Encuentros — 5 junio, 2015 at 13:05

A Wamba Buluba Club, el rocanrol es cuestión de agallas (Turista Bang-Bang)

10401358_741754475906397_7729211609097949762_n

 

 

Escuchen, así se hace el rocanrol: Auto gestionándose y haciendo boom-boom-boom y cleng-cleng-cleng de la única manera plausible, verdadera y honesta; con autosuficiencia. Sin el permiso de nadie, o sea.  Y aquí, desde hace dos años, huele a polvorín de amplificación valvular y a agujas recorriendo –como ráfagas de fusil ametrallador- las siete gloriosas pulgadas de surco polvoriento; sin ayuntamientos y señores con traje de Cortefiel de por medio.

Así se hace el rocanrol, decía, y así hacen las cosas en A Wamba Buluba, club semanal que se ha establecido como una realidad singular en la cartografía nocturna del país gracias a una fórmula que conjuga directos escogidos con criterio y DJs ofreciendo selecciones across the board en materia de vintagismo a 45 RPM. Todo ello en Barcelona y Bilbao y, lo más importante, sin otro amparo o soporte que el de las gónadas y ovarios de los propios organizadores.

Con uno de ellos, César, alias Turista Bang-Bang, hombre de raigambre punkrockera y evolución en la línea de varias formas de estridencia vinílica, charlamos del proyecto y de su trayectoria como bala -no perdida sino encontrada- de ese panorama rocanrolero que nos ha tocado vivir pero donde las normas, por mucho que las intenten alterar oportunistas y buscadores de gloria desde los despachos de la plaza Sant Jaume y los bares de diseño del Borne, permanecen intactas.

Ante todo, las presentaciones: ¿Quiénes estáis detrás del club y cuál es vuestro background? ¿Qué escuchasteis creciendo?

ctualmente estamos Myriam Swanson y yo como socios. Mechi como promotora, relaciones públicas y mi mano derecha. Álvaro Kowalsky es el fotógrafo, Eneko Etxeandia es el responsable del diseño de logo y carteles y Alicia y Juanma en el área de comunicación. Yo
personalmente crecí escuchando punk rock y de forma natural me he ido abriendo a otros estilos como el rock and roll, surf, garage, soul o rhythm and blues. Aunque realmente lo que me hizo no ser un talibán de un estilo musical fue descubrir el Wild Weekend que se hacía en el casino de Benidorm cuando tenía 13 o 14 años.

¿Cómo nace la idea del A Wamba Bulula? ¿Cómo lo desarrolláis?

Todo empezó a finales del 2012, cuando me junté con dos amigos, Mikel y Josean, y decidimos montar un club de rock and roll dedicado a conciertos y a sesiones de DJs nacionales e internacionales. Vimos que en Barcelona no había mucha oferta de este estilo entre semana y, en este sentido, no hubo una gran planificación previa, sino que fuimos desarrollándolo sobre la marcha.

Sí pensamos en el Marula desde un primer momento como lugar idóneo, tanto por su ubicación, como por su espacio y estructura, que nos permitía programar conciertos; y el buen ambiente. A ellos les gustó la idea y salimos adelante.

Más tarde, mis dos compañeros iniciales abandonaron el club y llamé a Myriam que era un referente en la escena de Barcelona y con mucha experiencia tanto como artista como en producción. Ella me ha ayudado a profesionalizar el club.

¿En qué club(es) os habéis inspirado?

No nos inspiramos en ningún club en concreto sino en una mezcla que engloba a clubes y festivales que nos gustan como, por ejemplo, el Funtastic Dracula Carnival, donde se mezclan todos los estilos de rock and roll que nos gustan, o el Boiler como club de sala pequeña y especializado.

¿A Wamba Buluba da sus primeros pasos pensando ya en acabar siendo itinerante o la posibilidad surge en plena batalla?

Cuando empezamos no sabíamos ni adónde íbamos ya que desconocíamos el mundo de la música desde una óptica estrictamente profesional, pero tenemos espíritu, muchas ganas y eso ha hecho que la gente nos haya ido conociendo poco a poco, principalmente gracias a las bandas, promotores y DJs que cada semana han pasado por el A Wamba. La cosa se va haciendo grande y, para nosotros, está siendo aprendizaje sobre la marcha. Todavía nos queda mucho recorrido.

2a635f_d3e7db497b1d448f97f8e3a3e43aa83c.png_srz_p_430_225_75_22_0.50_1.20_0.00_png_srz copia

¿En qué ciudades estáis ahora? ¿Vais a ampliar vuestro espectro? Si sí –y si se puede decir- ¿hacia dónde?

Ahora mismo estamos en Barcelona y Bilbao, el año pasado hicimos una escapada a Madrid con Mikel (antiguo socio y fotógrafo del club) de un fin de semana y, que me acuerde ahora, ya está. Soy un culo inquieto y un inconformista y estoy ampliando espectros pero prefiero no decirlo por aquello de las energías…jaja!

Aterrizáis en el panorama nocturno patrio en un momento delicado, con la crisis aun a cuestas y una somanta de hostias municipales y fiscales lloviendo sobre los amos de garitos. ¿Notáis ahora la presunta recuperación sobre la que nuestros amados gobernantes no cesan en insistir?

Empezamos, creo yo, en el peor momento en que lo podíamos hacer y, por mi parte, no noto ninguna recuperación. Estoy seguro de que los resultados han sido consecuencia del trabajo constante del club y, cómo no, del Marula que es una discoteca referente dentro de las músicas underground.

Entiendo por tanto que no habéis contado con apoyo institucional de ninguna clase.

¡Dejar algo así en manos de los políticos sería absurdo! ¡Seguimos auto gestionándonos!

Al margen de dificultades contextuales, que afectan a la nocturnidad de toda la Piel de Toro, Barcelona siempre ha sido muy extraña para la noche, con un público imprevisible y altamente falible. ¿Cómo medráis con esta situación?

Yo intento buscarle la lógica pero no la hay. Desde un primer momento quisimos romper con un club solamente hecho para una escena, que es lo que se estila en Barcelona. Nosotros hemos optado por mezclar rock and roll, garage, surf, punk, rockabilly y sonidos negros como el R&B, soul o latin y, con este batiburrillo, hemos conseguido un público fiel y, lo más importante, variopinto.

¡Describe ese público!

En A Wamba Buluba te puedes encontrar a Rockers, Mods, Punks, Astronautas y algún que otro ingeniero naútico jaja! Lo hacemos lo mejor que podemos para que así sea. Y, desde luego, es muy difícil hacer un club semanal en el que cada jueves tengas calidad en el escenario y sobre todo que el público, que todos esos diferentes públicos, respondan.

Hablemos de momentos memorables. ¿Qué bandas y/o DJs os han impresionado más en esta trayectoria de dos años? ¿Cuáles repetirían/án?

Han pasado muchas bandas y muchos DJs muy buenos con algunos de los cuales, a día de hoy, mantengo amistad. Y, al final, esto es lo mejor de este trabajo: ¡crear una, grande y libre familia jaja! Han repetido bandas como Daddy Long Legs, Flamingo Tours y van a repetir Fuzztones, Neatbeats entre otras muchas. A los platos han pasado grandes como Keb Darge, Jordi Duró, Sr. Varo, Fonsoul, Julián Reca, Álex, sólo por citar a un puñado.

¿Y en cuanto a decepciones? ¿Alguien que os haya cabreado o desasosegado?

Siempre hay bandas con las que entablas menos empatía, muchas vienen después de hacer muchos kilómetros, sus miembros están cansados y, a veces, se ponen un poco quisquillosos, pero bueno, también es cuestión de entender tu papel de psicólogo, que se sientan a gusto y lo demás sale rodado. La verdad es que no he tenido ningún problema serio con nadie… ¡de momento!

Por cierto, al margen de tu actividad de promotor, también eres DJ. ¿Dónde has tenido el placer de pasear tu maleta?

Como Dj he tenido el gusto de pasear mi maleta por varios países como Alemania, Suiza, Noruega, Italia, Gran Bretaña, Francia ¡y, aquí en España, soy un pesado!

¿Algo más que quieras añadir? En caso afirmativo, adelante, no te cortes!

Viva la madre que me parió y la paella de marisco. Que vengáis a los conciertos y la Nati dice que viva el carajillo. Gracias al Ruta por echarme una mano en lo que puede siempre y mucha salud.

 Texto: Alberto Valle

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: