Vivos — 17 junio, 2015 at 9:25

The Baron Four y The Number Ones, Sala Ego Live, Madrid

BF6baja                                                                                                              The Baron Four

 

Entre la asunción del anacronismo implacable y la inapelable diversión del momento concreto. Así han transcurrido los cuatro años de andadura de la promotora Hey Ho! Club de Rock gracias a la que se han podido ver hasta ciento una bandas en los escenarios de varios emplazamientos de Alcalá de Henares. Privilegio que ha servido para ser testigos –sobre todo desde el escenario de Ego Live– de las vueltas en contra de las agujas horarias de Peter Zaremba, los disfraces de Halloween de Manitoba o la opulenta boca de Tom Jorgensen de los Swingin’ Neckbreakers cantando You a pleno grito. También escaparate para voces más jóvenes como la del de Maine, Kurt Baker, Biters o The Connection.

 

Una puja por los instantes irrepetibles que ha tenido sus altibajos debido a la escasa, en ocasiones, afluencia de público. Desde hace tres años la Sala Ego Live se ha convertido en sede principal de sus directos, un buen lugar para defraudarse o alucinar con tus ídolos y en el que no resulta difícil tomarse una cerveza con ellos para comentar la jugada.

 

Hey Ho! Club de Rock más que una promotora ha intentado ser una casa para todo el que se ha acercado a ver sus grupos. Y como en cada hogar no puede faltar una buena fiesta –fieles a sus preferencias estilísticas– tuvieron a bien celebrar su aniversario con dos conjuntos de relumbrón: los ingleses The Baron Four y los de Irlanda, The Number Ones. Además de contar con Head & Banger a cargo de los platos.

 

El turno inicial fue para The Baron Four. Ante su propuesta beat cavernícola tenía cabida cierto escepticismo –quizás que fuese un mero ejercicio de estilo discreto–. Pero su troglodítica y visceral puesta en escena hizo bailar desde el arranque a la parroquia congregada, olvidando de esa forma cualquier duda premeditada. Con el regusto de conjuntos clásicos que llevaban todavía más al extremo el concepto del garaje, como es el caso de The Swamp Rats, pasando por las fórmulas revisionistas de bandas como los Jaybirds y otras propuestas más recientes del orden de Les Grys-Grys o The Frowning Clouds, los ingleses The Baron Four presentaron de un modo contundente su redondo Out of the Wilde Come (Soundflat Records, 2014). Nada nuevo bajo el Sol, pero con hechuras suficientes para entretener. Así, desde que hicieran entrada con Just my luck, siguieron con los atemperados ritmos de Be my girl. Destellos psicodélicos en I’m not good. Buena ejecución de coros en Yes I do. De ahí hasta el final también destacarían She walks by o So glad entre otras. Como remate una versión de I just want to make love to you de Willie Dixon.

TNO1baja

 

The Number Ones

Herederos de los sonidos más floreados del punk británico e irlandés –véanse Buzzcoks, Undertones o Eddie & the Hot Rods–, con interés por los mesurados ecos de formaciones como los Compulsive Gamblers y emparentados en estilo con algunos de sus coetáneos como Nude Beach, The Number Ones era la banda idónea para cerrar la fiesta aniversario de Hey Ho! Club de Rock. Tras la fulgurante –según se comentaba– actuación en el festival Holy Circus, Ego Live era la última plaza para verlos dentro de nuestras fronteras. Había ganas de escuchar las melodías rayanas al power pop pero de estribillo punk de The Number Ones (Static Shock, 2014). Nada más comenzar resultaba difícil centrarse en uno sólo de sus componentes. Festones de coros irrumpieron en la sala. Incluso bromeaban con la oportunidad concedida para quien llevaba la voz principal en según qué tonada. Empezaron con la pegajosa I wish I was lonely que abre el disco. No decayó la intensidad con Sixteen o Boy. También fueron celebradas Sharon shouldn’t o Heartsmash. Pero sin duda las versiones escogidas –con exquisito gusto– se encargaron de hacer saltar al personal como si no hubiera amanecer. El Stop & think it over de Compulsive Gamblers, Feel a whole lotta better de The Byrds o Get over you de The Undertones –amén de amagar con el Alternative Ulster de Stiff Litter Fingers–.

Cuando parecía que la noche tocaba a su fin, una jam de ambas bandas sorprendió sobre el escenario haciendo otras tres versiones de altura: Teenage Kicks de los Undertones, Gloria de Them y Blizkrieg Bop de los Ramones.

Apoteósica noche de celebración aunque envuelta con cierto toque de despedida. Dos bandas que atendieron a la diversión más espontánea y que dejaron satisfechos a los presentes.

Texto y fotos: Alex Jiménez

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: