Discomático — 28 septiembre, 2015 at 18:47

Aureli Rubio – Porchlight

a0671711715_10

Se ha podido ver a Aureli machacando riffs y destripando electricidad en las filas de Saturna, también tocando blues profundo y rural en solitario y en formato acústico. De hecho su primera grabación, de título Keep Your Light Trimmed and Burnin’, iba en esa onda. En ella se hacía cargo de recrear viejos temas del cancionero de Skip James, Blind Willie Johnson, Mississippi John Hurt, Bukka White o Mississippi Fred McDowell. Blues desnudo con solo su guitarra y su voz como protagonistas.

En este segundo paso continua con ese viaje interior musical de vuelta a las raíces. A lo más fundamental de la música. Al material primario. Alguien dijo que la diferencia entre una canción mala y una buena es que esta última seguirá sonando de maravilla desprovista de todo arreglo. Y así sigue el guitarrista, bajando a las profundidades de lo ancestral en busca de la esencia básica de la canción.

Porchlight, enfundado en una preciosa portada (obra de Jalón de Aquiles) que describe de forma fantástica lo que hay en su interior, es una grabación íntima y cálida. Mucho más folk que blues, en el que se aleja del pozo de las versiones, algo en lo que muchos caen, firmando todas las canciones excepto el gospel tradicional «Where Shall I Be».

Domina de sobras las seis cuerdas, añade armónica y evidencia haber madurado en la interpretación vocal. Descubriéndose como un compositor firme y seguro de si mismo que tiene plenamente interiorizados los patrones de la tradición norteamericana. Un disco que atrapa poco a poco y que está hecho para escuchar en esas tardes o noches en que un buen whisky y un puñado de canciones son la mejor compañía posible para ver la vida pasar.

Manel Celeiro

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: