ejemplo, ya hemos venido cinco o seis veces; quieras que no la gente te va escuchando y si salen contentos de tus conciertos te van a seguir.

JL: Aún así, tenemos mucho que agradecer a Miel de Moscas, que nos apoyan desde que grabamos el primer disco y nos ayudan mucho a llegar a la gente.

Entre La Fiesta Oscura y El Amor está en la Tierra apenas ha pasado un año y medio. ¿Qué ha cambiado en este tiempo?

JL: Ha cambiado la composición estructural de las canciones, porque ha cambiado la forma de componer. En el disco anterior había estructuras más inocentes, menos atrevidas quizás.

M: Yo creo que este disco ha sido una continuación de lo que ya hacíamos en algunas canciones de La Fiesta Oscura como “Kalashnikov” o “Martirio”  en cuanto al tinte oscuro del sonido.

Tengo entendido que ganasteis algunos concursos, entre ellos el del Low. ¿Cómo se vive eso?

M: Sí, ganamos el concurso del Low en 2014, además hemos ganado un par de concursos de bandas de diputaciones de Andalucía, el concurso del Ojeando, en Málaga,…

JL: A mí personalmente me parece de las mejores experiencias musicales tocar en un festival. Eso de estar en un escenario grande, al aire libre y a esos volúmenes me encanta, aunque supongo que irá por gustos. Lo mejor de todo es que los festivales te ayudan a llegar a gente que de otra forma quizás no te conocería.

Muchísimas gracias por vuestro tiempo. Para acabar, permitidme una última curiosidad: ¿Qué tal la escena musical en Granada?

JL: Pues la verdad es que hay movida.

M: Hay muchas salas de ensayo, varios estudios de grabación, empresas de management, tiendas de discos,… Todo esto son indicadores de que hay movida. Por supuesto también hay muchos grupos, y sí que hay relación entre ellos porque al final te encuentras en los bares, en los conciertos,… Conocemos a gente de Lori Meyers, de Niños Mutantes,… Al ser una ciudad universitaria hay mucha gente joven con ganas de crear.

JL: Es una buena ciudad para crear.

 

Texto: Luis Garau Villalonga

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: