Discomático — 16 junio, 2015 at 11:31

Kris Kristofferson, An evening with…, The Pilgrim (London), Virgin

kris-kristofferson-by-frederick-m-brown

51k6EhBXacL

La cosa crepuscular tiene su público, lo mismo que las peleas de gallos y los vídeos de Jara y Sedal. Y lo crepuscular, mal le pese a los talibanes de la quebrada americana, es de las pocas manos a las que puede jugar hoy día una leyenda de la talla de Kristofferson. Mejor escritor que cantante (manido mantra del que nunca acabará por despegarse), a sus 77 tacos apostó por lucir papada en escenarios europeos armado únicamente de guitarra, armónica y cojones de cazalla. El show de 2013 que recoge el presente doble álbum, estando todavía caliente el lanzamiento de Feeling Mortal, no esconde su voluntad intimista (y espiritual) incluso desde el título. El respetable londinense, muy acorde con el religioso entorno, obró en consecuencia. Se agradece lo compacto del conjunto: poca parrafada y una selección de temazos que, pese a los desencuentros habituales, hace las veces de un “greatest hits” en modo “unplugged”. En lo que no llegue el advenimiento de un plástico que audite sus directos ochenteros con The Border Lord, habrá que lidiar con el espectáculo de la bien pagada desnudez.

 

Texto: Daniel Agudo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: