Vivos — 23 julio, 2015 at 13:19

Lambchop. Festival Grec. Barts. Barcelona.

 

Lambchop baja3

 

La delicadeza y la perfección se dan la mano a veces musicalmente en grupos como Lambchop. Los de Kurt Wagner ofrecieron en su concierto del Festival Grec una actuación exquisita y excelsa en la que no se desperdició ni un momento de grandiosidad. Hay músicos y músicos, y luego está Kurt Wagner. Con su voz característica, su gorra, su tocar sentado y su maestría rasgando la guitarra como acariciándola. 20 años hacía ya de su primera actuación en Barcelona, en aquel BAM que tocaron desenchufados por culpa de un aguacero. Ha pasado el tiempo, y con cada disco, cada canción, cada concierto, Lambchop crecen en su maestría, no importa los cambios de formación siempre que el alma máter del grupo siga adelante.

Nashville parece que queda lejos, pero la música de Lambchop se te filtra por los poros de la piel hasta quedarse impregnada en todo tu ser. Canciones que ponen la piel de gallina y en las que los detalles sutiles contrastan con una sencillez que las convierte en pequeñas obras maestras. Escuchábamos grandes temas como “Gone Tomorrow” o “Sharing a Gibson with Martin Luther King Jr”, entre muchas otras, y no dejábamos mecer por sus suaves melodías. Por la música y por las jocosas bromas de un Tony Crow, pianista de la banda que hacía sonreírse a Kurt mientras intentaba mantener la compostura. Un concierto memorable que cerró con una maravillosa versión de un tema folk clásico como dijo el propio Wagner, un “Young Americans” de Bowie que nos dejó rendidos a sus pies. Impresionantes.

Texto: Anabel Vélez

Foto: Sergi Fornols

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: