Encuentros — 26 mayo, 2015 at 18:44

Hablando de música con Blas Picón

BlasPicónHace unos años convocaba a Blas Picón para una de las secciones de la edición en papel de esta Ruta 66, nuestro Meeting Point. Sabía que Blas no iba a darme unas respuestas al uso. Él no es una persona común. Cuando habla dice lo que piensa y eso, n muchas ocasiones, no se entiende totalmente. Acaba de sacar disco junto a The Junk Express, el espléndido I’d Raher Be Dead, que presentará en la Sala Rocksound el próximo 4 de junio, dentro de los fastos del séptimo aniversario de la sala. De momento y para ir abriendo boca, recuperamos aquellas cinco preguntas.

 

Disco Favorito: Desconfía de quien tenga un disco preferido: es que ha escuchado pocos

Concierto Favorito: Desconfía de quien tenga un concierto preferido: o ha ido a pocos o tiene mala memoria.

Canción Favorita: Desconfía de quien tenga una canción preferida: no tiene criterio y se agarra a cualquier cosa.

Película Favorita: Desconfía de quien tiene una película favorita: el cine tiene más de 100 años y nadie lo ha visto todo.

Libro Favorito: Desconfía de quien tiene un libro favorito: me remito a la repuesta anterior pero el número lo vamos a cambiar por 4.000.

 

Moraleja: Da igual lo que digas… no tienes ni puta idea.

 

¿Tenemos suficiente con esto? Yo, desde luego no. Así que me enfrenté a Blas otra vez para que me hablara, exclusivamente de música. De grupos, de discos y conciertos. Y lo hizo con la misma sinceridad de siempre.

 

Oye Blas, parece que hablar de músico contigo siempre ha de llevarnos a la pre guerra ¿nos tienes muy engañados o eres realmente un viejuno?

Mira, yo creo que hay un antes y un después del primer álbum de ZZ Top. Me gusta la banda, pero ese álbum para mi supone un antes y un después: teniendo las raíces totalmente presentes y al mismo tiempo desmontarlas con gracia, con calidad, con gusto…Cuando Mario (Cobo) estaba reconvirtiendo a los Nu Niles, reformulándolos le dije “mira, lo que tu estás haciendo con el rockabilly, ZZ Top lo hicieron en este disco con el blues”, y el hijo de puta aún nos e ha oído el disco. Porque si algo tiene Mario es que no escucha (risas), pero no lo pongas como titular (risas).

 

¿Es Dr. Feelgood el mejor grupo con raíces blues que salió en Inglaterra en los 70?

No lo se, yo no soy crítico musical y Dios me libre de intentarlo. No tengo ni puta idea. A mi Dr. Feelgood es una de las cosas que me enamoró. Eran pura sangre. Es como follar. Es básico, lo puedes hacer bien o mal pero la esencia está ahí.

 

¿Eres de los que terminan con el doctor cuando se va Wilko Johnson?

No, yo aguanto hasta Lee Brilleaux. Puedo disfrutar de los discos después de Wilko.

 

¿Qué te parece el revival Wilko Johnson después de parecer que iba a morir y salir de su enfermedad?

Cojonudo. Me parece un tío respetabilísimo. S emerece eso y más, aunque no debería haberle llegado así.

 

¿Fabulous Thunderbirds?

Los primeros son la bomba aunque luego me dejan de interesar. Quizá después del tercero. Era el espejo en el que todo el mundos e quería mirar a finales de los noventa si te dedicabas a esto. Ya me gustaría a mí tocar la mitad que ellos.

 

Oye ¿qué opinas del revival del blues tejano que hubo a principios de los noventa sobre todo alrededor de la figura de Stevie Ray Vaughan?

Te pondré un ejemplo. Cuando trabajaba en el Honky Tonk vino un día un tipo a pedirme blues tejano. Yo les puse T. Bone Walker y se quedaron pasmados. Me dijeron ¿Esto qué es? Coño ¿no me has pedido blues de Texas? A mí me gusta Stevie Ray Vaughan pero no soporto a la gente que le vino detrás. Para mí blues tejano es Lowell Fulson.

 

En el 92, Bob Dylan graba un disco con un montón de clásicos del blues solo con su guitarra. Entonces se le encumbró como un gran descubridor de aquella música y algo parecido sucede con sus últimos discos. Sé que te estoy tirando de la lengua pero ¿qué opinas?

Lo puedo resumir con “menuda mierda”. Respeto a Bob Dylan como compositor de algunos grandes temas y por su importancia en la música, pero si vamos a hablar de blues hablemos de otra cosa, por favor.

 

¿Qué opinas de esos músicos de blues que ahora y con 80 años graban su primer o segundo disco? Gente como Leo Welch…

Que andan buscando un R.L. Burnside. Como en su día pasó con el Buenavista Social Club. Eso no significa que por ser viejo y cantar blues tengas que hacerlo bien necesariamente.

 

¿Qué opinas de esa tendencia actual también a experimentar con el blues? Voces distorsionadas, scratch…

Me parece genial. Es música al final.

 

Escucharás algo que no sea blues ¿no?

Claro, mira me gusta mucho ver el programa de Jools Holland. Me gusta estar informado de lo que pasa en el momento, aunque pueda parecer lo contrario.

 

¿Bandas de rock?

Ninguna. Tengo poco tiempo y lo dedico al blues. Eso es cierto. Pero intento prestarles atención.

 

¿Se puede ser músico sin oír música?

No, ni de coña. Ni sin ir a bolos. Yo voy a conciertos. A muchos de blues y a otros que no. Mira, me gustó la propuesta diferente de los Delta Saints, que teniendo una raíz no hacían blues puro. Se notaba que esos tíos habían escuchado la gente de antes de los sesenta. Eso se nota.

 

¿Qué opinas de que grupos que empiezan con base blues como The Black Keys acaben de cabezas de cartel del Primavera Sound?

Pues que han tenido suerte. Podrían no haberles hecho ni puto caso. Seguramente no es solo una cuestión de suerte pero eso influye. Necesitas que alguien se crea eso y te lo venda bien. Y a ellos les ha pasado.

 

¿Qué me dices de Nick Curran? Se que lo admirabas un montón.

Pues que lo tenía todo. Era pura magia. Clase, estilo, calidad. Víctor Puertas puede llegar a ser algo similar como armonicista pero Curran era mucho más. Lo mejor que yo he visto a mi lado. Indescriptible.

 

Has nombrado a Víctor ¿es nuestro gran nombre?

Como armonicista de blues sin duda. No habrá otro. De lejos es el mejor de España y Europa.

 

¿Country? ¿Punk?

No escucho country. No me interesa. Toqué con Sleepy LaBeef y fue la experiencia más negativa de mi vida. Menudo hijo de puta, así te lo digo. Menos mal que cuando acabé de tocar con él toqué con Nick Curran. Estuve a punto de levantarme de la batería y darle una hostia. Nick me vio, se acercó y me soltó un “fuck Sleepy”. A priori no me interesa el country. Me gustaba algo el bluegrass de joven pero poca cosa. Respecto al punk, el último de Nick Curran es punk. Me gusta la actitud y el rollo pero discos no tengo. Soy muy previsible. Justo lo que no me gusta ser en mi música.

 

¿Cuál es el peor disco de blues que se ha grabado nunca?

El próximo que grabes tú, campeón (risas). Para el mejor tendría una lista más corta pero para el peor es demasiado larga.

 

¿Un placer culpable?

¿Me estás buscando a Mike Oldfield? Thriller de Michael Jackson, quizá. O Rock & Ríos. (risas).

 

Eduardo Izquierdo

 

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: