Artículos — 30 agosto, 2015 at 11:39

De raíces, semillas y esas mandangas (Novedades)

LeeroyStaggerSi yo fuera uno de aquellos que llevan aventurando la muerte de la música de raíces desde hace ya unos cuantos años lo último que haría es dedicarme a las apuestas. Lo digo por el bien de su bolsillo. Y es que la avalancha de lanzamientos es inabarcable y, lo mejor, es que en muchos casos no va en perjuicio de su calidad. Ahí está Leeroy Stagger y su nuevo Dream It All Away (Autoeditado). El canadiense sigue bebiendo del maná que nos ofreció Steve Earle en los noventa y ofrece un álbum competente, engrasado y, sobre todo, cargado de fuerza. WinkY ojo que son diez discos ya. Lo de Wink Burcham y su Cowboy Heroes And Old Folk Songs (Continental Records) es una definición desde su propio título. Grabado en los Church Studios que en el pasado dirigió Leon Russell, el álbum supone un homenaje a la música de sus ancestros pero con claros intentos (y logros) de actualización. Dicen que Pokey Lafarge anda enamorado de su música. Algo tendrá. De entrada muchos ya lo han colocado en cabeza del llamado New Tulsa Sound. Preciosa portada y notable contenido encontramos en el Sad Eye Lonesome Day (Pheromone Recordings) de Seth Cameron. Trece canciones grabadas a la vieja usanza en tan solo tres días y que irremisiblemente te transportan al Greenwich Village. Dylan, Van Ronk, Rambin’Jack…En ellos está su origen y no tiene ningún interés en esconderlo, sino más bien lo contrario. Más cara que espalda le echan Hillbenders y su suman a la corriente de versionar en clave country o bluegrass clásicos del rock. Su morro llega hasta el punto de calzarse íntegro el Tommy de The Who y ¿qué quieren que les diga? La cosa no les sale nada mal. Edita Compass Recors y podemos decir sin rubor que los de Missouri salen más que reforzados de un intento rebautizado como A Bluegrass Opry. The-ReefGirando hacia el country y el Honey tonk más tradicional nos encontramos con Handsome Hank & His Band y Roll Down The Line (Baldo Records). Un disco del que pueden huir aquellos que persigan evoluciones, experimentación o revitalización del género. Nada de eso. Stetson para levantar en los temas acelerados y una buena botella de cerveza que apoyar en la barra del bar. Esas deben ser sus armas para afrontar sus catorce canciones ¿Qué «Kiss of Mexico» copia el arreglo de trompetas de «Ring Of Fire»? Y a quién le importa. Hayward Williams es otra cosa. Lo suyo si que tiende más hacia el Americana. The Reef (Autoeditado) es un disco que se desenvuelve a la perfección en un terreno extraño: letras turbulentas y tristes combinan sin rubor con sonidos alegres y animados, con guiños nada velados al gospel o al soul. Se ha tomado s tiempo. No en vano este es solo su tercer disco tras su debut en 2007, pero parece que cada paso que da lo hace a conciencia. Buen disco.

Eduardo Izquierdo

 

 

Publicado en Ruta 66 nº328

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: