Discomático — 26 mayo, 2015 at 20:53

Eric Andersen – Shadow and Light of Albert Camus

andersenEl nombre de Eric Andersen no será desconocido para el avezado degustador de sonidos folk rock. Un segundo espada de suficiente entidad y largo recorrido (precisamente ahora se cumplen cincuenta años de su debut con ‘Today Is the Highway’) desde los días de la eclosión en el Village.

En cualquier caso el título que nos ocupa no es un album más en su dilatada discografia sino un proyecto único, especial, que nace ya casi con la etiqueta de obra de culto adherida a él. Un disco que surge de la colaboración del cantautor con Oliver Jordan, un artista que lleva más de tres décadas dedicando buena parte de sus pinturas al mundo de Albert Camus, especialmente a los textos en que el autor francés habla de Tipasa, la ciudad argelina en que pasó parte de su infancia. Colaboración que incluso se extendió a la portada del disco, una variación pictórica de la fotografia que ilustraba su disco de 1984 ‘Ghosts Upon the Road’.

Fue a raíz de una exposición de Jordan para commemorar el centenario del nacimiento de Camus cuando Andersen fue llamado a interpretar, en la inauguración de la misma, una serie de temas inspirados en el escritor y filosofo francés.

Unas canciones que posteriormente pasaron por el estudio de grabación para conformar ‘Shadow and Light of Albert Camus’, una obra editada inicialmente en un formato poco habitual (un doble vinilo de diez pulgadas) y, posteriormente, en CD. Cuatro temas de distinta duración basados en otros tantos títulos de Camus, a saber: ‘The Plague’, ‘The Stranger’, ‘The Rebel’ y ‘The Fall’, que van del folk clásico y/o más o menos combativo al casi recitado, con la límpida voz de barítono de Andersen en muy primer plano y un acompañamiento clásico de guitarra, piano y violin. Tan solo en ‘The Fall’, el tema más extenso, se deja el cantautor acompañar por una caja de ritmos, aunque obviamente sin estridencias.

Un disco pues no demasiado adecuado -ni lírica ni musicalmente-, para tomarse unas cervezas antes de salir de juerga un sábado por la noche, sino más bien para poner en el plato mientras te quitas el batín y las pantuflas y te vistes para asistir a la lectura de un ensayo o a una exposición de arte contemporáneo.

 

Eloy Pérez

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: