Encuentros — 22 marzo, 2016 at 12:35

Los Nastys, de las catacumbas al cielo

 nastysbaja

Cuando una banda se sabe en su cénit, no puede sino aprovechar la coyuntura y surfear la ola. Y eso ellos lo tienen muy claro. Es su momento y no lo van a desperdiciar.  La envidiable salud de la escena garage autóctona empieza a situar a España en el mapa internacional. De ello tienen parte de culpa Los Nastys, un cuarteto de veinteañeros residente en Madrid, cuyo sonido deslavazado y enérgico es un despiporre, una fiesta. Me cito con Luis (guitarra/voz) y Luli (batería) el madrileño barrio de Malasaña. El primero, más conocedor que yo de los locales de la zona, me comenta que hay una churrería al lado con una oferta muy interesante que incluye tres porras y taza de chocolate caliente. Él no se lo piensa, pero antes hace un inciso para compartir su recién estrenado clip en las redes sociales; lo primero es lo primero. Y es que Los Nastys están en plena promoción de lo que será su debut en largo, Noche de Fantasmas con Los Nastys (Tres Cipreses/Warner 2016), un elepé que promete impulsarles notoriamente.

-Con este nuevo disco apuntáis alto. ¿Cuales son las razones de este salto?

Luis: Hubo un punto de inflexión, que fue nuestra visita a Méjico y Costa Rica. A partir de entonces nos pusimos a tope con las canciones. Todo lo relacionado con el viaje nos influyó de manera positiva, cosa que se nota en las canciones, ya que algunas han cogido un rollo más positivo comparado con las de los anteriores epés, las cuales eran más locas, aunque en el disco también hay canciones en esa onda.

-¿Cómo surgió el fichaje por Warner? Imagino que lo cambió todo…

Luis: Estuvimos un año tocando con la ayuda de nuestro manager., entonces llegó la propuesta de Warner, vimos que estaba de puta madre y “palante”. Desde que fichamos por ellos y nos empezaron a editar llegó el salto; nos permitió llegar a todas partes, grabar y contar con un buen soporte y distribución. A partir de la su llegada estamos más presentes en todas partes. Nos ayudan mucho, de hecho nuestro A&R está pendiente de nosotros las 24 horas. Además no nos ha condicionado de ninguna manera, todo lo contrario.

-En breve giraréis fuera y tocaréis en el South By Southwest, otra gran experiencia!

Luli: Sí! Lo que más ilusión nos hace es que vamos con la banda en forma. Tenemos varios showcases en los que tocaremos. Aquello es enorme, pero creo que si nosotros lo hacemos de puta madre, el saldo será positivo. Actualmente estamos tocando muy bien, la energía que hay entre nosotros es muy buena y eso la gente lo aprecia. También pasaremos por Francia, varios puntos de España, otras ciudades de EEUU, Méjico… ¡Vamos a recopilar aventuras para un próximo disco!

-En Madrid, actualmente hay una serie de bandas como vosotros, las Hinds, The Parrots, Los Wallas, todas con relación musical y espacio-temporal. ¿Me podéis explicar un poco sobre ello?

Luis: Esto ha pasado porque hemos coincidido una serie de personas, no sólo músicos, sino también gente que hace cortos, fotografía, video o pintura, los cuales tenemos la esperanza de hacer algo positivo en nuestra vida. Todos compartimos esa inquietud, además de una idea de que cuando éramos adolescentes el ambiente entre bandas parecía más competitivo, de envidia. Nosotros pasamos de todo eso, tenemos un poco el valor de la amistad, el todos unidos a por todas! Hay quien ve en todo esto algo familiar y hay quien lo ve más como una secta, un lobby, pero la verdad es que eso nos da igual. No sé si dentro de unos años se verá como algo anecdótico o algo fuerte como lo que pasó en los ochenta, ya veremos.

-Explicadme un poco lo que os gusta, lo que os influye.

Luis: Somos cuatro personas con estilos diferentes que cuajan mediante la rabia; eso es lo que nos lleva a hacer música. Por eso también la mayoría de nuestras canciones son duras. Somos gente que tampoco se sabe expresar demasiado bien ¿sabes? Por eso, en confianza, nos hablamos a gritos (se ríen ambos). ¡Pero eso es un punto! Nos entendemos. Nosotros no partimos de sueños sino de pesadillas, de cosas que se te quedan guardadas y las sacamos tocando. Creo que muchas de nuestras influencias no son sólo musicales; somos como una batidora en la que hay también dibujos animados, juegos de ordenador, películas, música de anuncios. Mucha basura, toda junta. Tenemos canciones como «La isla de los cuadrados mágicos», que podría ser la intro de una serie de dibujos animados tipo Dragon Ball, ¿sabes? Creo que no hacemos simplemente “género rock”, sino que nuestra música parte de cosas diferentes que han estado a lo largo de nuestra vida.

-El single de adelanto «Never Digas Never» es muy pegadizo.

Luli: Al principio yo no veía clara la elección, pero cuando la escuché en la radio me convenció!

-El disco lo habéis grabado con Paco Loco…

Luis: Paco te hace sentir muy cómodo y te ayuda a salir de los clichés.

Luli: Es un tipo muy abierto, escucha de todo y conoce muchas cosas que te sorprenden. Trabajando es muy tranquilo y muy gracioso. Yo llegué un poco sin saber nada sobre él y acabé diciéndole que le quería cuando me iba (risas). Empatiza mucho y tiene un punto infantil que a mí me encanta. La sinergia que se crea con él es increíble. Fue una gran experiencia.

 

Texto: Daniel González

Foto: Elvira Viedma

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

One Comment

  1. hermano soul

    Que en la misma revista donde acabo de leer un articulado sobre Merle Haggard le deis bola a estos mierdas… Qué pasa, que Warner os impone un cupo de grupos de los que hay que hablar sí o sí?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: