Encuentros — 5 mayo, 2015 at 11:59

The Vaccines, dos vacunas en una

THEVACCINES baja66642146

 

 

Uno nunca sabe del todo cómo tratar con músicos que van por su tercer o cuarto disco, especialmente si su carrera está en vías de institucionalizarse. Aparte de no contar totalmente con la impresión verdadera de la persona (quién puede afirmar que la amabilidad o incluso la agresividad no serán fingidas), las preguntas adquieren cierta profesionalidad, muy útil para dar rodeos pero poco más. Con Justin Young y Árni Hjörvar (voz-guitarra y bajo respectivasmente), la mitad del grupo procedente del oeste de Londres sucedió que, gracias al tiempo de espera por los medios audiovisuales que ocupaban la sala de hotel donde había de producirse la entrevista, pude interceptarles en la barra de la cafetería y romper el hielo intercambiando gustos musicales. Resultó que compartíamos fascinación por The Descendents (y debilidad en concreto por Milo Goes To College), y por el EP escondido de los Beastie Boys Aglio e Olio, así que a partir de ese momento todo fue con total tranquilidad, sin perder al mismo tiempo el aire de conversación competente tan necesario para sacar jugo a la presentación de un disco (English Graffitti) y distraer la atención de los artistas del concierto que habrían de dar aquella misma noche. La experiencia de Young y Hjörvar no les ha vuelto más distantes. Hablar con ellos es como una entrevista al revés: en sus inicios sacaron como tema la madurez, y después de un lustro hablan de la juventud y la dispersión inherente a esta etapa de la vida.

 

¿Qué tal estáis?

ÁRNI: Bien, cansados… nos levantamos a las 4:00

JUSTIN: Hemos tomado un vuelo muy pronto, hemos venido en Ryanair (Risas). Tocamos hoy y regresamos a casa.

¿Qué hacéis un día como hoy, hasta la hora del concierto? ¿Una siesta después?

JUSTIN: Me gustaría, ya lo creo. Pero creo que hoy no será posible. Cada día es distinto, eso es algo bueno que tiene viajar.

¿Aprovecháis para escribir?

JUSTIN: Desde luego. Componemos mucho en las giras.

ÁRNI: Hoy no…

JUSTIN: Claro, hoy no (Risas). Pero a mi personalmente me resulta fácil escribir mientras estamos en movimiento

He estado escuchando el disco varias veces durante estos días. Entra muy bien.

ÁRNI: Gracias.

JUSTIN: ¿Todo entero?

Sí. Para mi hay dos discos distintos en uno, es lo primero que destacaría.

JUSTIN: ¿En serio?

Por un lado tenemos canciones como «Handsome» o «20/20» que son puramente rockeras. Y luego hay canciones como «Dream Lover», que es totalmente pop.

JUSTIN: La idea original era poner todo lo que nos gustara durante los últimos años, y por eso a las canciones más que canciones podemos llamarlas momentos. Nos hemos centrado en el contenido lírico, nos hemos observado mucho a la hora de tocar, nos mirábamos bastante para ver si una línea determinada era buena.

ÁRNI: Es una buena primera impresión. Por primera vez tuvimos el beneficio del tiempo para grabar, queríamos probar cosas distintas.

JUSTIN: Queríamos examinar las influencias… no sé, sin perder lo inmediato, pero intentando ser más conscientes.

ÁRNI: Más curiosos.

¿Os interesa más el directo o el estudio? He leído que la banda fue creada en su origen solo para el escenario.

ÁRNI: Sí, y sigue siendo así. Es como si se hubiera invertido el orden en el que hacemos las cosas.

JUSTIN: Pero creo que ya hemos vuelto a la normalidad… o a lo que conocíamos.

Los músicos soléis coincidir con la idea de que en el primer disco no se sabe muy bien qué va a ser de la carrera que empieza… es esa incertidumbre.

JUSTIN: A veces te atreves a hacer cosas que en teoría no se deben, tocas el equipo más.

Con el segundo disco, se habla de mucho de crecer como músicos, intentar no repetir.

JUSTIN: Sí, es lo más difícil, no perder un estilo que te funciona (en mayor o menor medida, si haces un segundo álbum se supone que hubo un primero que no fue del todo mal).

Pero con el tercero (en vuestro caso además fue un EP)… donde quiero ir a parar es que con el siguiente uno ya puede decir: Tengo una historia, un recorrido.

JUSTIN: Exacto. Eso es. Pienso que con el tercero o el cuarto ya sabes lo suficiente como para… (piensa un momento) Si lo haces bien hasta ese punto, te has quedado con unos cuantos trucos, has aprendido, te cuesta menos reponerte de las equivocaciones. Conoces tu papel. Desde varios puntos de vista, un tercer disco es realmente el segundo, porque ya tu identidad va tomando forma

¿Cuál es el tema de English Graffitti?

JUSTIN: Habla de cómo el mundo está conectado, de lo fácil que es ahora comprar cualquier cosa, viajar a muchas partes, enviar mensajes, comprar Coca-Cola, y al mismo tiempo lo complicado que resulta desconectar de una realidad y volver a conectar con las personas. ¿Cuántas veces no hemos visto, entre gente de mi generación, eso de estar a la mesa con el móvil? Es irónico para mí. El título es fácil de entender, pero si hablas la misma lengua que yo, y esa paradoja me interesa mucho.

THEVACCINES21766642145

Pensaba en aquel disco de los Beastie Boys que comentábamos antes.

JUSTIN: ¿Qué te hizo pensar en ello?

Por un lado las guitarras, el sonido… se parecen mucho.

ÁRNI: Nos encanta que resulte apabullante, que no puedas escapar de esa presión. El bajo sigue a las guitarras, si te das cuenta.

También pensaba en la duración, en lo directo que es. Creo que hoy se intenta ir a lo ambicioso, y me cuesta encontrar esa economía de recursos pero con significado.

JUSTIN: Hay algo brillante en ser capaz de decir mucho con pocas cosas.

ÁRNI: No es tanto que pretendamos decir algo muy exacto como poder escuchar diferentes ideas, armonías, otras estructuras… y elegir entre eso. Es lo que hace este último disco tan raro para nosotros. Porque en realidad nos seguimos quedando con lo mismo.

¿Qué es lo más importante de una canción?

JUSTIN: La conexión que te decía antes. El hecho de que alguien coincida con el significado de tu canción, eso va antes que el ritmo, la melodía.

¿Y ese trasfondo urbano? Parece fácil hacer que suene a calle pero sin que se note la recreación.

ÁRNI: Práctica. Es lo único. Hemos ensayado mucho.

Es como cocinar pasta (ponen cara de no entender esto último). Quiero decir que parece sencillo de hacer, que no requiere tanto tiempo ni atención, y a casi todo el mundo le gusta.

JUSTIN: Ah, ya veo. Y al mismo tiempo, conseguir que alguien lo recuerde es tremendo. Hacer que eso sea significativo a pesar de su sencillez no está al alcance de cualquiera.

ÁRNI: También influye en nuestras canciones que no sepamos hacer rock progresivo (Risas).

¿Cómo fue trabajar con Albert Hammond, jr?

ÁRNI: Ese single es especial. Me sigue encantando el nombre [Tiger Blood].

JUSTIN: Fue muy divertido. Coincidimos en Nueva York, empezamos a hablar y listo. Albert te pincha para que hagas lo que te dices a ti mismo que está prohibido.

Como escribir canciones para One Direction.

(Risas). JUSTIN: No he ocultado nunca mi amor por el pop. Desde siempre he querido hacer canciones pop que fueran grandes, que me hicieran aprender y me eviten estancarme… eso cuesta conseguirlo.

¿Tienes proyectos parecidos en mente?

JUSTIN: Por ahora no. Me lo dicen, me insisten con ello. No sé, debo ver algo más que la pura curiosidad por intervenir en un grupo tan famoso.

Me dicen que nos queda un par de minutos. Voy a daros algunos nombres que conocéis y me gustaría que me contarais qué habéis aprendido de ellos. El primero: Rolling Stones.

ÁRNI: Cómo envejecer.

Mumford and Sons.

JUSTIN: Ir más allá del entretenimiento.

Arctic Monkeys.

ÁRNI: Ser disciplinados.

JUSTIN: Lo que no está reñido con el rock.

Ramones.

JUSTIN: Cocinar bien la pasta (Risas).

ÁRNI: Y tocar muy rápido en directo.

The Stone Roses.

JUSTIN: Ahí no te sabría responder. Me sale el fan, no el músico.

The Horrors. Quizá esto es más de Freddie [Cowan, el otro guitarrista de The Vaccines, es el hermano pequeño del teclista de The Horrors].

ÁRNI: Ser alguien con quien se puede contar en cualquier momento. Sin duda.

JUSTIN: Hemos coincidido a menudo.

Red Hot Chili Peppers.

JUSTIN: Les basta con creer en sí mismos para ponerse en marcha.

Una de mis bandas favoritas: el combo Minor Threat / Fugazi.

JUSTIN: Actitud. La actitud es más importante que todo lo demás.

 

Texto: Daniel Jándula

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: