Encuentros — 7 septiembre, 2015 at 10:33

Klaus Johann Grobe, kraut y post punk desde el dadaísmo

GROBEpromo4printminibaja

Klaus Johann Grobe no es el nombre de ningún cantautor alemán. De hecho, no es ningún cantautor alemán. Son un dúo que cantan en alemán pero ni siquiera son alemanes, sino suizos y por muy rocambolesco y extraño que nos suene toda esta historia ya se están haciendo un buen hueco entre los sommeliers musicales más selectos. Consigo nos traen un sonido variopinto, repleto de influencias, texturas y detalles cuidadosos, dulces y selectos procedentes de culturas musicales populares de otros tiempos. Hablamos de géneros que van desde el krautrock más puro pasando por un post-punk iniciático y crudo, incorporando en su estilo personal irremediables toques psicodélicos sin olvidar los característicos tintes del groove brasileño que culminan en un sonoridad exquisita y compleja de descifrar.

Si se dieron a conocer al mundo en 2013 con un EP homónimo, oscuro de pocos matices e inmaduro ya se dejaba entrever el camino que más tarde terminaría de trazar esta joven formación. Temas como “Koordinaten” o “Gemeinsam”, “Raus” nos enseñaron de lo que serían capaces más tarde con el LP Traumhaft. Pasó un año más y lanzaron un más que sugerente largo bajo el nombre Im Sinne der Zeit (2014, Trouble in Mind Records), ya con una tracklist totalmente pulida y evolucionada, convirtiendo su música en una experiencia totalmente enriquecedora y divertida en todos los sentidos.

Ahora, se han decidido pasar por España para agitar los cuerpos de aquellos que se quedaron con las ganas cuando empezaban a bailar los temas “Between the buttons” o “Aufstand” del álbum Im Sinne der Zeit (2014, Trouble in Mind Records). Para verlos en vivo, se deberá esperar hasta el 9 de septiembre y su primera parada será en el Dabadaba (San Sebastián), el día 10 en la sala Moby Dick de Madrid o en el Psych Fest de Zaragoza el día 11 de septiembre y, por último, cerrarán su gira en Barcelona el día 12 de septiembre en la Sala Apolo dentro del ciclo Caprichos del Apolo.

 

Desde que nacisteis en 2013 habéis definido un estilo más melódico y pegadizo con vuestro primer largo Im Sinne der Zeit (2014, Trouble in Mind Records) publicado en 2014 ¿Es evolución o es que realmente habéis cambiado por dentro desde entonces?

Te seremos sinceros, lo único que sabemos es que nuestra música es totalmente natural. Solamente escogemos nuestros instrumentos pero no tenemos un fin, sino que nos dejamos guiar por la intuición y el sonido que en cada momento nos gusta. La verdad es que nos apasionan diferentes estilos y no nos asusta que aparezcan constantemente en nuestras canciones. Sí que es verdad que desde Im Sinne der Zeit (2014, Trouble in Mind Records) hemos querido introducir una línea de bajo que nos da nuevas posibilidades como un sonido más trabajado y también muy cercano al funk.

Hay infinidad de texturas y sonidos en vuestros temas. ¿Qué os llevó a incorporar para este último álbum un sonido groove brasileño y una banda de bajo tan dura, todo ello mezclado junto con una voz tan pop?

En realidad siempre componemos las canciones con bajo y batería. Después empezamos a vestir el esqueleto y el órgano nos da ese punto harmónico y melódico que tanto aparece en las canciones. De lo que estamos realmente seguros es que nunca hemos querido encerrarnos en un género concreto como el krautrock o la psicodelia, sino que siempre queremos mantener nuestra manera de entender la música que es totalmente desde el eclecticismo. Metemos en un recipiente todo aquello que nos gusta sin tener miedo de hacer el ridículo.

Os paseareis por las grandes ciudades de España con toda una carrera entera en alemán. ¿Qué pensáis sobre que vuestro público no pueda canturrear vuestras canciones?

De hecho, hemos tocado delante de multitudes sin que entendieran nada de nada. Cada vez, vemos que las letras son muy importantes pero no hasta el punto de que todo el mundo pueda comprender el mensaje porque si te tenemos que ser sinceros no somos Bob Dylan ni tampoco lo pretendemos. Entendemos que las letras son otro instrumento y nosotros no hemos escogido el alemán para rebelarnos contra el inglés, pero sí que no queremos cantar en inglés, tocar la guitarra y terminar actuando como un idiota sobre el escenario. Eso sí que no.

Nunca antes habéis pisado territorio español y después de Barcelona hacéis un break para grabar vuestro nuevo disco. ¿cómo os va por el resto del mundo?

Sí, es nuestra primera vez en España y estamos muy nerviosos y con ganas de tocar ahí. Para nosotros lo importante es dar conciertos en los que haya el máximo de personas posible y que se dejen llevar por nuestra música, sonriendo y bailando todo el tiempo. En realidad da igual donde sea, no importa el lugar. Nuestra popularidad ha crecido en España pero aún no podemos tocar en cualquier local o festival. Por otro lado, necesitamos tiempo para nosotros y replantear cosas para futuros proyectos. Así que de verdad necesitamos este break para grabar nuevo material más oxigenado.

GROBEproo3baja

¿No creéis que por culpa de melodías que puedan ser muy características de un género en concreto suponga un impedimento para un público mayoritario?

Sinceramente, nunca pensamos que este proyecto duraría más de medio año desde que empezamos. Esto terminará cuando deje de ser divertido para nosotros. Nos encanta mezclar música para ser bailada con detalles totalmente melancólicos o procedentes de géneros que nos gusten. Pero tal vez cambie, nunca se sabe. Y volviendo al mainstream, no tenemos nada en contra de él, no del todo. Al final nosotros nos vemos como una banda de pop con muchos matices y, quieras o no, tenemos una parte del mainstream integrada en nuestras canciones.

Si por mi fuera os metía en todas las discotecas. De pronto todo el mundo sería afín al krautrock como sucedió años atrás y, como no, a vuestra música. ¿Cómo veis el futuro para una banda tan alternativa? ¿Hay festivales en los que os quieran mucho?

Ante todo, hay que ir paso a paso. El año que viene visitaremos los Estados Unidos y después pasaremos seguramente por Francia e Italia además de España, otra vez. Pero como todo en la vida tenemos que dejar que fluya por sí solo y así comprobaremos si gustamos realmente a la gente o no. Lo que sí que nos encantaría es tocar en el The Oya Festival de Oslo que es un festival al que le tenemos cierto aprecio. Y aunque esto no ocurra también moriríamos en paz sin ningún problema.

No sé dónde leí que podéis tener un componente totalmente dadaísta a la hora de conformar letras y de unir sonidos y melodías que realmente os suenan interesantes. ¿Es eso verdad? ¿Nos encontramos ante una de las bandas más experimentales que improvisan todo el tiempo y que se autodescubre en cada momento?

Sí, es totalmente verdad. Nuestras letras nacen desde el dadaísmo aunque no somos una banda entregada totalmente a la improvisación, al menos no con ‘Im Sinne der Zeit’ (2014, Trouble in Mind Records). Siempre planificamos todo antes de salir a tocar porque no nos gusta estar sobre el escenario sin saber qué es lo que haremos y si llegaremos a saturar a nuestro público.

¿Cómo surgió la idea de que dos suizos se unieran para crear este proyecto? ¿Con quién os gustaría compartir un escenario en un futuro no muy lejano?

(risas) Nacimos para hacer música disco pero tal y como se puede comprobar hemos terminado haciendo música totalmente distinta. No es para hacer apología de formaciones suizas pero nos gustaría volver a compartir escenario con Blind Butcher, un dúo suizo de batería impresionante en directo. Aunque si no es con ellos nos encantaría hacerlo con Manfred Krug, otro gran artista con el que ya hemos trabajado juntos anteriormente.

Es curioso porque no sé hasta qué punto una formación como la vuestra se puede ganar la vida con la música. ¿Os dedicáis únicamente a la música o tenéis un trabajo al margen cada uno?

No, de momento cada uno tiene un trabajo aparte para poder seguir viviendo. Lo vemos como una compensación a la propia música porque en cierta forma cuando estás en tu otro trabajo te das un respiro y cada uno de nosotros reflexiona sobre lo que hacemos. Luego nos reunimos para ensayar y enriquecemos nuestros nuevos trabajos con reflexiones o nuevos puntos de vista.

Y, por último, sobre el nuevo proyecto que grabaréis en octubre, ¿Qué nos podéis desvelar?¿Hacia dónde evoluciona el dúo?

De momento, no tenemos ni idea de lo que vamos hacer, así que no podemos darte muchos detalles. Tenemos algunos esbozos pero aún no sabemos como van a evolucionar ni si se van a convertir en algo muy grande. Pero si te tenemos que ser honestos responder este tipo de preguntas nos pone muy nerviosos porque sabemos que todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Pero sí que volveremos a la carga con algo que nos guste y nos divierta aunque sin mirar mucho hacia atrás ya que ésta es nuestra filosofía para seguir hacia adelante.

 Texto: Valentín Vía

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: