Vivos — 26 octubre, 2015 at 18:38

Bob Wayne, Rocksound, Barcelona

11218799_769551586503844_5752382308876318153_nNueva visita del animal furioso del country actual. El grandullón se plantó en Barcelona con la excusa de presentar el disco de versiones que recientemente ha editado y, cosas de la vida, realizó el mejor concierto de los cuatro que le he visto en la misma sala. Buena parte de culpa la tienen los músicos que le acompañaban. Tres auténticos rednecks con pinta de destiladores de licor ilegal que le atizaban a sus instrumentos con verdadera maestría, el guitarrista era bárbaro, aportando un plus de energía y contundencia rocanrolera que le sentó a Bob como un guante.

Ese nuevo enfoque, obviamente menos vaquero, aportó más dinamismo en escena y mucha más velocidad en la ejecución. No olvidó ni uno solo de sus clásicos y dio cancha al nuevo trabajo interpretando las lecturas de los Stones, el «Rock & Roll» de Led Zeppelin convertido en un trotón hillbilly con el tipo del merch en la armónica, Ozzy Ousborne («Crazy Train») y Offspring.

Mucho más comunicativo y simpático con el público que en anteriores ocasiones, tuvo tiempo para lidiar con maestría el acoso de una guiri contumazmente beoda que amenazaba con subirse al escenario y llevó a toda la sala a corear con jolgorio “¡que se joda la ley!”, probó que ahora mismo es uno de los jefazos del country grasiento y forajido. Y que supera con creces a otros que parecen haberse dormido en los laureles. Y no hace falta dar nombres.

Antes del concierto Manuel J. González presentó en Barcelona su libro Muddy Roots Music. Interesante volumen que analiza y entrevista a numerosos músicos pertenecientes a esa escena. Incluyendo al propio Wayne y a dos bandas nacionales: los catalanes Booty Hunters y los euskaldunes Dead Bronco.

Manel Celeiro

Foto: Endika Ussia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: