Vivos — 25 mayo, 2015 at 16:56

Los Planetas, Apolo, Barcelona 22/05/2015

los planetas mercadebaja

 

Los Planetas (Apolo, 22/05/2015)

Expectativa desatada con cartel de completo en la sala Apolo para unos Planetas que volvían a la Ciudad Condal a presentar su reciente Dobles Fatigas. Pero antes, los también granadinos Pájaro Jack encendían sus amplificadores. Dosis de pop sensible, indie milimetrado que apunta maneras en su reciente Vuelve el bien pero que todavía luce mejor en directo, con un sonido más electrificado que los hace crecer por méritos propios. «Vuelve en mí», «David Luiz» o «El segundo huracán» se presuponen como futuribles clásicos de una banda con interesante porvenir.

Y lo que estaba por venir era todavía más eléctrico, milimetrado y sensible, con el aroma a clásico que se le acepta a una de las bandas más importantes de nuestro indie desde hace ya más de veinte años. Gustándose de inicio, Jota y los suyos salían a escena para retomarlo donde lo dejaron, en la tríada final de la ópera egipcia con sabor a flamenco y a un Enrique Morente omnipresente. El público se crecía con las corrientes circulares y Jota sustituía su guitarra por un cigarro para pintar santos en una sala donde la energía no paraba de crecer. Y en clásico se convirtió de aquí en adelante todo lo que ocurrió aquella noche, salvo por la anunciada como «Espíritu Olímpico», posible adelanto de su muy ansiado próximo elepé.

Repertorio que hizo las delicias de asistentes, cuerdas vocales desgarradas, y pieles de gallina varias, propiedad absoluta de estos “pobres granaínos” vitoreados tras «Devuélveme la pasta», «Rey Sombra», «Reunión en la Cumbre», e incluso «Duendecillo Verde», celebrada como tantas. Y tras «Pesadilla…», el clímax se prolongó en dos bises donde Eric nos recordó el buen regusto que deja un «Segundo Premio» y Jota y Florent que con «Un buen día» basta para comprender la vida misma. Finalmente, los astros se fueron «De Viaje», y yo a mi casa, melancólico y triste, pensando en que todo tiene su final, y en el tiempo que hacía que no veía a tantos fieles juntos.

Texto: Borja Figuerola

Foto: Xavier Mercadé

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: