Encuentros — 5 febrero, 2016 at 10:21

Henhouse Prowlers, “el bluegrass tiene algo magnético”

HHP_PressPic_2013Son de esas bandas con un respeto casi enfermizo por la tradición, y aunque vienen de Chicago, lo suyo está más cercano al bluegrass, el folk o el country que al blues o al soul. En unas semanas los tendremos por nuestro país y por eso aprovechamos para charlar un rato con ellos. Son Henhouse Prowlers y Ben es su banjo.

 

¿Os puedo preguntar como iniciáis vuestro camino?

Fue en 2006, así que llevamos juntos diez años. Los miembros originales veníand e diferentes estilos pero todos con el bluegrass como punto de encuentro. Años más tarde se puso de manifiesto que disfrutábamos tocando juntos, así que dejamos nuestros trabajos y nos dedicamos a la banda a tiempo completo.

 

Dices que veníais de otras influencias ajenas al bluegrass ¿cuáles eran?

Jon, el bajista, tira mucho al jazz y antes de estar con nosotros tocaba en un grupo de músicas del mundo. Aaron, el guitarrista, también es muy jazzero y se nota en su forma de tocar. Por eso aunque no había tocado bluegrass antes le fue fácil adaptarse. Todd, nuestro dobro es el que tiene un origen más bluegrass, aunque puede tocar de todo. Y yo, ciertamente, aprendía a tocar el banjo para hacer exclusivamente blegrass.

 

¿Por qué ese interés por un estilo tan tradicional?

Porque es una de las formas más puras de la música americana. Me encanta esa sensación de mucha gente tocando a la vez. Y la forma en que narra las canciones com armonías a tres voces. Tiene algo magnético.

 

Sois cuatros componiendo ¿cómo os ponéis de acuerdo

Buena pregunta (risas). Es cierto que a veces haces canciones que no encajan con el resto. Por suerte tuvimos la producción de Don Stiernberg que nos ayudó a elegir las canciones, aunque creo que todos estábamos bastante de acuerdo en cuales podían entrar y cuales no.

Ketch Secor de Old Crow Medicine Show dice que la música de raíces americana gira siempre alrededor de los orígenes de todo ¿estás de acuerdo?

Claro. Todos miramos a los padres del género para inspirarnos. Antes de Bill Monroe o Earl Scruggs, esa música simplemente no existía. Ellos rearon un estilo por sí mismos y sus viejas canciones siguen teniendo tanta energía como lo hacían cuando las escuchabas por primera vez. Es una música que se convierte en una ventana a la mente de la persona que está escribiendo la canción: de dónde viene y lo que le gusta. Sincera y real.

 

No hay duda de que la escena bluegras está en un buen momento…

Sí, es fantástico. En Estados Unidos se ha hecho muy popular sin ser excesivameHenhouse_Prowlers-2010-07-16_017nte comercializada y nos emociona ver como se recibe en el extranjero. Hemos visto buen bluegrass ¡en Rusia!

 

¿Entiendes que los jóvenes se sientan atraídos de golpe por un estilo así?

Sí y lo agradezco. Eso nos permite viajas y tocar en todo el mundo. Los jóvenes aportan mucha energía a los conciertos y eso anima a los músicos a hacerlo todo más divertido.

 

Pero el estilo nació como música del hombre blanco, y eso ahora no tiene mucho sentido.

No, claro. Eso ha cambiado. No cantamos sobre trabajar en una granja como hace 50 años pero los corazones rotos y las baladas sobre asesinatos siguen estando de actualidad.

¿Qué crees que ha cambiado en el bluegrass desde los tiempos de los Stanley Brothers o Bill Monroe?

Básicamente creo que al capacidad técnica de los músicos es más alta, cosa que no siempre se traduce en buenos discos. La amplificación también ha cambiado mucho las cosas. La gente puede tocar muy alto lo que es bueno cuando se hace bien. Además ahora se están incorporando baterías, cosa que ya se hacía en 1940 y 1950.

 

Chicago es conocida como ciudad del blues, del rock o del soul, pero ¿bluegrass? ¿hay posibilidades allí para vosotros?

Absolutamente. En Chicago hay mucha gente y cabe todo tipo de música La escuela de música Folk de la ciudad está considerada la mejor escuela de música popular no del país, sino del mundo. En toda la ciudad hay jam sessions de bluegrass. Es un sitio ideal para el estilo.

 

Vuestro Still on that ride ¿qué aporta al género?

Mira, es un disco hecho con el corazón. Cuando lo estábamos grabando, pensar que iba a haber gente que se llevara eso a casa era reconfortante. Hemos desarrollado nuestro sonido como banda y estamos orgullosos de ello.

Eduardo Izquierdo

 

1 de marzo. La Taberna de Hank. Luanco -entrada gratuita-
2 de marzo. Kafe Antzokia, Bilbao -Entradas-
3 de marzo. Rocksound, Barcelona  -Entradas-
4 de marzo. Las Armas, Zaragoza (Blues Armado)  -Entradas-
5 de marzo. Boite Live, Madrid  -Entradas-
6 de marzo. Aldea de San Miguel (Fiesta Huercasa Country Festival)
-entrada gratuita-

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: