Vivos — 22 septiembre, 2015 at 10:36

Fuzz, sala But, Madrid

CMO_7172

La hiperactividad de un Ty Segall que no descansa.

El pasado 24 de agosto, cuando en Madrid aún faltaba gran porcentaje del personal, pudimos ver a uno de los artistas más prolíficos del panorama psyco-garagero independiente. Ty Segall con su proyecto paralelo FUZZ recorría territorio nacional, haciendo una parada obligada en la Sala But de Madrid.

Este veinteañero californiano, declarado amante de la banda Hawkwind, en solitario lleva lanzados siete largos, el último es de 2014; agrupado con Fuzz, acaba de sacar el segundo: “II”. Y éste es el que vinieron a presentarnos.

Para calentar el ambiente, el grupo de Xátiva Siberian Wolves hacían los deberes sacando más que notable. Dúo de guitarra y batería de grunge psicodélico presentado temas de su disco homónimo. Era tarea complicada calentar a un público con expectativas segallianas. Más cuando sólo dos tipos han de rellenar todo un escenario, y encima a uno lo escoras casi entre bambalinas. Pero estos lobos de la estepa sacaron pecho, y fueron haciéndose cada vez más grandes, y en los últimos temas se comían cada centímetro de las tablas.

Otro cantar fue el de Ty y los suyos. Creo que es por todos ya sabido que en Fuzz se encarga de los ritmos a las baquetas, haciéndose acompañar de Charles Moothart a la guitarra y Roland Cosio al bajo.

Ataviados-disfrazados cada uno como le dio la gana, había momentos en los que el espacio se les quedaba pequeño. Tal es así, que en un momento de exaltación el Sr. Cosio hasta las narices se lanzó al público para que le dieran unas vueltecitas en volandas.  Temas de su primer disco como “Sleigh Ride”, “Rise“, “Hazemaze”, o las aclamadas What´s my head?” y “Fuzz´s Fourth Dream”; fueron intercaladas con temas del segundo: “Rat Race”, “Pipe” o “Pollinate”.  Todo un repertorio de máxima calidad interpretativa, las luces de la sala acompañaban a la psicodelia, y el público no dejaba de hacer pogos y subir al escenario para saltar de nuevo sobre la masa. Algunos de éstos, lo más espabilados, aprovecharon la coyuntura para abrazar a su ídolo.

Todo es posible con un personaje de este calado que tiene no sólo Fuzz como proyecto paralelo, Broken Bat (junto a gente de Redd Kross y Melvins), Sic Alps o Party Fowl; sino que está preparando uno nuevo llamado The Goggs junto a Chris Shaw. Estaremos atentos a sus siguientes pasos.

 Texto y fotos: Carlos Melchor

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: