Encuentros — 28 enero, 2016 at 16:41

Sarabia & La Tribu del Groove, Rock y blues de toda la vida

IMG_3336_Snapseed

Músicos curtidos, con dilatada experiencia en este negociado unen fuerzas en un proyecto en el que creen y que sienten verdaderamente suyo. Con el primer disco ya en la calle andan embarcados en la ardua tarea de presentarlo sobre cualquier escenario que los quiera acoger. Y es que el rock es eso, pelea, constancia, actitud y pasión.Las dos cabezas visibles del combo, Francis Sarabia (voz y guitarras) y Chema Iborra (guitarras) responden a nuestras preguntas. Ahorrémonos introducciones, que hablen los músicos.

Presentaros un poco…tenéis una dilatada  trayectoria como músicos….

Francis: La verdad es que cada uno de nosotros tiene muchos años de bandas y muchos kilómetros a las espaldas. Chema Iborra es un guitarrista veterano que ha estado tocando toda la vida en bandas de blues-rock, José Leal viene del jazz y de tocar en innumerables jam sessions con músicos de muchos estilos diferentes, David Gómez lleva muchos años en diversos proyectos, aunque el principal es su banda de metal con la que suelen salir a tocar al extranjero a menudo. En mi caso llevo cantando en bandas de rock, girando y colaborando con un montón de gente (Mago de Oz, Asfalto, Santiago Campillo, Raimundo Amador, Steve Emery…) desde mediados de los noventa.

¿Cómo, cuándo y dónde surge la idea de formar Sarabia y La tribu del Groove?

Francis: El nacimiento de la banda surge de manera muy natural. Yo llevaba tiempo con ganas de hacer algo propio, así que le propuse a Chema montar una banda para hacer lo que mejor sabíamos, rock y blues de toda la vida, pero dándole toques de otras músicas que nos encantan, como el funk o el soul por ejemplo. Más tarde se unieron a la causa José y David, y muy pronto empezamos a funcionar, componiendo las primeras canciones y tocando en directo siempre que podíamos.

Habéis tardado bastante en sacar el primer disco… ¿A qué es debida esa tardanza?

Chema: Pues a los pocos meses de formar la banda,  y en el momento que tuvimos algunas canciones,  las grabamos en el estudio de un buen amigo nuestro, escuchamos lo grabado y nos dimos cuenta de que aún nos faltaba rodaje para que el sonido estuviese “atado de verdad”, el sonido de banda, llevar el Groove como nosotros queríamos. Teníamos que hacer más canciones para poder elegir las mejores. Por eso esperamos unos meses más ensayando y sobre todo tocando en directo los temas, hasta estar convencidos que estábamos listos para grabar.

Además editado por vosotros en el sello Grabando el Groove. ¿Es la manera más fácil de trabajar ahora mismo el tema de la autoedición?

Francis: Efectivamente, es la manera más sencilla y más cómoda para nosotros, al menos en este momento, porque todo son ventajas y no tienes que rendir cuentas a nadie. Mis experiencias anteriores con discográficas no han sido del todo satisfactorias, así que lo teníamos bastante claro. El único punto negativo del tema es la falta de distribución, pero es algo que seguro que se subsana en el futuro.

¿Tenéis pensado editar trabajos de otros artistas?

Chema: En  principio no, toda la infraestructura la hemos montado Francis y yo para editar nuestro trabajo, pero no estamos cerrados a cualquier propuesta que nos puedan hacer, pero insisto, de momento esa no es la idea.

Volviendo al disco, tiene un sonido excelente y una gran producción hecha entre vosotros mismos y Antonio Illán. ¿Cómo enfocáis el trabajo en el estudio? ¿Lleváis todo listo y finalizado o sois de los que todavía aportan cosas en el momento?

Chema: Siempre surgen cosas en el estudio, pero solemos tomar decisiones más de “quitar” que de poner cosas en las canciones, y tal y como te decía antes ya sabemos cuándo una canción esta para entrar al estudio y cuando aún le falta. Nuestra obsesión es que el tema “ande” más que los alardes y arreglos que se pueden hacer en el estudio. Con respecto al sonido, utilizamos las mismas cosas que en directo, para que sea fiel a nosotros.

Obviamente sois una banda de rock que aborda influencias de uno y otro lado del océano…Y también un toque negroide de funk y soul… ¿Cómo os definiríais como banda? A mí me recordáis un poco, como concepto, a un grupo como Gov’t Mule…

Francis: Para empezar, comparándonos con Gov’t Mule, ya nos has dado alegría para un par de meses, es uno de nuestros grupos favoritos (risas). Como bien dices, el concepto sí que podría ser similar al de esta banda o a algunas bandas de este tipo, hacer música sin pensar en etiquetas, abriendo bastante el abanico y manteniendo siempre una base sólida en la que prime el sonido de las guitarras y la voz como algo “marca de la casa”, digamos. Una vez dicho esto, personalmente, supongo que nos movemos dentro del espectro de rock con mayúsculas, porque dentro de ese término caben muchísimas cosas, y aunque no es deliberado, siempre aparecen influencias de la música negra, el blues de Freddie King, el soul de Sam Cooke u Otis Redding, el funk de Sly and the Family Stone o James Brown, o la época más cañera de Ike and Tina Turner. Podríamos seguir diciéndote influencias negras durante horas.

 

-Iñigo Uribe pone los teclados en el disco. ¿Os habéis planteado en algún momento incluir un teclista en directo?

Francis: Iñigo hizo un trabajo increíble en el disco. Le mandamos las bases y grabó sus partes en su estudio, en Madrid, y captó la idea de lo que necesitaban las canciones a la perfección. No nos lo hemos llegado a plantear en serio a causa de la distancia, pero la verdad es que nos encantaría incluir un teclista en la formación, además de que Iñigo es historia viva de la música de este país, y sería un orgullo tenerle junto a nosotros. Es un tipo que ha grabado algunos de los mejores discos que se han hecho en el rock español. Sería simplemente genial.

Otro aspecto que me gustaría preguntaros es sobre las letras. Abordáis diferentes temas… ¿Cuál es la inspiración para las mismas? Experiencias personales, imaginaciones varias…

Francis: Yo me suelo encargar de las letras, y puedo basarme en diferentes cosas a la hora de escribir, aunque es cierto que me inclino más por experiencias vividas en primera persona o cosas que me toquen de muy cerca aunque no sea directamente. Es lo que más me motiva a la hora de coger un papel y plasmar ciertos pensamientos o ciertas ideas. Eso y sobre todo sentir que hay algo que quieres contar, algo que sientes la necesidad de transmitir a través de tu música.

El negocio está crudo para vivir de la música en estos tiempos que corren…Se venden pocos discos, a la gente le cuesta levantarse del sofá para ir a un concierto si no es de los consagrados o de los que estén en el candelero en ese momento, internet… ¿De qué manera vivís la situación y cuales son vuestros objetivos finales como banda?

Chema: Pues lamentablemente es así, nos conocemos prácticamente todos los que solemos ir a ver conciertos de bandas americanas cuando giran por aquí. Nosotros de momento tenemos que encargarnos de ir haciendo “el bien” por ahí, tocar y tocar, para que la gente nos vaya conociendo, si en un bolo consigues 10 nuevos fans misión cumplida aunque hayas hecho 1000 kilómetros. para llegar. Y seguir haciendo canciones y grabar de nuevo cuando estén listas, el rock es un camino duro, y es muy difícil que te escuchen en una compañía u oficina de las grandes si no llevas el rodaje necesario, esa es nuestra ilusión, porque lo que hacemos es de verdad, quien nos ha visto en directo lo sabe.

Sé que es un tema peliagudo pero…. ¿Cómo veis el asunto de las bandas tributo como músicos que defienden temas propios? Hay mucho debate sobre la cuestión en redes y demás con diversos puntos de vista…

Francis: Pues vemos el asunto cada vez más ridículo y más deteriorado. Hemos hablado mucho de este tema en muchas entrevistas, y no le vemos ni pies ni cabeza al hecho de que se valore más el trabajo de unos tipos que tocan canciones de otro artista, que el de un grupo que compone su propio material. Es así de simple. Se anteponen los temas económicos al arte y a la cultura, en lugar de intentar que haya un equilibrio entre ambas cosas. Así estamos creando un país de paletos y falsos modernitos del que luego nos quejamos. En los niveles donde nosotros nos movemos, de bandas o músicos con dos o tres discos, muy poca gente fomenta la creación artística propia y el tener un mínimo de originalidad en la música. Y para colmo, tenemos nuestro amado IVA cultural que hace que la situación de los artistas sea más complicada todavía. Un desastre.

A nivel de conciertos que tal está funcionando…

Chema: Estamos contentos la verdad, Francis más que yo ha trabajado duro en ir montando la gira del disco, y estamos quedando muy bien allá donde vamos, de hecho en algunos conciertos, nos salen contactos para montar otros. Seguiremos trabajando duro para intentar que se escuche nuestro trabajo en los principales sitios de España.

Para finalizar una de esas preguntas tópicas pero que le gustan a todo el mundo… ¿Cuáles son los discos nacionales o internacionales que más habéis escuchado en el pasado 2015 que ya está en el desguace?

Francis: La verdad es que no he escuchado muchos discos nuevos que salieran el año pasado, pero sí te puedo decir que personalmente me gustó mucho Salud de Los Deltonos. En realidad me gusta mucho todo lo que haga Hendrik. El disco de Nathaniel Rateliff también es magnífico, soul del bueno, y el de Nikki Hill me sorprendió gratamente. Los tres muy recomendables.

Manel Celeiro

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: