Vivos — 22 febrero, 2016 at 13:15

Glen Hansard. BARTS, Barcelona

GlenHansardHubo sold out –algo que ya se intuía- en el templo pijete del Paral·lel para ver de nuevo al simpático y dicharachero irlandés, en una larga y ordenadita cola de entrada con mayoría de treintañeros recién salidos del casting para el nuevo anuncio de Estrella Damm.

 

Sala a rebosar pues, calentada por un corto set acústico de Mark Geary, telonero y compatriota de Glen, hasta que un poco antes de las diez de la noche salía a escena nuestro hombre. Un saludo y directo a la faena, con ‘Grace Beneath The Pines’, el tema que abre su último trabajo, interpretada sin micro y con un leve acompañamiento de cuerdas y piano. Primera ovación de la noche. De ahí en adelante la cosa ya fue subiendo enteros, poco a poco, con un repertorio equilibrado, bien pensado y mejor estructurado, pasando de la calidez acústica –pelos como escarpias en ‘Paying My Way’-al pop de aliento épico, del sólido empaque soul a las melodías de taberna, sin desdeñar el amago bluesy o algún que otro ramalazo semi-grunge, como cuando rescató ‘Revelate’ –una de las muchas joyas de The Frames en el no menos precioso ‘Fitzcarraldo’-, desactivada para la ocasión su carga eléctrica pero no su intensidad emocional.

 

Con un set list basado en gran parte en sus discos en solitario, sin acercarse apenas a sus trabajos con la Irglová, -sí cayó no obstante la obligada ‘Falling Slowly’en una bonita versión de dueto con una espontánea-, Hansard ejerció de maestro de ceremonias a base de tablas, proximidad y parrafadas entre el chascarrillo y la batallita, en la mejor tradición de los cantautores folk en los que se ha reflejado toda su vida. Once músicos en escena –la banda más tres cuerdas, tres vientos y una pianista- que se encargaron de secundar al jefe sin taparle, soltándose –sin desmelenarse tampoco- sólo cuando éste les daba permiso. Una maquinaria precisa que no cesó de aportar detalles y matices a temas tan redondos per se como ‘Winning Streak’, ‘McCormack’s Wall’,‘Way Back in the Way Back When’o a la más que correcta versión del ‘AstralWeeks’ del león de Belfast.

 

Casi dos horas y cuarto de show, con una tanda de bises en las que hubo un nuevo guiño al film que le lanzó al estrellato con el ‘Gold’ de Fergus O’Farrel, un numerito desenchufados desde la barandilla del segundo anfiteatro –muy desaprovechada ‘Say It To Me Now’ desde ahí arriba, Glen, pero se te perdona- acabando por invitar a Geary a unirse a la fiesta y con la banda turnándose, de nuevo sin micro, en las estrofas del ‘Passing Through’ de Leonard Cohen antes de despedirse con una estupenda y contundente ‘Her Mercy’ mientras abría y cerraba el show una y otra vez dejando la sensación de que, si hubiera querido, habría podido seguir dos horas más.

 

Sobrado de fuerzas, de actitud y de simpatía, y con un cancionero que crece con cada nuevo lanzamiento, si todo va bien ahí estaremos la próxima vez que se acerque. Fijo en la agenda desde ya. See you soon, Glen!

 

Eloy Pérez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: