Encuentros — 29 septiembre, 2015 at 10:58

Rubia, cuando el carácter es más que una actitud

RUBIA Guillermo Rossi

Rock’n’roll y Motown son las bases de Rubia, proyecto formado por Sara Iñiguez y Mariana Perez. Las bilbainas se han pasado el verano de gira por nuestro país presentando Barman, su nuevo y tercer disco. A su paso por Barcelona, aprovechamos para charlar con ellas y conocerlas un poco más.

¿A qué suena Rubia?

Sara Iñiguez: Mis temas transmiten esa época en la que el rock’n’roll se hacía mejor, la gente respiraba más puro, más real. Ahora, en cambio, todo está sampleado y desnaturalizado. La música es emoción sin artificios y eso quiero transmitir.

Por eso te has producido tú misma…

Y porque soy productora. Además, en España no había nadie que pudiera realizar mis ideas. Aquí se sabe tratar el sonido español, se defiende un resultado correcto pero plano. Si quieres ir un poco más allá, no hay nadie que pueda proporcionártelo. Así que cogí a Mauro Nieta, mi ingeniero, y yo dirigí la producción. 2036 fue el ensayo, pero con Barman hemos triunfado.

Sin caer en tópicos, ¿cómo es ser mujer en el rock?

No quiero dar un discurso feminista porque estoy harta de que siempre se nos diferencie, pero los tíos consideran que el rock’n’roll es su terreno y como destaques un poco, te lo van a poner difícil. ¿Dónde están todas las mujeres influyentes de la música a la hora de crear historia? ¿Sabes eso de que nadie hablará de nosotras cuando estemos muertas?

Por eso eres la frontwoman de Rubia…

Lo soy porque compongo y canto, no por una decisión feminista. Eso sí, nunca me había sentido tan poderosa como ahora, cuando salgo a tocar con Mariana al escenario. La energía es de mujer y no necesitamos destacar, nuestro trabajo es muy potente. Vaya entiendo lo que sienten los hombres, pero es una pena porque estamos rodeadas de ellos y los adoramos (¡qué quede claro!). No debería sernos difícil subir.

Volviendo a tus discos, ¿qué novedades aporta Barman?

Los anteriores ya son diferentes entre sí y no sólo con este último. Son una evolución de mi forma de componer, de ver la vida… Se nota mi carácter en todos pero estaba probando, ya no me siento así, ni componiendo ni cantando. Barman es el primero con el que me identifico y me defino mejor, ha marcado un cambio de era.

¿Por eso has cambiado al inglés?

Para mí es un idioma igual de natural que el castellano, mucho más potente para el rock’n’roll, y nos facilita abrirnos a América y a Europa. De hecho ya vendemos discos en Inglaterra, por ejemplo. En España se nos empieza a apreciar ahora porque, para la prensa, no somos un proyecto fácil de clasificar en una escena o estilo. Hacemos música clásica, pero entendida como soul, blues, rock en el sentido más primigenio, y Barman tiene eso. El otro día incluso nos dijeron que era muy beatleiano.

Y con una raíz muy negra. ¿Cómo suena el directo?

En realidad, Barman no lo puedes llevar a directo a no ser que tengas una gran banda. Por suerte las canciones se sostienen solas y con dúo ganan en intensidad. El otro día estuve escuchándolo en casa de un amigo y me gustó, pero el directo es mucho más potente. Hemos tenido que “reinterpretarlo”, ¿sabes?

¿Cómo es que no lo grabasteis a dúo?

¡No nos conocíamos! Un día chocamos en un bar, nos dimos los teléfonos, Mariana vino a verme a tocar y el destino empezó a juntarnos. Mi batería de entonces no pudo venir a un bolo y la llamé. Luego fue el bajista quien se fastidió la mano, dejándonos compuestas y sin banda. Al tocar nos dimos cuenta de que podíamos sonar muy bien y no nos equivocábamos. De repente todo empezó a ser mucho más cómodo, fluído, divertido… Y a nivel técnico nos obligó a meternos mucha caña. No había nadie para disimular nuestras carencias.

Rubia Koldo Orue

¿Seguiréis juntas en los próximos proyectos?

¡Sí! Me encantaría partir de un rollo muy minimalista en el futuro. Batería, piano e ir viendo qué demanda cada tema. La intención es hacer algo similar al Barman de los directos, vaya, donde la voz es muy importante y seguimos el “menos es más”. Pero ya te digo, estamos probando. Si la cosa no funciona, siempre podemos meterle más cosas.

Es genial ver cómo os nutrís la una de la otra…

Mariana me transmite muchísima pasión. Encontrarme con ella me ha renovado. Además no había visto nada como nosotras antes. Piano y batería con este rollo y potencia…

Mariana: ¡Quizá somos únicas! Yo cuando empecé a escuchar el disco, me flipó. Una sensación similar a la que tienes cuando a los 15 años descubres algo nuevo. En poco tiempo nos hemos hecho una piña, por supuesto, pero todo ha sido gracias a Barman, fue nuestro pegamento.

Entonces os veremos por España y, quién sabe, quizá también Inglaterra…

Sí, está viniendo. Queremos acabar de asentar las bases con esta gira, pero es algo que va a ocurrir sin duda.

 Texto: María Gateu

Foto 1: Guillermo Rossi

Foto 2: Koldo Orue

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: