Encuentros — 3 marzo, 2016 at 11:15

Schizophrenic Spacers en el Curt Circuit junto a 77′

 

Spacers por cristian bertolo

 

Vuelven los Spacers a subirse a un escenario a tocar sus propios temas después de varios proyectos artísticos que les han tenido ocupados, tal como nos cuentan en esta entrevista. Será este sábado en la sala Bikini compartiendo cartel con 77′. Su última grabación es el disco en directo, “Macumba, Live at Last”, al más puro estilo 70’s, como tiene que ser. Pocas bandas nacionales (e internacionales) se plantean discos en directo a estas alturas, algo que se echa de menos. Pero la filosofía “spacer” no se desvía de sus fundamentos y mantiene la semilla del verdadero rock con esos dobles en vivo, tal y como muchos lo entendemos. No son tópicos, son clasicismos que hay que respetar. Hablamos con su cantante y compositor, Lon Spitfire (aka Sergio Martos , compañero de esta redacción en sus ratos libres).

 

Ha pasado un año desde que publicasteis vuestro primer disco en directo. ¿Qué sensaciones habéis percibido y hasta qué punto os ha permitido recrearlo en vuestros últimos conciertos en directo?

“Solo hemos hecho un par de bolos con nuestro propio repertorio desde que apareció Macumba. No creo que hagamos una presentación en si del álbum, pues cada concierto es diferente por completo. El álbum sirve de excusa para englobar un puñado de fechas. Es solo un ribete en una marquesina, “Macumba Tour Dates“. Es lo realmente fantástico de esta banda, que cada concierto podría ser registrado y siempre sería diferente el uno del otro. Creo, por otro lado, que al público le ha gustado mucho. Todos saben cuan difícil es poner en marcha un proyecto así. Seguimos siendo una banda local a fin de cuentas”.

También habéis finalizado un proyecto tan ambicioso como revisitar Sgt Pepper’s en su totalidad en directo. ¿Cuáles han sido las principales dificultades a la hora de interpretar un disco tan elaborado a nivel instrumentación y con tantas sonoridades, digamos, poco habituales?

“Había que llevar el álbum a nuestro terreno para hacerlo sonar en directo. Intentar copiar los mil y un arreglos de producción del álbum hubiese sido una verdadera estupidez. Hubiésemos sonado ridículos. Una vez pensé en cómo arreglar las canciones se acabaron los problemas. Lo tenía bastante claro antes de empezar el primer ensayo. Evidentemente, luego hubo muchísimo trabajo de banda, horas invertidas en ello. Pero con los arreglos más o menos claros era todo más fácil”.

No es la primera vez que os embarcáis en este tipo de manifestaciones. Ya lo habéis hecho con The Who y Thin Lizzy. Asumo que es producto de la pasión y las ganas de interpretar esas canciones más allá del local de ensayo y poderlo compartir con vuestra audiencia. ¿Hay algo más en ello que estas dos motivaciones? ¿Son rentables?  ¿Tenéis algún proyecto con algún otro disco fundamental en mente?

“Lo de las noches tributo empezó ahora hace trece años, por la necesidad de hacer algo diferente. Si bandas cómo Phish lo hacían y parecía algo divertido, ¿porqué no nosotros? Siempre hemos nadado a contra corriente y ahí la prueba: nadie lo hacía entonces. Por otro lado a veces supone una carga, porque hay una parte del público que aparece solo cuando rendimos tributo a otros artistas. No sé si eso es bueno o malo. Nos da credibilidad como interpretes e instrumentistas, pero nos resta como ente creativo. Sea cual sea el móvil, lo pasamos en grande. Detrás hay un enorme trabajo, pero hasta ahora los resultados siempre han sido positivos. Solo con Kiss nos salió rana la noche. Pero en ese caso no pudimos dedicarle el tiempo deseado, pues veníamos de telonear a Raging Slab y casi colapsaron una cosa y la otra. Siempre hay proyectos en mente, pero ahora mismo la prioridad es centrarnos en nuestro propio material”.

Esta semana compartiréis cartel con 77’ dentro del ciclo Curt Circuit. Cómo surge este doble cartel y qué os parecen ciclos como Curt Circuit, teniendo en cuenta que la base del ciclo es potenciar las salas de conciertos y la música en vivo en Cataluña…

“Surgió porque su manager tuvo la idea: un doble cartel autóctono con dos bandas de Rock que no tienen mucho que ver la una con la otra pero que pueden compartir audiencia. Quizás él piense que somos las dos bandas más importantes de la ciudad. Yo no tengo una idea clara al respecto. En cualquier caso va a ser una buena noche. Somos totalmente diferentes, pero dos bandas no tienen que ser clónicas la una de la otra para compartir escenario. En cuanto a Curt Circuit, no tengo una opinión clara porque es la primera vez que vamos a trabajar en su proyecto. Pero cualquier idea que potencie la música en vivo debe ser, a la fuerza, positiva”.

fuego cristian

Hablando de salas, los Spacers han tocado en prácticamente todas las salas de Barcelona. Qué pensáis de las salas de aquí en cuanto a equipo de sonido, técnicos, precios de alquiler, etc. ¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes?

“Nos faltan todas las grandes: Apolo, Razz 1 y 2, pabellones… Es por eso que no vamos a dejarlo hasta que lo logremos. Ahora en serio, cuando eres ‘artista invitado’ suele haber inconvenientes, pues la prueba de sonido es deprisa y corriendo, los monitores no funcionan como debieran, etc. Cuando el bolo es solo tuyo, la cosa rueda, generalmente, bien en todas partes. Hay salas mejores que otras en cuanto a sonido, pero eso lo hablamos otro día”.

¿Pensáis que se trata bien a las bandas locales o no dejáis de significar un mal menor que las salas aceptan a regañadientes a falta de tener un grupo internacional con que cubrir la programación?

“Normalmente, que contraten a grupos como el nuestro, es más cosa del promotor. En algunas ocasiones éste hace un favor a la banda, pero en muchas otras es la banda quien arrastra público, pues tiene más o menos una base ya hecha de seguidores. Así que es un favor mutuo en muchos casos. ¿Cómo nos tratan a las bandas locales de Rock? El trato directo con organizadores, técnicos o trabajadores en salas, suele ser excelente. Otra cosa es la repercusión mediática, salvando a los medios especializados. Nunca aparecemos en radio, tv o prensa general. Me parece alucinante que haya espacio para el indie, el jazz (con programa de televisión propio en la televisión estatal de Catalunya), incluso el blues, y que el rock siga siendo una cosa marginada y vapuleada. Mira la cantidad de bandas excelentes que pululan por toda España, de punta a punta de la península, ¿cuántas de ellas tienen cobertura mediática? Es repugnante, patético”.

Hace poco compartiste escenario con Burning en un Apolo hasta la bandera. Con qué otro artista nacional te gustaría compartir un momento así y por qué?

“No tengo una prioridad. Si alguien se vuelve a acordar de mí y el grupo es de mi agrado, ahí estaré. Me hizo una ilusión tremenda subir a cantar con Burning, por supuesto. Pero también lo hizo que los Klejoss me pidieran cantar «Baba O’ Riley» Solo tengo claro con quién nunca compartiría escenario, y son muchos”.

Texto: Daniel Miralles

Fotos: Cristian Bertolo

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: